TELEVISIÓN

La vieja TV aún da pelea y gana

Fenómenos como los de Games of Thrones dan vida al cable.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jon Snow: consigue la fidelización para Game of Thrones. Foto: Difusión

Todo muy lindo con el streaming, pero la televisión a la antigua sigue siendo muy poderosa. Tomemos el ejemplo de The Walking Dead, la de los zombies. Este año fue el primero en el cual empezaron a aparecer notas que hablaban de la caída de la serie en cuanto a rating se refiere. Lo curioso no es que el rating empiece a decaer a siete años de su comienzo. Lo curioso es que la serie haya sido imparable durante tanto tiempo. Máxime considerando que durante todas esas temporadas fue una serie que tuvo múltiples problemas de producción, con productores y actores saliendo abruptamente de ella. Y aunque fuese cierto que empezó el declive definitivo de la serie —que además dio lugar a un spin off—, lo cierto es que ésta fue capaz de convocar a millones (se calcula que el primer episodio de la última temporada fue visto por 22 millones de personas en diferido en Estados Unidos), en simultáneo al gran crecimiento de Netflix, que hoy dice tener algo más de 80 millones de suscriptores en todo el mundo.

Y aunque el streaming tenga el halo del futuro, la empresa que le cambió la cara al consumo televisivo, HBO, sigue dando batalla.

Este año, la empresa no solo presentó la séptima temporada de la serie más popular del mundo, una que bate récords no solo de audiencias sino además de descargas ilegales, Game Of Thrones. También tuvo en Westworld a una de las series que más llamó la atención, con un elenco y un nivel de producción que, por ahora, ningún servicio de streaming ha podido igualar.

Tal vez sean los estertores de la televisión más o menos convencional, que se está despidiendo a lo grande entre fastuosas superproducciones como esta, que tiene un elenco repleto de nombres famosos y prestigiosos como Anthony Hopkins y Ed Harris.

Pero quizás sean las series más chicas y modestas que le aseguren a HBO un sitio en el futuro.

Este año, el canal tuvo dos series así, que vale la pena destacar. Por un lado, la miniserie The Night Of, basada en una serie británica (Criminal Justice) y con Riz Ahmed y John Turturro como protagonistas. En ocho capítulos se narra la historia de un joven que es injustamente acusado de un asesinato. Por el otro, se emitió la tercera temporada de Silicon Valley, la comedia creada por Mike Judge (entre otros) y que satiriza sin piedad y mucho ingenio el mundo de las start-ups de tecnología.

Pero también habría que mencionar en este balance a YouTube. ¿Dónde ver, si no ahí, el último "Carpool Karaoke" de James Corden? ¿O los informes del inglés John Oliver, quien ha logrado hacer un híbrido de periodismo relevante y entretenimiento masivo?

Más allá de que tanto un programa como el otro forman parte de canales de televisión (NBC y HBO respectivamente), es en YouTube que encontraron una caja de resonancia que esparce sus contenidos por el mundo.

Y esto especialmente gracias a las redes sociales, que viralizan las liviandades musicales de Corden, y los a menudo punzantes tópicos políticos que Oliver desarrolla entre chistes y memes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados