cine

Fui a ver: “Star Wars: Los últimos Jedi”

Primeras impresiones del nuevo episodio de la saga de ciencia ficción, que se estrenó hoy en Uruguay

Star Wars: los últimos Jedi
Daisy Ridley y Mark Hamill 

¿Pasó lo que tenía que pasar? Sí. Star Wars: los últimos Jedi es una nueva y satisfactoria película de entretenimiento cinematográfico. Confirma, principalmente, lo acertado que estuvo Disney en relanzar la saga de ciencia ficción 2015 con el estreno de El despertar de la Fuerza. El hogar de Star Wars es en el cine.

A diferencia de su antecesora, Los últimos Jedi no tiene el peso de ser el puente entre generaciones jóvenes y viejas de fanáticos. El director y guionista Rian Johnson demuestra ser consciente de esa libertad, y se anima a algo que no parecía posible en las nueva trilogía: innovar.

Los últimos Jedi lleva un paso más allá de lo que se había visto hasta ahora en las siete películas anteriores (sin contar la historia derivada Rogue One, que también resultó novedosa en su construcción como una historia de espionaje y conflicto bélico).

Ese paso, uno grande para la saga, sucede a través de una inyección de nuevas ideas por parte de Johnson en la mitología que hace de Star Wars un imán de fanatismo. Las reglas e historias que involucran a la Fuerza, los Jedi y sus sables de luz, entre otros elementos de impronta religiosa, son derribados.

En tanto, Los últimos Jedi también pone el foco en un tema que es intrínseco a la saga pero que suele olvidarse: la guerra. En la nueva película hay mucha discusión sobre estrategia militar (dominada por las mujeres al poder en el bando de los buenos), pero también sobre el negocio económico detrás de un conflicto armado y en cómo afecta al resto de las personas, que no tienen la suerte de ser mostrados como “héroes” o “villanos”.

Sobre todo, Los últimos Jedi está repleto de escenas memorables, tanto en el espacio como en la superficie. Hay nuevos e interesantes personajes, muy buenas actuaciones de los viejos jugadores (Mark Hamill y Carrie Fisher, en su último papel en Star Wars) y una gran entrega emocional de Adam Driver en su papel como antagonista.

La película tiene guardado un montón de sorpresas en su bolsillo, al igual que varias escenas de una inventiva visual y psicológica que dejarán a la audiencia boquiabierta.

Johnson ha marcado un nuevo y bienvenido rumbo para Star Wars que, nuevamente, demuestra por qué millones de personas desean ir a una galaxia muy, muy lejana, siempre que puedan.

Lea la reseña completa mañana en El País y en Tvshow

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)