ESTRENO

Vince Vaughn habla de "Freaky: este cuerpo está para matar" que se estrena en cines

Se estrena en cines "Freaky", una comedia que muestra a Vince Vaughn en plena forma

Vince Vaughn
Vince Vaughn habla de "Freaky", su nueva comedia de terror. Foto: Archivo

Vince Vaughn lleva 25 años estelarizando películas, desde su revelación como un fanfarrón aspirante a actor en Swingers, la comedia independiente de 1996. Pero en estas épocas extrañas y estresantes en las que nos encontramos, su vida quizá sea más parecida a la tuya de lo que crees.

Puesto que su familia está confinada en su casa del sur de California, el actor de 50 años se preocupa por evitar que sus dos hijos, que están en segundo y cuarto año de escuela, se atrasen en términos académicos o sociales. Como casi todos nosotros, está buscando nuevas maneras de ocupar su tiempo y, en los últimos meses, algunos viernes en la noche ha jugado una partida ocasional de Calabozos y Dragones online con un grupo de amigos, entre ellos Tom Morello, de Rage Against the Machine.

Desde mediados de los 2000 -cuando una serie de éxitos incluyendo Old School y Los rompebodas lo volvieron una de las estrellas más redituables de Hollywood- la industria se alejó de las comedias varoniles no aptas para menores que eran justo en las que él estaba. Luego de algunos fracasos taquilleros como Una familia numerosa de 2013 y Negocios fuera de control de 2015, hace poco Vaughn se decantó más por el drama: estuvo en True Detective de HBO y en películas independientes.

Vince Vaughn y Clive Owen en "Los rompebodas". Foto: Difusión
Vince Vaughn y Clive Owen en "Los rompebodas". Foto: Difusión

Ahora, Vaughn quiere volver a hacer reír en su película de más alto perfil en años: la comedia de horror, Freaky: este cuerpo está para matar producido por el estudio Blumhouse, que se estrena hoy en Uruguay. Vaughn interpreta a un asesino en serie conocido como el Carnicero de Blissfield que cambia de cuerpo con una joven adolescente llena de inseguridades, Millie (Kathryn Newton) luego de apuñalarla con una daga encantada.

Con 24 horas para deducir cómo revertir el hechizo, Vaughn, que interpreta a Millie dentro del cuerpo del Carnicero en una actuación tipo muñeca rusa, tiene dificultades para acostumbrarse a un cuerpo que le queda enorme, y debe realizar rutinas de porrista para convencer a las amigas de Millie de su verdadera identidad.

Vince Vaughn en la película "Freaky". Foto: Difusión
Vince Vaughn en la película "Freaky". Foto: Difusión

Uno de los lanzamientos cinematográficos de mayor escala desde que las salas de cine cerraron en marzo, Freaky es una prueba no solo de las ganas del público de acudir al cine, sino del perdurable atractivo de Vaughn. Las reseñas de la película en general han sido halagadoras, incluso varios críticos han hecho énfasis en su divertida actuación. En septiembre, nadie más y nadie menos que el maestro del terror Stephen King comentó emocionado en Twitter: "Solo con ver el avance de Freaky sé que Vince Vaughn TIENE que ser nominado al Oscar". Es improbable.

Vaughn estaba muy consciente de que un papel como este, en el que hay un intercambio de géneros, podría descarrilarse. Después de todo, por cada Papá por siempre, hay un Jack y Jill. Comentó: "Me asustó un poco al inicio, pero pensé: ‘Bueno, seguro eso es bueno’. Como que he tenido ganas de hacer cosas en las que sientes que tus pies no están tocando el piso".

Vince Vaughn y Jennifer Aniston en "Viviendo con mi ex". Foto: Difusión
Vince Vaughn y Jennifer Aniston en "Viviendo con mi ex". Foto: Difusión

Pese a que algunos consideren que es un regreso comercial a un género con un historial más sólido de éxito en las taquillas, Vaughn insiste en que simplemente se ha volcado hacia lo que más le interesa. Esas comedias provocadoras de estudio que alguna vez habían sido su fuerte se habían vuelto cada vez más seguras y aburridas, dice, como la decepcionante Aprendices fuera de línea, de 2013, que el estudio suavizó para que tuviera una clasificación para mayores de 13 años en lugar de para mayores de 18, como se había planeado.

"Cuando algo se decide tanto por comité o andas jugando a la defensiva, no es un viaje tan satisfactorio", dice Vaughn, quien hace poco salió en un papel pequeño en la última temporada de Curb Your Enthusiasm de HBO. "Lo que me gustaba de las comedias para adultos en ese momento es que se sentían como álbumes de rock desafiantes. Sentías que eras parte de una banda. Sí voy a volver a hacer comedias. Pero creo que hago un mejor trabajo cuando estoy emocionado o retándome que cuando intento leer la borra del té para saber hacia dónde va el mercado. Realmente no tengo esas habilidades".

Vince Vaughn y Larry David en "Curb Your Enthusiasm". Foto: Difusión
Vince Vaughn y Larry David en "Curb Your Enthusiasm". Foto: Difusión

En la época de las redes sociales, navegar ese tipo de vicisitudes profesionales se ha vuelto cada más difícil. En enero, Vaughn fue sometido al escarnio público en Twitter y Facebook cuando se hizo viral un video que lo mostraba platicando y dándole la mano al presidente Donald Trump en un partido en Nueva Orleans. Algunas personas de la izquierda pidieron la "cancelación" de Vaughn. El se identifica como libertario y en el pasado ha sido criticado por sus comentarios sobre temas sensibles como el derecho a portar armas.

Ya sean sus ideas políticas o el estado de su carrera, Vaughn no se agobia por lo que piensen los demás. Está por empezar a filmar su siguiente película, la comedia negra Queenpins, basada en una historia real de un par de mujeres (interpretadas por Kristen Bell y Kirby Howell-Baptiste) que empiezan un fraude con cupones falsos de alimentos. Está pensando en una posible secuela para Los rompebodas. En cuanto a cómo le va a ir a Freaky o qué lugar vaya a ocupar en su carrera, dice: "No tengo idea de cómo va a resultar".

Si siente algo de nerviosismo, no lo muestra.

"Antes de ‘Aquellos viejos tiempos’, recuerdo que mis agentes me llamaron y me dijeron: ‘Ya no estás recibiendo tantas llamadas como antes y corres peligro de que ya no te contraten’", cuenta. "Creo que todos pasan por esas etapas y todos evolucionamos y cambiamos. Cada vez que entras a un área distinta, la gente se muestra renuente porque no es lo que están acostumbrados a vender. Pero cuando te vas por la segura o intentas hacer estrategias pensando en qué es lo que querría ver el público, creo que en realidad las cosas salen peor".

"A mí en realidad no me importan tanto las opiniones de las personas. Cómo me siento con mis decisiones y lo que estoy haciendo, ya sea en mi trabajo o en mi vida, eso para mí es más un punto focal que mortificarme por causar una buena impresión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados