EL REGRESO DE UN PERSONAJE ADORABLE

Vuelve la torpe y querible soltera

Una charla con Sharon Maguire, directora de El bebé de Bridget Jones antes del estreno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Destacada: René Zellweger como Bridget Jones. Foto: Difusión

Hace quince años, El diario de Bridget Jones (2001) convirtió a Sharon Maguire en la directora más cotizada de Hollywood en ese tiempo. La comedia romántica, protagonizada por Renée Zellweger, Colin Firth y Hugh Grant, recaudó más de 280 millones de dólares en todo el mundo. Y le permitió a Maguire dirigir otra destacada comedia romántica, la exitosa Hitch: especialista en seducción (2005) con Will Smith.

Pero después ocurrió algo muy a la Bridget Jones. "Yo tenía 40 años y había esperado mucho tiempo para encontrar a un hombre con quien tener hijos," recuerda Maguire. "Finalmente lo encontré y tuve que dedicarme a la cuestión de los hijos. Estoy aquí sentada viendo los resultados: uno de doce y otro de seis años."

Hollywood se perdió del colorido sentido del humor de Maguire durante más de diez años, después de que ella acabó de hacer Hitch y se concentró en la maternidad. Pero ahora regresó a la silla de la directora para hacer El bebé de Bridget Jones, que se estrena en Uruguay este jueves.

Esta tercera película sobre una mujer soltera socialmente torpe pero que se da a querer habla del mayor drama al que se ha enfrentado Bridget hasta ahora: ¿Quién es el padre de su bebé? Una vez más, Zellweger interpreta al personaje titular y Firth regresa como su interés romántico, Mark Darcy. Patrick Dempsey encarna al otro interés romántico de Bridget, un acaudalado empresario estadounidense. El público conoce bien a Dempsey como el Dr. McDreamy de Greys Anatomy (2005-2015).

Maguire no resistió la tentación de volver a explorar la vida de Bridget pues, en cierto modo, es también su vida. Ella es amiga cercana de Helen Fielding, que creó al personaje.

"Helen Fielding es mi amiga," indica Maguire, "y cuando ella escribió Diario de Bridget Jones (1996), era básicamente acerca de nosotras."

Para crear a Shazza, una de las amigas de Bridget, Fielding se inspiró en Maguire. En ese tiempo, Maguire estaba dirigiendo documentales para televisión, por lo que Fielding recomendó a los productores que ella dirigiera la película.

Sin embargo, cuando llegó el momento de hacer Bridget Jones: al borde de la razón (2004), Maguire estaba demasiado ocupada criando a su primer hijo, Augustus. Entonces, Beeban Kidron se hizo cargo de la segunda entrega y Maguire entró en una fase de semi-retiro.

"Yo tenía 40 años en ese tiempo," precisa. "hasta entonces me había concentrado en mi carrera, pero fue muy agradable poder bajarme de ese tren desbocado. Yo estaba dando a luz el día en que Hitch iba a entrar en producción.

Maguire no abandonó definitivamente su carrera. Escribió y dirigió Incendiary (2008), una película sobre los efectos del terrorismo en gente común y corriente, que fue protagonizada por Ewan McGregor y Michelle Williams.

Sin embargo, fue nuevamente atraída al mundo de las películas cuando en la bandeja de entrada de su correo apareció una versión preliminar de un libreto, se trataba de El bebé de Bridget Jones.

"Me sentí emocionada al verlo," recuerda, "y, al mismo tiempo, sobrecogida de algún modo. Sabía que tenía que retroceder quince años de mi vida. Tenía que ver si las fantasías de Bridget se habían hecho realidad y si mis propias fantasías se habían hecho realidad.

"Además, sent mucha curiosidad," admite Maguire. "Yo quería averiguar qué les había sucedido a todos los personajes. Abrí el libreto, empecé a reír y así quedé atrapada".

Maguire seleccionó a Zellweger como Bridget en la primera película y se deleitó con la oportunidad de volver a trabajar con ella en esta nueva película.

"No hay nadie como Renée para la comedia física," asegura Maguire. "Ella realmente tiene la habilidad de hacerme reír. Cada día se le ocurrían diez maneras diferentes de hacer las cosas."

Dirigir a Firth fue más problemático. Haberlo seleccionado como Mark Darcy en El diario de Bridget Jones fue una especie de broma interna, ya que en ese tiempo, él era conocido por interpretar al puntilloso Mr. Darcy en la miniserie de la BBC Orgullo y prejuicio (1995). Pero desde entonces él se ha convertido en una estrella de importancia, además de haber ganado el premio de la Academia al Mejor Actor por su actuación el rey Jorge VI en El discurso del Rey (Tom Hoper, 2010).

"Para mí, él siempre seguirá siendo Mr. Darcy," asegura Maguire. "Pero esta vez yo estaba un poco más preocupada, pues él ya había ganado un Oscar."

Maguire no ha ganado ningún Oscar pero sabe una que otra cosa para hacer reír al público. "Es muy difícil alinearse con la comedia," declara. "Algunas cosas que probamos simplemente no resultaron, aunque me hubieran hecho aullar de risa al leerlas en el libreto. Sigo sin entender por qué es eso."

¿Ya terminó con Bridget Jones?

"No he escuchado que hablen de hacer otra película," afirma Maguire, "pero yo estaría interesada, dependiendo de cómo fuera la historia."

"No quiero hacer solo comedias románticas," concluye la directora, "pero el mundo ahora es un lugar tan terrible que reír es más importante que nunca."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados