TELEVISIÓN

"Documental" que sabe ser gracioso

Mascots, una comedia inteligente que está en Netflix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Toda una cultura inexistente aquí parodiada para hablar de algunos males modernos. Foto: Difusión

Ya pasaron 20 años del estreno de Wainting for Guffman, el falso documental que dejó claro el valor como creador de comedias de Christopher Guest, un aristócrata estadounidense salido de Saturday Night Live. Y quien aún es ocasionalmente Nigel Tufnel, el egomaníaco y bastante tonto líder de la banda ficticia Spinal Tap.

En Waiting for Guffman, que en Uruguay se conoció solo en video, Guest lideraba una pandilla de actores que contaban, en formato de documental, una puesta en escena teatral pueblerina. El formato le iba a la perfección a la idea, y Guest y su troupe lo siguieron explotando en películas como Best in shows (sobre las competencias caninas); A Mighty Wind (sobre un grupo de cantantes folks de la década de 1960), y For your consideration (sobre la ansiedad de unos actores que piensan que su película va a ser nominada al Oscar). Ninguna se estrenó comercialmente en Uruguay pero su forma de contar la historia, a base de reportajes, cámara periodística y una seriedad impertubable aún en las situaciones más ridículas, es una influencia notoria en series como The office o Modern Family.

Ahora, 10 años después de su última película, Guest y los suyos vuelven con Mascots que se estrenó la semana pasada a través de Netflix.

Usa solo un poco el recurso del falso documental (mockumentary en el original) y si no es de los mejores de Guest, tiene momentos donde se alcanza la vieja gracia. Está centrado en el mundo de las mascotas, no de los animales, con esos hombres disfrazados que alientan a las tribunas en los espectáculos deportivos estadounidenses. Es un buen escenario para chistes y el guión consigue aprovecharse de lo ridículo de todo el asunto.

Aunque faltan algunos, acá están varios de los integrantes de la compañía que suele venir con Guest, incluyendo a Bob Balaban, Jane Lynch, Fred Willard, Jennifer Coolidge, Ed Begley Jr. y Parker Posey. Y el propio Guest regresa con Corky St. Clair, su increíble personaje de Waiting for Guffman.

Quizás los que hayan seguido la carrera de estos comediantes y conozcan su fórmula pueden encontrar todo el asunto un tanto repetitivo, es cierto, pero está claro que la idea es buena, las actuaciones son geniales y el tono es lúdico. Y si no los conoce, vale la pena verlos porque siguen siendo bastante originales.

Muchas veces el espectador se queja de la falta de un humor serio, inteligente. Mascots, aún en sus imperfecciones, juega en esa categoría.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados