CRÍTICA

Eternos ecos de aquellas risas

Esto es buena televisión, un estandar que acompaña a Facundo Ponce de León desde que empezó a aparecer en pantalla a mediados de la década pasada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Facundo Ponce de León

El origen es la constatación de una manera de hacer las cosas (prolija, seria) que es además exitosa: fue lo más visto del domingo.

Su método ya había quedado claro en los anteriores envíos de El origen dedicados a temas como José Batlle y Ordoñez, José Gervasio Artigas o la reforma vareliana. Consiguió, así, convertir programas de televisión en documentos importantes para conocer, entender y debatir fenómenos y mitos nacionales.

En esta nueva temporada (y seguramente en la de 2017; les quedó tanto tema) El origen tiene dos centros para atender el tema del humor rioplatense: construir una historia oral de algunos de sus hitos y, de paso, debatir sobre lo que lo hace distinto al que viene de Argentina.

El primer programa se destinó a Telecataplum, que en la década de 1960 marcó el humor del Río de la Plata y fue una de nuestras exportaciones no tradicionales más celebradas.

El relato se arma con el recuerdo directo de algunos sobrevivientes de aquel grupo (Trayles, Frade, Acher) y de familiares de los principales involucrados, a los que se suma la evocación y el análisis de un montón de caras famosas (Francella, Brieva, Denevi, Landriscina, Les Luthiers, entre otros). Entre los entrevistados, hay unanimidad sobre el valor cultural y humorístico de lo que hacían —con guión de los Lobizones— Espalter, Almada, Redondo, Soto, Carámbula y Dangelo.

Un logro de El origen es el material de archivo, una tarea bien difícil en un rubro y en un tiempo que no fueron muy propensos a la conservación. Eso queda claro en el diálogo con la restauradora Julieta Keldjian que debió recurrir casi a la arqueología para recuperar materiales. Se consiguieron buenas cosas: La presentación de aquel Teletacataplum era muy original y moderna y hay sketches que aún funcionan.

Ponce de León pregunta desde una amabilidad curiosa y es un conductor muy presentable y un buen periodista. Se apoya además en un trabajo visual de un cuidado extremo y de lujos bien administrados.

Y así, El origen se mete en la misma tradición que retrató en ese primer capítulo: así se hace —como así lo hacía Telecataplum— la buena televisión.

EL ORIGEN

Una co-producción: Mueca Films y La Tele. Idea original: Facundo Ponce de León, Juan Ponce de León y Elisa Lieber. Conducción: Facundo Ponce de León. Realización: Juan Ponce de León. Producción general: Elisa Lieber. Producción periodística: María Magdalena Perandones. Música original: Hernán González, Ignacio Alcorta. Dónde: La Tele. Cuándo: Domingos a las 21.30.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)