LIGUILLA

Concurso: Excelente libreto de La Mojigata y notable actuación de Cyranos

La Gran Muñeca hizo una buena liguilla y Aristophanes lució su parodia Movimiento Tacurú

La Mojigata brilló en el Teatro de Verano. Foto: Twitter @teatrodeverano.
La Mojigata brilló en el Teatro de Verano. Foto: Twitter @teatrodeverano.

La murga La Mojigata abrió la noche con un gran espectáculo murguero, cuyo texto se perfila como el mejor de la categoría. Se trata de un repertorio muy jugado, transgresor y profundo, lleno de información, crítica y humor, con línea argumental basada en las temáticas de la política y la búsqueda de la felicidad, que se despliegan a través de múltiples lenguajes: crítica directa, ironía y sarcasmo, donde el humor es el principal recurso de encadenamiento de su multiplicidad de impecables cuplés.

Es una propuesta sumamente original, que da visibilidad a ciertas temáticas que no siempre están a la orden del día en los repertorios, cuyas representaciones se llevan a cabo de un modo colectivo.

Por ejemplo, la política, en la voz de La Mojigata, es vista de un modo mucho más amplio que en las habituales sátiras sobre los personajes de turno, que también son objeto de la caricatura venenosa: apuntan a un chispeante análisis del entramado de las relaciones sociales, del sistema hegemónico y de sus efectos.

Entre los principales cuplés se destacan el de la usura, uno sobre las mafias, otro sobre las negociaciones de los individuos con el sistema —que busca, jocosamente, reconciliar lo irreconciliable— u otro sobre los políticos, sus ideologías y sus modos de presentarse ante la opinión pública, que es donde el libreto descarga toda su potentísima munición de actualidad.

El texto sólido y sin desperdicio es un resumen de ideas movilizadoras, apoyadas en una logradísima puesta en escena que maneja notablemente las intenciones, jugando sobre lo dicho, lo sugerido o lo latente, según los requerimientos de cada momento. Otro punto fuerte es su despedida “al personaje”.

A nivel coral hay un trabajo sensiblemente más logrado que en años anteriores, con un coro balanceado y claro en su transmisión, pese a que no fue su mejor rueda. En la comparación estrictamente del concurso, hay otros planteos vocales que se ajustan más a los cánones e instituidos, única razón por la cual el grupo puede ceder algún puesto en la definición.

humoristas

Cyranos

En el siguiente turno actuaron los humoristas Cyranos, con un espectáculo cuya segunda mitad superó ampliamente lo hecho en la primera, aunque, igualmente, el promedio de sus momentos arroja un saldo rotundamente bueno.

Se trata de un trabajo global, por momentos jugado sobre la actuación colectiva y en otros volcado hacia las individualidades, que está muy bien llevado adelante en la faceta interpretativa y en el que los rubros accesorios juegan permanentemente a favor de la instalación de climas, cuya finalidad es alcanzar un alto grado de complicidad y humor.

Tiene tres momentos estupendos: las humoradas de los medicamentos, la de “la gorda de Cyranos” y la del tronco del árbol; uno satisfactorio —la canción de los hijos de los carnavaleros—; y otro menos efectivo: los bebés.

En una definición pareja con Sociedad Anónima y Los Joker's, los humoristas de Arteatro parecen tomar un pequeño favoritismo para repetir el primer premio del año pasado.

Jimena Márquez y Jimena Vázquez se perfilan como posibles ternadas a la figura de la categoría.

murga

La Gran Muñeca

A tercera hora actuó La Gran Muñeca, que continuó su escala ascendente y presentó un satisfactorio espectáculo. Los ajustes llegaron a través de una mejor ejecución y equilibrio en sus cuplés, algunos de los cuales tienen extensas partes habladas.

No obstante, vale reconocer que dichos momentos son entretenidos, tienen muy buen efecto humorístico y suman en la globalidad y la comunicación.

El trabajo tiene muy buenas presentación y despedida, un buen cuplé central sobre Venezuela, más una aguerrida canción final, que clama por el cuidado del planeta y el medio ambiente, reafirmando la línea discursiva empleada desde hace algunos años, donde la realización el ser humano no puede ser completa sin contemplar su entorno.

Los cuplés del poliamor y el chamán no están al mismo nivel, aunque tampoco desentonan.

A nivel coral hay un muy buen trabajo guiado por Andrés Toro, al tiempo que se presenta un estupendo vestuario y una impecable escenografía. Si bien no es una de las propuestas candidatas a la definición, el grupo ratificó su compromiso con una senda que mira lucidamente la actualidad, de modo que salda una temporada con un saldo positivo.

parodistas

Aristophanes

El cierre de la noche fue protagonizado por los parodistas Aristophanes, que volvieron a mostrar altísimo nivel con la parodia sobre el Movimiento Tacurú, en el marco de una propuesta que habla sobre los valores, los modos de realización del individuo a lo largo de la vida y la superación de quienes, por múltiples circunstancias, menos se espera.

La parodia tiene un impecable trasfondo humano, además de una muy buena síntesis argumental.

Sobresalieron en este relato las actuaciones de Nahuel Delgado en los quiebres dramáticos y la narración, así como los golpes humorísticos a cargo de Juan Cristóbal.

Con lo hecho a lo largo de las tres ruedas, esta parodia está en condiciones de ser ternada entre las mejores, aspirando, incluso, a la distinción.

En tanto, la primera representación, Corazón Valiente, no calza los mimos puntos y está en un nivel intermedio a nivel textual e interpretativo, tal vez por ser una historia con menor grado de identificación por parte de los espectadores, así como por un moderado rendimiento de humor.

Si bien algunas carencias en los rubros técnicos como el canto y el vestuario parecen alejar al grupo de la zona de definición, Aristophanes hizo algunas correcciones positivas de puesta en escena, de modo que el espectáculo se despidió del concurso con una nota más que destacada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)