Especial TV 2015

El encanto que viene desde lejos

Las telenovelas turcas irrumpieron con éxito en la tele uruguaya, y llegaron para quedarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El éxito de "Las mil y una noches" dio inicio a la invasión de novelas turcas.

A excepción de TNU, que siempre ha marcado la diferencia con sus contenidos mezclando producción nacional con internacional —en general de buena calidad— los perfiles del resto de los canales de televisión abierta uruguaya eran bien claros.

Monte Carlo se volcaba a la ficción argentina y latinoamericana (sobre todo a las telenovelas vespertinas de Venezuela y México); Saeta optaba por las series estadounidenses y programas de entretenimientos varios, muchos de origen español; y La Tele elegía producciones brasileñas y, claro, ShowMatch.

Y así, cada televidente sabía para dónde rumbear. Tenía esos eternos dramas argentinos con Soledad Silveyra o las historias más divertidas (y mejores) como Graduados. O la siempre fiel CSI, en sus distintas ciudades y con sus distintos personajes. O los escándalos de Bailando por un sueño y las elogiadas producciones de Globo.

Pero el perfil cambió en 2015 a causa de una tendencia que se instaló en Sudamérica y que terminó llegando a Uruguay: la de las telenovelas turcas.

Las mil y una noches abrió la puerta de una invasión que no tiene intenciones de parar. Hoy hay cuatro ficciones de Turquía en la pantalla nacional, y en enero comenzarán dos más. Y a juzgar por el furor que otras producciones han generado en el continente, está claro que esto ya no es un fenómeno: es una nueva forma que llegó para quedarse en el país.

Números.

Las telenovelas turcas fueron las dueñas del rating uruguayo, pero también del de Argentina y otros países de Sudamérica. La industria televisiva de Turquía está pisando fuerte, tanto que recauda 200 millones de dólares al año y es el segundo exportador de series televisivas a nivel mundial, solo por detrás de Estados Unidos.

Así lo revela la Asamblea de Exportadores Turcos, que proyecta generar 2.000 millones para 2023. Y podría hacerlo, si sigue funcionando de manera tan sólida.

La industria ha crecido notoriamente desde la emisión de Gümus, una ficción que ya tiene una década pero que le abrió las puertas de Turquía al mundo. Esta invasión virtual ha tenido su réplica en el turismo turco, que cada vez recibe más visitas por año.

Triunfo.

Saeta llegó a tener tres telenovelas turcas en pantalla, una detrás de la otra, y ni así saturó a su audiencia. El rating le dio la derecha a una apuesta tan ambiciosa como riesgosa, porque podía resultar muy fácil cansarse de tantos productos similares.

Podía parecer, pero evidentemente no lo fue. Este año, Las mil y una noches, ¿Qué culpa tiene Fatmagül? y Sila se adueñaron del rating. Vencieron al tradicional reality show de Marcelo Tinelli, a la popular Esperanza mía, a las superproducciones brasileñas (primero a Rastros de mentiras y ahora a Imperio, ganadora del premio Emmy Internacional a Mejor Telenovela) y a los programas de Marley también.

Incluso humillaron a Entre caníbales, una ficción argentina de gran nivel, dirigida por el oscarizado Juan José Campanella y protagonizada por la actriz uruguaya Natalia Oreiro, una de las más populares del Río de la Plata. Ni la incursión de Oreiro en un rol dramático en televisión (ya se había probado en cine), ni el tema del abuso de poder y la justicia por mano propia, ni un elenco brillante, pudieron contra estos nuevos rivales.

Entre caníbales, que aquí se vio por Monte Carlo, terminó teniendo un rating muy bajo y su cantidad original de capítulos fue reducida a la mitad. La pelea estuvo perdida y no hubo cómo ganarla, tanto en Uruguay como en Argentina.

Y la culpa la tuvo Las mil y una noches, que se estrenó en enero aquí con una campaña de expectativa que incluyó preestreno en el cine, y terminó en setiembre. Y siempre se mantuvo en el podio del rating, aún cuando apenas tenía pocos minutos de emisión diarios y aún cuando el romance entre Onur y Sherezade se transformó en una constante y agotadora rutina de idas y vueltas.

Esa historia de amor idealizada, casi de cuento de hadas (al margen de los obstáculos y de las tramas paralelas, un poco más oscuras) transformó al actor Halit Ergenç en un galán, sin encajar en el perfil de típico sex symbol de telenovela. Trajo a Ergün Demir a participar en Bailando por un sueño y lo terminó por instalar en Argentina, impulsó las ventas de la novela homónima árabe y la venta de pasajes a Turquía.

Y dio paso a lo que vino después: una seguidilla sin fin que lejos de aburrir seduce cada vez más a la audiencia. Saeta emitió la serie Secretos y tiene en pantalla a ¿Qué culpa tiene Fatmagül? y Sila a diario, que a su vez tienen sus correspondientes resúmenes semanales los domingos a la noche y repasos en los programas de la mañana.

Monte Carlo probó con Ezel, una exitosa adaptación de El conde de Montecristo, y luego incorporó Amor en guerra, serie épica que también tiene su resumen de fin de semana.

Y para enero ya anunció dos estrenos: El secreto de Feriha para las tardes, y en el prime time El sultán, que tiene todas las características necesarias para transformarse en un suceso. ¿De qué se va a hablar en 2016? Pues parece estar claro.

LAS QUE LLEGAN Y LAS QUE PODRÍAN LLEGAR.

El secreto...

De Feriha es la novela que Monte Carlo estrena este martes a las 18.00. La chica del título es una joven humilde que sueña con una vida mejor, y para llegar a donde quiere recurrirá a algunas artimañas, que incluyen conquistar a un multimillonario. Entre mentiras y falsedades, la muchacha quedará envuelta entre dos mundos distantes y deberá decidir a cuál quiere pertenecer, y asumir las consecuencias.

El sultán.

Monte Carlo presentará el martes 19 de enero a las 20.30 esta nueva ficción, destinada a ser un éxito. La protagoniza Halit Ergenç, el famoso Onur de Las mil y una noches, quien interpreta a Solimán el Magnífico, una de las figuras más importantes del Imperio Otomano. Esta historia de época reconstruye su vida y su relación con Hürrem Sultan, una esclava de su harén que terminó convirtiéndose en su esposa.

Amor prohibido.

Protagonizada por Beren Saat, la actriz que encarna a Fatmagül en ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, esta es la serie más exitosa de Turquía de todos los tiempos. Es una historia enredada de amor y venganza, que enfrenta a una hija (Saat) y su ambiciosa madre en una lucha muy fuerte. En varios países de Sudamérica Amor prohibido ya se ha convertido en un suceso, teniendo más rating que Las mil y una noches.

Esposa joven.

Los turcos presentan historias terribles en sus producciones, de violaciones, venganzas, chantajes y demás. Pero Esposa joven, en la que una niña de 13 años es obligada a casarse con un hombre mayor en un matrimonio arreglado, es quizás la más oscura de todas ellas. El Trece ya anunció su emisión en Argentina, por lo que es bastante probable que termine desembarcando también por aquí.

Karadayi.

Es una telenovela de época que en el rol protagónico tiene a la hermosa Bergüzar Korel, Sherezade en Las mil y una noches. Su sola presencia debería ser un atractivo para quienes siguieron la historia anterior; sin embargo, aunque por esta región ya está circulando, no ha tenido tan buena acogida. Es una historia dramática de un hijo que busca justicia para su padre condenado a muerte, y una jueza rígida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)