Perfil

¿Cómo es la vida de Michael J. Fox, quien hace 30 años vive con el mal de Parkinson?

El actor de "Volver al futuro" acaba de publicar su cuarto libro de memorias en el que cuenta la inspiración de su optimismo y el trabajo de su fundación

Michael J. Fox
Michael J. Fox, hoy

Hace dos años, Michael J. Fox se sometió a una cirugía para extirpar un tumor benigno en su médula espinal. El actor y activista, que ha convivido con el mal de Parkinson durante casi tres décadas, tuvo que aprender a caminar de nuevo.

Cuatro meses después, se cayó en la cocina de su casa del Upper East Side neoyorquino y se fracturó el brazo tanto que hubo que estabilizarlo con 19 alfileres y una plancha. Enredado en agotadoras recuperaciones consecutivas, comenzó a preguntarse si había exagerado la idea de la esperanza presente en sus tres primeras memorias, Lucky Man, Always Looking Up y A Funny Thing Happened on the Way to the Future.

“Tuve algo así como una crisis de conciencia”, dijo Fox durante una entrevista en video el mes pasado desde su oficina de Manhattan, delante de un fondo con retratos de Tracy Pollan, su esposa por 31 años, y su perro, Gus. “Pensé, ¿qué le he estado diciendo a la gente? Le digo a la gente que todo va a estar bien, ¡y ahora entiendo que podría ser una porquería”.

Su solución fue canalizar esa honestidad en un cuarto libro de memorias, No Time Like Future, que, en Estados Unidos se publica esta semana. Como ejemplo de su nueva perspectiva, baste ver su visión sobre moverse en una silla de ruedas.

“Puede ser una experiencia frustrante y aislante, ya que le permite a otra persona determinar la dirección en la que voy y la velocidad a la que puedo viajar. El que empuja está a cargo”, escribe Fox. “Desde el punto de vista del ocupante de la silla, es un mundo de traseros y codos. Nadie puede oírme. Para compensar, levanto la voz y de repente me siento como gritando órdenes”.

“Generalmente, la persona que tiene el control es un extraño, un empleado del aeropuerto o del hotel”, continúa. “Estoy seguro de que si pudiéramos mirarnos a los ojos, reconoceríamos nuestra humanidad mutua. Pero a menudo en la silla de ruedas, soy equipaje. No se espera que diga mucho. Quédate quieto”. Y, claro, “nadie escucha el equipaje”.


Antes de la cirugía de columna, Fox estaba trabajando en un libro sobre golf. “Entonces pasó la vida”, dijo. “Empecé a pensar en lo que significaba poder moverme y expresarme físicamente y cómo se me quitó eso. No sé cómo será eso para otros, pero puedo descubrir cómo es para mí y escribirlo".


No Time Like the Future profundiza en el deporte favorito de Fox, que juega en Long Island con sus “tíos” —George Stephanopoulos, Harlan Coben, Jimmy Fallon y Bill Murray— “que ven más allá de mis dificultades para jugar al golf con Parkinson y aceptar la verdad de que el golf es un infierno para todos por igual”.

El libro también explora las relaciones separadas pero iguales de Fox con sus cuatro hijos adultos (dijo que estaban en alerta máxima para detectar alguna clase de favoritismo); su decisión de dejar de actuar (“no poder hablar de manera confiable es un factor decisivo para un actor”); por qué recientemente se tatuó una tortuga en el interior de su antebrazo derecho (“un registro visual del poder de la resiliencia”); y quizás lo más conmovedor, la progresión gradual de su enfermedad.

“En ausencia de una intervención química, el Parkinson me dejará congelado, inmóvil, con cara de piedra y mudo, totalmente dependiente de la misericordia de mi entorno”, escribió. “Para alguien para quien el movimiento es igual a emoción, vitalidad y relevancia, es una lección de humildad”.

Para cierto consumidor de la cultura pop de la Generación X, Michael J. Fox es Family Ties, un exitazo de la televisión; Volver al futuro en salas de cine y entrevistas en revistas para adolescentes.

La energía que lo convirtió en uesana presencia tan fascinante en la pantalla se refleja en su libro.

La única pausa en el impulso llega cuando habla de Pollan. “El libro es una carta de amor para Tracy. Ella realmente me ayudó a superar...”, traga saliva, niega con la cabeza, levanta una mano, “todo”.

Para No Time Like Future se inspiró en su cuñado, Michael Pollan, un escritor conocido por a botánica del deseo y Cómo cambiar de opinión” “Él siempre me dice, ‘Velocidad y verdad. Velocidad y verdad. Se honesto y rápido “, dijo Fox. “No quiero ser el tipo que está sentado en la almohada diciéndole a la gente: ‘Pasalo bien’. No voy a contarle a nadie nada más que mi experiencia. Tengo 59 años y no tengo tiempo para charlas triviales “.

La gente a menudo le pregunta a Fox si se va a volver a Canadá, o si puede ayudarlos a mudarse a Canadá, donde nació y vivió hasta los 18 años. “Construí una vida aquí y me convertí en ciudadano para poder votar ,“ él dijo. “Y ahora quiero estar aquí para ayudar a arreglar lo que está pasando. Está sucediendo una limpieza. Las cosas van a mejorar”.

Suenan como las palabras de un optimista, ¿no? Fox se ríe. “El optimismo es esperanza informada”, dijo. “Se te ha dado algo, lo aceptaste y entendiste, y tienes que transmitirlo”.

Lo hace a través de su fundación, que ya tiene 20 años y ha financiado más de mil millones de dólares en la investigación de Parkinson. “Tenía la esperanza de que ya no estaríamos en el negocio”, dijo. “Pensé que encontraríamos una cura, que el aceite y el pelo de perro lo arreglarían, o algo así”.

Aún así, Fox escribe en su libro: “En la búsqueda para curar el Parkinson, estamos absolutamente seguros de que somos la punta de la lanza”.

En su epílogo, recuerda la primera ola de la pandemia. Describe a los vecinos golpeando ollas en honor a los trabajadores de la salud. “Eran miles enviando un mensaje de agradecimiento al universo”, dice y recuerda a su suegro, Stephen Pollan, quien murió en 2018, y era conocido por su frase: “Esperá, muchacho. Esto se va a poner mejor”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados