Reseña (★★★★☆)

Fuimos a ver: "La noche que no se repite"

Enredos, trampas y otros infortunios en un policial uruguayo ambientado en San José

Afiche promocional de La noche que no se repite
Vea el tráiler de "La noche que no se repite"

La noche que no se repite es la película uruguaya con la mayor ausencia de la letra “s” al final de las palabras de sus diálogos. La curiosa descripción, que los directores Aparicio García y Manuel Berriel utilizan para referenciar a los modismos en San José, es solo una de las tantas genialidades que se encuentran dentro de la película maragata.

La aclaración sobre el origen del largometraje -y ciudad natal de ambos cineastas- es necesaria para resumir uno de los mayores logros de la historia policial y de comedia negra. La noche que no se repite es una película que se apropia de San José con una producción cinematográfica meritoria.

Con un guion basado en una novela de Pedro Peña (otro maragato), García y Berriel exploran rincones oscuros pero cotidianos de su ciudad con un relato caleidoscópico que reúne a varios personajes en una noche donde nada sale como debería y varios pagan el precio por ello.

La noche que no se repite (★★★★☆)

Uruguay, 2018. Dirección y guion: Aparicio García y Manuel Berriel. Elenco: : Ernesto Pérez, Diego Montes de Oca, Juancho Santandreu, Gaby Ocampo, Pocho Sosa y Laura Almirón. Diseño de producción: Pancho Magnou. Fotografía: Sebastián Chappe. Edición: Aparicio García, Manuel Berriel y Germán Arcos. Diseño de arte: Malandro. Música: Vicente Martínez.

La serie de desventuras, desprendida de una anécdota de uno de los protagonistas, comienza con dos sicarios charlatanes interpretados con sumo carisma y realismo por Ernesto Pérez y Diego Montesdeoca. Una vez que ambos parten a San José, la mirada de La noche que se repite traslada también su mirada a otros personajes que se suman al recorrido nocturno por una velada de drogas, muzzarellas en ofertas y el rap hardcore de la banda local AFC.

En su ópera prima, los directores no se guardan golpes. Si Reus (otro policial uruguayo estrenado en la última década) se sentía como una obra distante debido a una narración inspirada en la criminalidad del cine estadounidense, la violencia local retratada en La noche que no se repite se siente tan cercana que incomoda. Y mucho.

Con actuaciones muy bien logradas por actores no profesionales, una ejecución técnica notable y una mezcla de la violencia gráfica del cine del uruguayo Israel Adrián Caetano con el drama suburbano del argentino José Campusano, La noche que no se repite debe verse como un logro en la producción nacional. Uno que se aleja del costumbrismo usual del cine capitalino y ofrece vértigo, risas y lo más difícil: una buena película.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)