FOTOGALERÍA

El color de una glamorosa ceremonia

Los escotes y el color rojo fueron protagonistas en la alfombra roja que realzó la fiesta.

Karina Vignola. Foto:@marianitamalek
Karina Vignola. Foto:@marianitamalek
Ana Ricceto. Foto: Darwin Borrelli
Ana Ricceto. Foto: Darwin Borrelli
Patricia Wolf. Foto: @marianitamalek
Patricia Wolf. Foto: @marianitamalek
Martina Graf. Foto: D. Borrelli
Martina Graf. Foto: D. Borrelli
Varina de Cesare. Foto: @marianitamalek
Varina de Cesare. Foto: @marianitamalek
Victoria Rodríguez. Foto:@marianitamalek
Victoria Rodríguez. Foto:@marianitamalek
Andrea Menache. Foto:@marianitamalek
Andrea Menache. Foto:@marianitamalek
Flavia Pintos. Foto: @marianitamelk
Flavia Pintos. Foto: @marianitamelk
Sara Perrone y María Gomensoro. Foto:@marianitamalek
Sara Perrone y María Gomensoro. Foto:@marianitamalek
Giannina Silva. Foto: Darwin Borrelli
Giannina Silva. Foto: Darwin Borrelli
Laura Martínez. Foto: Darwin Borrelli
Laura Martínez. Foto: Darwin Borrelli
Annasofía Facello. Foto: Darwin Borrelli
Annasofía Facello. Foto: Darwin Borrelli
Carolina Villalba. Foto: D. Borrelli
Carolina Villalba. Foto: D. Borrelli
Natalie Yoffe. Foto: Darwin Borrelli
Natalie Yoffe. Foto: Darwin Borrelli

Si hay palabras que se repiten en cualquier alfombra roja de cualquier ceremonia son elegancia y glamour. Porque una gala, sobre todo una de premiación, exige que sus invitados también den lo mejor desde lo estético. ¿O qué sentido tendría esta previa tan colorida y vistosa si no hubiera grandes diseños y peinados?

La industria de la moda de Uruguay encontró en la noche de los Premios Iris una oportunidad de gran repercusión para brillar, donde sobre todo las mujeres se lucieron con elecciones en general muy acertadas e interesantes, y en algunos casos arriesgadas.

En la gala del Radisson, la tendencia fue mostrar un poco de piel, ya sea con hombros al descubierto, largas faldas con tajos o escotes profundos, algo que se había visto bastante en la última entrega de los Oscar.

Porque sensualidad también es otra palabra que aparece bastante en estos eventos, y en las fotos que ilustran esta nota tienen algunos ejemplos claros.

Giannina Silvadeslumbró con su aparición en la alfombra roja. La modelo, coconductora de Sé lo que viste y movilera en Algo contigo, eligió un vestido largo en color bordó con una pequeña cola, mangas largas, sutil bordado dorado en los hombros y un pronunciadísimo escote. Levantó suspiros, claro, pero con mucha elegancia (el pelo recogido cuenta y mucho), y llevó el diseño de Tissora como sólo una modelo con oficio podría haberlo hecho.

Los suspiros se repartieron, por supuesto. Patricia Wolf se arriesgó con un jugadísimo vestido en blanco negro, que aunque tenía cuello alto dejaba al descubierto parte de su pecho, y además tenía falda irregular muy corta adelante. Vestida por Valentina De Llano, la morocha completó con una melena desprolija y un maquillaje sutil que realzaba sus labios. Espectacular lo suyo.

Claudia Fernández, una de las premiadas de la noche, eligió un vestido blanco de Natalia Antolín, que resaltó sus curvas con un corte sirena bastante favorecedor. Y también apostó por el escote, siendo una de las más bellas de la glamorosa velada.

Andrea Menache y Victoria Zangaro, por mencionar otras, fueron otras de las que impactaron por sus osados escotes.

Elegancia.

Está bien, en la alfombra roja hubo bastante más que escotes y sensualidad. Y si hay que hablar de elegancia, el nombre de María Noel Riccetto ya es un sinónimo. La afamada bailarina fue de las mejores vestidas, con un vestido natural con un bordado importante pero discreto, y una falda en capas que le dio volumen. Una belleza.

Annasofía Facello, de rojo pasión, vistió un diseño de la innovadora Margo Baridon, y llamó la atención por la originalidad de su arriesgada decisión. No era un vestido fácil, pero supo llevarlo con mucha elegancia la conductora.

En eso influyó el wet look, otra de las vedettes de la noche. El efecto mojado en el pelo es una tendencia mundial y fue elegido por varias: además de Facello lo llevaron Lucía Brocal, Menache y Patricia Madrid. Es un estilo poco común por aquí, pero en estas ocasiones es una opción muy efectiva.

Ellos.

De los hombres, a menos que sean demasiado extravagantes, se suele hablar poco y nada en una alfombra roja. Está bien, los trajes son siempre medio parecidos, oscuros; alguno va de corbata, otro de corbatín, y no mucho más.

Pero no hay que dejarlos afuera, tampoco. Kairo Herrera se robó las miradas porque esta vez rompió su esquema de negro total, cortándolo con una camisa blanca que completó un impecable smoking.

El que sí fue de negro fue Fernando Cristino, también de smoking en el que sólo resaltó un corbatín gris. Fue muy canchero el look del RRPP, uno de los impecables de la velada.

Gustaf, que estuvo nominado por su labor humorística, fue otro de los más elegantes, al igual que Martín Sarthou, que no desentonó para nada con su pareja Victoria Zangaro.

Premiados.

Tendencia, actitud y porte fueron los criteros que tuvo en cuenta el jurado para reconocer a los más elegantes en los Iris 2016.

Y entre las mujeres la ganadora fue Karina Vignola, quien se animó con una holgada camisa blanca y larga falda negra. Fue un atuendo sobrio de Nicolás Osano, que resaltó con una faja multicolor bordada y un collar importante. Lo que más cautivó fue su nuevo look, pelo cortito con volumen que hizo recordar a un peinado que supo llevar largo tiempo Miley Cyrus. Entre los hombres, el ganador fue Alejandro Figueredo.

Se premió también a los looks del año, que fue para Adela Dubra y su escotado vestido blanco a la rodilla de Laura Sorhuet; y para Roberto Moar, con un traje de Luis D’Amore sin corbata, y con una llamativa solapa con botones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados