Festival

Venecia cambió por un día a Lady Gaga por Mujica

El expresidente fue el protagonista de dos estrenos del fin de semana en el festival de cine

Mujica. El expresidente participó en Venecia, Italia, del estreno de un documental sobre su vida. Foto: Efe.
Mujica acompañado por Brechner, Antonio de la Torre y Alfonso Tort, el equipo de "La noche de 12 años". Foto: Efe.

Venecia pasó de Lady Gaga al expresidente José Mujica, quien, según algunos informes de prensa, el fin de semana fue la estrella de la Mostra.

Mujica está en dos películas a exhibirse en el festival de cine de la ciudad italiana. Estuvo presentando El Pepe, una vida suprema, la película dirigida por Emir Kusturica y es el protagonista de La noche de 12 años, la película de Álvaro Brechner que adapta el libro Memorias del calabozo que escribieron Mujica, Eleuterio Fernández Huidobro y Mauricio Rosencof.

Pero el expresidente habló casi nada de cine y mucho de la política que ha guiado su vida.

Mujica aprovechó la oportunidad para hablar en defensa de las mujeres y los pobres, alertar del brutal crecimiento de África, de que la crisis inmigratoria es cosa de todos y pidió paciencia a los mexicanos.

El serbio Kusturica pasó tres años conversando intermitentemente con el expresidente Mujica para preparar El Pepe, una vida suprema, un documental en el que le presenta como alguien “supremo”, “único” e “inspirador”.

Fue la despedida de Mujica como presidente, con su famosa frase “No me voy, estoy llegando”, la que Kusturica utilizó para estructurar el documental, que gira alrededor de las conversaciones que mantuvieron, con el cineasta fumando un puro y el aún presidente tomando mate.

Y de los testimonios de su mujer, Lucía Topolansky, y de sus camaradas de armas, Fernández Huidobro y Rosencof.

Kusturica armó —como era previsible teniendo en cuenta su hagiografía sobre Diego Maradona (Maradona by Kusturica)— un retrato favorable y sin aristas de un político que se ha convertido mundialmente en un símbolo del socialismo y de la lucha a favor de la pobreza, en una figura que atrajo la atención desde su planteamiento de vida sencilla y sin lujos.

Entre los que han caído rendidos ante la figura pública del expresidente está Kusturica, que recomendó, en la rueda de prensa, a “todo el mundo que sea tan libre como él”, señaló en rueda de prensa.

Todo un personaje que Kusturica ha retratado tras recibir un encargo por parte de los coproductores argentinos -junto a uruguayos y serbios- y que le llevó a descubrir a alguien muy real “en un momento en el que en este planeta hay falsedades por todas partes”.

“En el futuro, la gente estará más inspirada por él que por Castro”, agregó el realizador, que consideró que “otros presidentes actuales en este mundo de corrupción deberían mostrarse avergonzados ante él”.

El documental destaca todo lo que se sabe de Mujica: que sigue conduciendo un viejo coche y viviendo en una casa con escasas comodidades, donde tiene un colorido banco construido con tapones de plástico de botellas y provocó risas en la proyección cuando apareció con un móvil en la mano diciendo: “estoy esperando a que le pongan baño al celular, para los viejos como yo”.

Consultado, durante una rueda de prensa, sobre sus principales preocupaciones políticas actuales, Mujica dijo que una combinación de capitalismo y cambio climático podrían provocar un “holocausto ecológico”.

“Pronto habrá 9.000 millones de personas viviendo en este mundo. Impulsados por las ganancias, el creciente consumo de montañas de cosas inútiles, si las 9.000 millones de personas van a vivir como viven hoy los estadounidenses, la Tierra no sobrevivirá”, dijo a Reuters.

“El peligro para mi generación era el holocausto atómico. Las nuevas generaciones corren el riesgo de que si las temperaturas se desequilibran, esto (el mundo) se transforma en una enorme sartén”, agregó.

El Pepe, una Vida Suprema fue proyectada fuera de la competencia. En su presentación, Mujica se paseó por la alfombra roja y firmó autógrafos.

Antonio de la Torre como José Mujica en "La noche de 12 años"
Vea el tráiler de "La noche de 12 años", la película que se vio en Venecia

“¿Para qué querés volver al pasado?”. Esa fue la reacción del expresidente uruguayo José Mujica cuando el cineasta Álvaro Brechner le planteó la idea de hacer una película sobre los 12 años que pasó en prisión durante la dictadura militar en su país. Esa idea se transformó en La noche de 12 años que tuvo su estreno mundial en Venecia, también el fin de semana. En Uruguay se estrena el jueves 13.

Brechner, finalmente, le convenció de que no se trataba del pasado sino de cómo mirar su experiencia para que fuera “reveladora para el futuro” y mostrar así “la extraordinaria capacidad del ser humano de poder mantener su espíritu y su lucha de resiliencia y capacidad, de poder salir a flote”.

El español Antonio de la Torre, el argentino Chino Darín y el uruguayo Alfonso Tort interpretan a Mujica, Rosencof y Huidobro, una elección que tuvo que ver “con el estómago”, con el sentimiento de que eran los adecuados, más allá de que son unos actores maravillosos que podían transmitir lo que el realizador buscaba.

Una historia que a Brechner le pareció un “desafío inmenso” porque era “mostrar el debate existencial de cómo un individuo desposeído de todo lo que llamamos condición humana, aun así consigue combatir en su fuero interno y mantenerse como ser humano”.

Porque para él, “no es una película carcelaria, no es un biopic, no es sobre la dictadura, es una película de viaje, no de turismo, es una película de alguien que vive una experiencia y de trasladar una experiencia que era ese viaje a las tinieblas y de cómo de ahí se sale”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º