NOVELA

Los dramas actuales de una chica particular

Verónica Lecomte tiene nueva novela adolescente, "Luna".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Luna" nuevo novela de Verónica Lecomte. Foto: Difusión

Luna avisa, cuando empieza esta novela corta y entretenida que lleva su nombre, que esta historia recién empieza, y comienza por preguntarse si hay algo peor que tener una madre que cambia muy a menudo de pareja. Las preguntas se suceden con velocidad y dramatismo porque claro, la muchacha es una adolescente y en esa época todo pasa a lo grande.

Luna es la nueva novela de Verónica Lecomte, una escribana uruguaya que pasó por un taller literario a cargo de Roy Berocay casi de casualidad, y hoy ya va por su tercer libro (los otros son El lugar de las cosas ocultas y Cuando el mar se ilumina). Acaba de editarla Loqueleo, que es el proyecto infantil y juvenil de Santillana.

Al principio, Luna parece tener mucho en común con La misma cantidad de osos, la última novela de Berocay: las protagonistas son adolescentes con ciertas características particulares, que viven en balnearios tranquilos, experimentan sus primeros amores y se enfrentan a una desaparición que pone todas sus vidas patas para arriba.

El parecido existe, está claro, pero Lecomte rápidamente dirige su novela hacia otro lugar. Planteada como un diario íntimo pero con ritmo de narración oral casi siempre en primera persona, la autora va construyendo a un personaje conflictuado con el que se logra empatizar fácil y rápidamente.

Luna se quedó a cargo del complejo de cabañas de su madre mientras ella está de viaje, tiene una visión bastante pesimista (o realista) de la vida, comparte dramas más o menos importantes con sus amigas y tiene una relación tirante con su hermanastro. Casi al mismo tiempo que conoce a Fabián, un chico que no sabe si le gusta o no, desaparece una de las inquilinas de las cabañas y el principal sospechoso es su hermanastro.

Luna toca asuntos bastante actuales (las familias disfuncionales, la violencia de género, las drogas, la inseguridad y los medios) con un tono muy ágil y fresco, un humor bastante irónico y recurriendo con criterio a los lugares comunes de la adolescencia, esos en los que la mayoría puede sentirse identificado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)