CARNAVAL 2017

El clima le dejó una baja taquilla a los tablados

Daecpu pedirá a la Intendencia techar el Teatro de Verano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carnaval: el Teatro de Verano sufrió cancelaciones por alertas climáticas. Foto: archivo El País

Las reiteradas noches de lluvia durante la primera quincena de febrero, que interrumpieron la continuidad de las funciones en el Teatro de Verano, más la oleada de alertas meteorológicas de esos días, determinaron un fuerte descenso en la concurrencia a los escenarios en lo que va de la temporada, según un relevamiento realizado por El País.

En el tramo final de la máxima fiesta popular los directores de los tablados están jugados a la semana de Carnaval, a los efectos de reparar una merma en la concurrencia que en algunos casos rondó superó el 30%.

Entre los tablados comerciales, el Monumental de la Costa fue uno de los que más sintió el cimbronazo. Su director, Alejandro Salkind, dijo a El País que la baja rondó el 20%, aunque está confiado en colocar el cartel de entradas agotadas en la boletería en estos días. En la era de las comunicaciones, las tormentas de verano también se desatan en las aplicaciones de los celulares, que establecen un pormenorizado pronóstico horario y "asustan" al público, consignó el director del escenario ubicado en la Costa de Oro.

En tanto, Pedro Cribari, director del tablado del Velódromo, señaló que este año "hay una sensación de menor concurrencia", aunque los números finales estarán al finalizar la temporada.

No obstante, el representante del escenario con mayor aforo consignó que, extrañamente, hasta el momento no hubo ningún día de puertas cerradas por alcanzar el tope de concurrencia.

Entre los escenarios populares la cosa no ha ido mejor.

El tablado Juan Taranto, del barrio Las Torres, tuvo un descenso del 50% en la taquilla, expresó su director, Ricardo Taranto.

También lo atribuyó a las alertas, aunque a su juicio, los horarios del fútbol local y el Sudamericano Sub 20 "bajaron el ánimo carnavalero".

En su escenario hubo días extremos donde se vendieron entre 50 y 70 entradas, una cifra que no alcanza ni siquiera para pagar el cachet de uno de los cuatro grupos que se presentan cada noche, que es lo que le corresponde abonar al escenario, por reglamento.

Los restantes tres conjuntos son pagados por un subsidio de la Intendencia de Montevideo, cuyo aporte se distribuye entre 15 tablados, con una partida presupuestal de más de 11 millones de pesos.

Los lamentos por la baja concurrencia también alcanzaron al escenario César Gallo Durán de Manga, que supo tener picos de 500 entradas por noche y este año no superó las 380, mientras que en el Monte de la Francesa, en Colón, el descenso fue del 8%, contaron a El País sus organizadores.

Pero el clima adverso es difícil de influenciar y los riesgos van en aumento.

Bajo techo.

En el Teatro de Verano, la disminución en la venta puede generar un menor volumen de dinero a la hora del reparto de los premios económicos a los grupos, una cifra que en 2016 rondó el millón de dólares.

El presidente de Daecpu, Enrique Espert, sostuvo que en la segunda rueda hubo una menor concurrencia comparada con años anteriores, aunque indicó que esa circunstancia se revertirá en la Liguilla.

Espert contó a El País que próximamente presentará a la Intendencia un proyecto para el techado del mayor escenario de Carnaval, similar al del Estadio de La Plata.

La propuesta busca, como contrapartida, la cesión del "Ramón Collazo" a Daecpu por 20 años, con opción a 10 más.

Consultado por El País, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, dijo que ya fue informado por la gremial sobre el proyecto y que espera su presentación formal "para comenzar a conversar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados