Reseña (★★★☆☆)

Fuimos a ver: "Titanes en el Pacífico: la insurrección"

Entre bichos, robots y recambios, John Boyega protagoniza la secuela de una historia de Guillermo del Toro

John Boyega en "Titanes del Pacífico: la insurreción"
John Boyega en "Titanes del Pacífico: la insurreción". Foto Difusión

Antes de ganar el Oscar, al director mexicano Guillermo del Toro lo dejaron jugar. Con un presupuesto de 190 millones de dólares, el cineasta cumplió su sueño de filmar monstruos gigantes peleando contra robots de igual tamaño.

En Titanes del Pacífico, Del Toro se sacó el gusto de hacer lo que mejor le sale: crear mundos y criaturas. Su película enfrentaba a los “jaegers” máquinas colosales controladas por humanos, muy utilizadas dentro del anime- contra los “kaijus”, abominaciones marinas que cruzan un portal interdimensional para destruir la Tierra.

Las cosas cambiaron en Titanes del Pacífico: la insurrección. Del Toro se pasó al rol de productor para dejarle lugar a Steven S. DeKnight, cuya carrera incluye la supervisión de las series Spartacus y Daredevil. La insurrección es su primera película como director

En segundo lugar, ninguno de los actores protagonistas de la primera parte repiten sus papeles en la segunda, que sucede una década después. En cambio, son John Boyega —un actor muy carismático que integra la nueva saga de Star Wars— y Scott Eastwood quienes reemplazan a Charlie Hunnam e Idris Elba.

Titanes del Pacífico
Vea el tráiler de "Titanes del Pacífico: la insurrección"

Boyega interpreta a un piloto de “jaegers” renegado, hijo del personaje de Elba - quien murió heroicamente peleando contra los “kaijus”- pero ese vínculo no se desarrolla más allá de una mirada fija entre el nuevo protagonista y un retrato del viejo.

En la película de DeKnighy no hay tiempo para las emociones verdaderas y la película, que dura casi dos horas, se pasa más de la mitad de su historia dándole vueltas a lo que todo el mundo espera ver: monstruos peleando contra robots.

Sorpresivamente, son las escenas fuera de las máquinas donde DeKnight logra una película más auténtica, mezclando ciencia ficción con el cine bélico.

Se extraña a Del Toro detrás de cámaras, pero su ausencia tampoco detiene a "Titanes del Pacífico: la insurrección" en brindar una experiencia entretenida y pasajera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)