Los 80 años de un pequeño genio

Woody es desde hoy un señor de ocho décadas

El humorista ha desarrollado ya una carrera de medio siglo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En alguna entrevista, Allen dijo que está "totalmente en desacuerdo con la muerte"

Woody Allen cumple hoy ochenta años, y continúa tan activo como siempre. En efecto, Allan Stewart Königsberg nació en Flatbush, Brooklyn, el 1º de diciembre de 1935, y comenzó a escribir chistes y artículos cómicos en plena juventud, cuando cursaba estudios secundarios en la Midwood High School. Luego de salir de la Universidad de Nueva York desarrolló una intensa actividad escribiendo números cómicos para los night clubs y las revistas de Broadway, y para programas de televisión protagonizados por gente famosa como Sid Caesar, Carol Channing, Art Carney, Pat Boone o Gary Moore.

A partir de 1961 comenzó a interpretar sus propios números cómicos en cabarets y programas televisivos. Dos obras suyas se representaron con éxito en Broadway (Dont Drink the Water, filmada como El turista propone y el secuestrador dispone, 1969, director Howard Morris; Play It Again, Sam, conocida en el Uruguay como Aspirina para dos y filmada como Sueños de seductor, 1972, director Herbert Ross), y su firma se volvió habitual en publicaciones como Play Boy, The New Yorker, Life o Evergreen a partir de 1964. En 1965 entró al cine como guionista y actor de ¿Qué pasa Pussycat?, haciendo creer a muchos que el director Clive Donner tenía un talento propio para el humor intelectual.

Su vinculación con el cine no ha cesado desde entonces. En 1969 escribió, protagonizó y dirigió Robó, huyó y lo pescaron, donde exhibió una notoria falta de oficio pero también un ingenio cierto para contar las divertidas peripecias de un delincuente a pesar suyo. A partir de ahí ha venido desarrollando una carrera donde se ha reído de la política exterior norteamericana y los dogmatismos revolucionarios (Bananas, 1971), el sexo (Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo pero temía preguntar, 1972), el futuro de la humanidad (El dormilón, 1973), la invasión napoleónica a Rusia (La última noche de Boris Gruschenko, 1975), otra vez el sexo (Comedia sexual en una noche de verano, 1982) y algunos temas colaterales como la vida, la muerte, el arte, la literatura, el cine y Dios. Con Dos extraños amantes (1977) se produjo una inflexión en su carrera, la irrupción de una tonalidad más seria y reflexiva que se acentuó en films siguientes, a veces para mal (Interiores, 1978), a veces para mejor (Manhattan, 1979). Luego de una etapa en la que exhibió algún desconcierto comenzó a recuperarse con el falso documental de Zelig (1983), hasta acceder a la madurez de Broadway Danny Rose (1984) y especialmente de La rosa púrpura del Cairo (1985), Hannah y sus hermanas (1986) o Días de radio (1987), que deben figurar entre lo mejor de su carrera. Ha seguido trabajando con altibajos, y como se sabe no ha parado: en cartelera está su reciente comedia policial Hombre irracional para demostrarlo.

SABER MÁS

TRES CAPÍTULOS DE UNA CARRERA.

Dos extraños amantes - 1977.

El neurótico romance entre Woody y su pareja perfecta (Diane Keaton), por lo menos tan neurótica como él. Una inteligente comedia dramática que le valió a su autor el por lo general esquivo Oscar.

La rosa púrpura del Cairo - 1985.

Los personajes de una ficción cinematográfica adquieren vida propia, saltan fuera de la pantalla y se entremezclan con la vida real de una esposa infeliz (Mia Farrow)en tiempos de la Gran Depresión.

Medianoche en París - 2010.

Escritor norteamericano en París se ve mágicamente transportado al pasado y se encuentra con Ernest Hemingway, Gerturde Stein, F. Scott Fitzgerald, Luis Buñuel, Salvador Dalí y otros famosos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados