Bryan Cranston

Walter White en las listas negras

Se estrena Regreso con gloria en la que el actor de Breaking Bad hace de Dalton Trumbo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bryan Cranston en "Trumbo". Foto: Difusión.

Walter White ya no vive aquí. De traje gris, camisa blanca y una gran sonrisa, Bryan Cranston no tiene muchos resabios del afable profesor de química convertido en diabólico zar de las anfetaminas, el papel que lo lanzó al estrellato y le valió cinco premios Emmy por Breaking Bad (2008-2013).

El actor, de 59 años de edad y agudo ingenio, está totalmente metido en su nuevo papel como Dalton Trumbo, el guionista vetado en la lista negra que escribió las películas clásicas La princesa que quería vivir (1953) y Espartaco (1960).

Aunque poco conocido hoy, Trumbo fue un personaje monumental a quien le gustaba escribir en la tina del baño, con su máquina de escribir sobre una tabla, un vaso de escocés en una mano y un cigarrillo.

"Fue un hombre muy teatral", afirma Cranston, quien estuvo nominado al Oscar por este papel. "Ostentoso. Grande. Fumaba mucho y bebía más".

Esa teatralidad planteó ciertos riesgos para el actor que tratara de encarnarlo en la pantalla. Cranston trabajó con Jay Roach, director de Regreso con gloria que se estrena este jueves en Uruguay, para evitar que el papel se le saliera de las manos.

"Creo que lo que me preocupaba era ser demasiado grande", recuerda Cranston. "Así que yo le dije a Jay que la única manera de saber que me estaba poniendo demasiado grande era si realmente me estaba poniendo demasiado grande. Y me arriesgué a decir esto: si él escuchaba que la rama empezaba a crujir, tenía que hacer que la bajara un poco. Pensé que ojalá encontráramos el justo medio que le hiciera justicia a la generosidad y la teatralidad de ese hombre sin dejar de ser honesto", dice.

Regreso con gloria o Trumbo en el original, gira en torno del libretista premiado con el Oscar, que fuera uno de los escritores mejor pagados y más respetados de Hollywood hasta 1947, cuando junto con otros nueve, llamados los "10 de Hollywood", fueron llamados a declarar ante el comité de actividades antiestadounidenses en Washington. Debido a sus relaciones izquierdistas en el pasado, se les pidió que identificaran a los comunistas que trabajaban en Hollywood. Trumbo se negó a responder a las preguntas, fue declarado en desacato y enviado a prisión.

Once meses después fue puesto en libertad, pero se encontró vetado para trabajar en el cine. No pudo volver a escribir libretos con su propio nombre hasta los años sesenta.

Impertérrito, Trumbo siguió escribiendo con seudónimo o sin recibir crédito en la pantalla. Aunque estaba en la lista negra, fue uno de los escritores más ocupados de Hollywood en los años cincuenta y ganó premios de la Academia por su trabajo en La princesa que quería vivir y El niño y el toro (1956). Su nombre no apareció en los créditos de esas películas hasta después de su muerte en 1976.

Trumbo dejó de ocultarse cuando el actor y productor Kirk Douglas decidió darle el crédito en la pantalla por Espartaco. Después, ya con su propio nombre, escribiría clásicos como Los valientes andan solos (1962), El hombre de Kiev (1968) y Papillon (1973).

Regreso con gloria está interpretada también por John Goodman, Louis C.K. y Helen Mirren como la reina del chisme Hedda Hopper. Diane Lane interpreta a la sufrida esposa de Trumbo, Cleo, que apoyó a su marido en las buenas y en las malas.

Cranston afirma que no se necesitó mucho para convencerlo de aceptar el papel.

"Es una historia sobre la libertad de expresión, que es un tema muy relevante en la actualidad", explica. "A la fecha seguimos preguntándonos si pueden grabarnos o espiarnos. Si necesitamos alguna prueba que apunte en alguna dirección antes de que peligre nuestra privacidad. Yo creo que este tipo de películas suscitan esta discusión.

"Él fue un personaje asombroso que estuvo por todas partes", continúa Cranston, "pero ése no fue el argumento que realmente me convenció. Es un libreto extraordinario y yo tenía muchos deseos de trabajar con Jay y todas las maravillosas personas que empezaron a reunirse".

No es casualidad que después de años de interpretar a personajes de ficción —Walter White y, antes de eso, Hal, el bobalicón padre de Malcolm in the Middle (2000-2006)— a Cranston le haya gustado la idea de interpretar a personas de la vida real, tanto en Trumbo como en su reciente éxito de Broadway All the Way, en el que encarnó al presidente Lyndon B. Johnson.

"Interpretar a un personaje de la vida real nos da contexto y algo con lo cual trabajar", explica. "Me encanta profundizar en los materiales, cintas de audio y de video, además de biografías. En este caso, dos de las hijas de Trumbo y su nuera me fueron en extremo útiles. Ellas adoptaron el proyecto y pudieron ayudarme para darme una idea de él como persona".

¿Lo más difícil de interpretar a Trumbo? Definitivamente los cigarrillos, responde Cranston.

"Debo haber fumado miles de cigarrillos herbales al hacer la película", precisa. "Transcurre en una época en la que íbamos al cine y había nubes de humo en el aire. Eso nos parece muy ajeno a nosotros ahora.

"Pensaba que me hacía un favor fumando cigarrillos herbales pues no contienen nicotina", continúa. "Pensaba que no estaba ingiriendo ninguna sustancia mala. Pero después me di cuenta de que estaba inhalando el humo. Así que de hecho me puse a buscar las escenas donde yo no tenía que fumar, pero no había muchas".

Por desgracia, hacer los cigarrillos a un lado era imposible. "Las hijas me confirmaron que su padre era una chimenea", revela Cranston. "El cigarrillo era parte de sus dedos. Era parte de su forma de pensar".

Para el actor, elegir un papel se basa en tres criterios: cuando juzga los proyectos, primero está la historia, después está el libreto y al final el personaje.

Un laburante con un éxito tardío y enorme.

Cranston fue el segundo de tres hijos y creció en la región de Canoga Park en Los Angeles, donde su madre era actriz de radio y su padre, actor y boxeador aficionado.

Después de graduarse de Los Angeles Valley College, empezó a actuar en producciones teatrales. Hizo su debut en televisión con To Race the Wind (1980) y trabajó continuamente durante los siguientes veinte años, pero fue con Malcolm in the Middle cuando tuvo su verdadera oportunidad.

Sus seis años en la comedia de Fox lo volvieron rico y famoso, pero no prepararon a sus fans para el viaje que sería Breaking Bad. Cranston se anotó un éxito de inmediato con su papel de Walter White, profesor de química con cáncer terminal de pulmón que acaba siendo un zar de la metanfetamina.

No es casualidad que nada de lo que ha hecho desde entonces, como Drive, Larry Crowne, Argo, Godzilla y Regreso con gloria se parezca a Breaking Bad.

Hermoso de una manera horrible.

"Breaking Bad es un testimonio del genio de Vince Gilligan", el creador de la serie, dice Bryan Cranston. "Él creó a este brillante personaje con muchos matices y le dio momentos fascinantes. Walter es tóxico y atractivo al mismo tiempo," continúa Cranston. "Súmele a eso el increíblemente conflictivo drama dentro de la serie, y que inyectamos ese conflicto en los espectadores, que se siguen preguntando si les debe gustar o no Walter White".

¿Nos debe de gustar?

"Él era algo hermoso de una manera horrible", señala el actor.

UN ACTOR CON MUCHOS ROSTROS.

Hal - Malcolm in the Middle (2000-2006).

Fue su consagración a los 44 años y más de 20 de carrera. La serie es bastante graciosa y en ella Cranston interpreta a Hal, el padre bastante inepto y dependiente de su esposa Lois. Junto a sus cuatro (al final cinco hijos) pasan todas las aventuras y desventuras de la típica familia estadounidense de sitcom, el formato de comedia televisiva de media hora. Por este papel estuvo nominado dos veces al premio Emmy.

Walter White - Breaking Bad (2008-2013).

De esos personajes que a los actores les aparecen escasas veces. Walter es un enfermo de cáncer que se mete en el negocio de la metanfetamina, pasando de triste profesor a sanguinario zar de la droga. Cranston está perfecto en la degradación moral de un personaje en el que vemos como la ambición y la violencia van haciendo metástasis. Ganó los Globo de Oro y Emmy por el papel.

Lyndon B. Johnson - All The Way (2016).

Es el nuevo trabajo de Cranston con el director Jay Roach, el mismo de Regreso con gloria. Es la adaptación de la obra que ya interpretó en Broadway (y por la que ganó un premio Tony) y es uno de los lanzamientos fuertes de la cadena HBO para este año. Es la historia del presidente Johnson en los 11 meses tras el asesinato de Kennedy, hasta su elección como presidente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados