CINE

La victoria de un cine con compromiso social

Por segunda vez y con casi 80, Ken Loach ganó en Cannes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El director de cine Ken Loach se llevó su segunda Palma. Foto: Reuters

Loach, que ya ganó seis premios en Cannes —incluyendo la Palma de Oro en 2006 por El viento que acaricia el prado— triunfó una vez más en el festival de cine del balneario francés, con la película Yo, Daniel Blake, otra muestra de su filosofía como director.

Loach, quien junto a a Mike Leigh y Stephen Frears es de los directores británicos más explícitamente políticos, muestra en su más reciente película una crítica implacable contra las aberraciones del liberalismo en la Inglaterra actual.

A lo largo de los años, el Festival de Cannes lo premió con tres Premios del Jurado (La parte de los ángeles, 2012; Lloviendo piedras, 1993 y Agenda oculta, 90), un premio al mejor guión por Felices dieciséis (2002) y otro compartido por Miradas y sonrisas (1981).

Para su película número 19 Ken Loach, que celebrará sus 80 años en junio, volvió a su tema favorito: el mundo laboral. Ya en 1991, con "Riff raff", este especialista en fábulas sociales se interesaba por los trabajadores precarios de Londres. En "Pan y rosas" (2000), describió una huelga del personal de limpieza de un hotel de Los Ángeles y en "La cuadrilla" (2001), las condiciones de trabajo de los empleados tras la privatización de los ferrocarriles ingleses.

Loach defendió el cine como forma de protesta contra un mundo en peligro por las ideas neoliberales, que han propugnado un proyecto de austeridad que "ha provocado la miseria de millones de personas desde Grecia a Portugal, con una pequeña minoría que se enriquece de manera vergonzosa".

Fue un discurso muy aplaudido, que puso a todos lo asistentes a la gala en pie para agradecer al cineasta sus palabras y la película. Con Yo, Daniel Blake, Loach se se une a un selecto grupo de directores —él es el séptimo en entrar a ese grupo— que tienen dos Palmas de Oro, tras las conseguida hace justo diez años.

Nacido el 17 de junio de 1936 en Nuneaton, cerca de Birmingham, este hijo de un electricista y una costurera hizo su servicio militar en la Royal Air Force, antes de estudiar derecho en Oxford, donde paralelamente a la vida estudiantil descubre la puesta en escena y el trabajo actoral en el teatro.

El jurado que le otorgó la Palma de Oro a Loach fue presidido por George Miller, por una película "que denuncia con precisión la situación en la que se encuentran las clases más desfavorecidas de la sociedad británica" y con una sobrecogedora interpretación de Hayley Squires.

Menos acuerdo hubo sobre el resto de los premios decididos por un jurado en el que también estaban los actores Donald Sutherland y Mads Mikkelsen, las actrices Kirsten Dunst y Valeria Golino u el realizador Laszlo Nemes, que fueron recibidos con aplausos pero también abucheos en la sala de prensa. Una de las decisiones más discutidas fue la de otorgar el Gran Premio del Jurado al canadiense Xavier Dolan, por Juste la fin du monde. Dolan había ganado el Premio del Jurado hace dos años, por Mommy.

Nuevos premios para Farhadi

En el listado de premios, uno de los más beneficiados fue el iraní Asghar Farhadi, que se llevó el de mejor guión y el de mejor actor para Shahab Hosseini por Forushande (El cliente . La nueva película que sigue en la línea de anteriores como Una separación en su análisis de los problemas familiares y cotidianos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)