Streaming

"Triple frontera", una película de cine llena de estrellas que estrena Netflix

Ben Affleck y Oscar Isaac como dos hombres de acción que van por un robo demasiado peligroso

Triple Frontera
Ben Affleck, en la selva con un botín millonario en "Triple frontera"

Las películas de robos (“heist movies”, las llaman ellos) tienen una larga tradición en el cine. De hecho, una de las primeras películas narrativas, Asalto y robo de un tren, que es de 1903, era precisamente sobre eso. El género, en realidad, fue derivando más hacia la preparación de un robo que al asalto en sí, una derivación que, por ejemplo, tuvo en Casta de malditos (está en QubitTV) de Stanley Kubrick, uno de sus ejemplos más refinados. Una lista más precisa, y más actual ya que estamos, de películas de su clase contiene a Perros de la calle (está en Netflix) de Quentin Tarantino, Bottle Rocket de Wes Anderson y La gran estafa de Steven Soderbergh, aquella con Brad Pitt, George Clooney y Julia Roberts.

Triple frontera, que acaba de estrenar Netflix, tiene un poco de eso, algo de Tres reyes (con Clooney y Mark Wahlberg como unos soldados en Irak que aprovechaban la guerra para hacerse con un botín que no les corresponde) e incluso de Los indestructibles con Stallone y un montón de glorias de la década de 1980.

Dirigida por J.C. Chandor (que ganó excesivo prestigio con El precio de la codicia) y un elenco protagónico que tiene a Ben Affleck, Oscar Isaac, Pedro Pascal (el de Narcos), Charlie Hunnam (Rey Arturo: la leyenda de la espada) y Garret Hedlund (Tron: el legado), es el primer estreno importante de Netflix desde Roma. No se parece en nada y está muy lejos de su calidad.

Triple Frontera
Vea el tráiler de "Triple Frontera"

Es un proyecto raro para Chandor que además de El precio de la codicia sobre otra clase de codicias (las que llevaron a la crisis de la década pasada), dirigió All Is Lost con Robert Redford como un navegante solitario y A Most Violent Year, una intriga a lo Patricia Highsmith.

Comprimida en las exigencias de su género, Triple frontera funciona en un planteo bastante tradicional que no se aleja mucho de los lineamientos del cine de acción. Además agrega el ingrediente narcotraficante latinoamericano, un recurso que, por lo visto, se ha convertido en un subgénero con muchos adherentes.

Acá va de cinco exmarines, o algo así, que tienen la disparatada idea de robarle la fortuna que un zar de la droga esconde en el medio de la jungla en la esquina que une Perú, Colombia y Brasil. En realidad es idea de Santiago “Pope” García (Isaac) que en medio de una redada consigue el dato de una informante (Adria Arjona, quien, sí, es la hija de Ricardo Arjona). Deciden hacerlo llevados primero por la necesidad y luego sencillamente por la codicia, los tipos que son rudos y demasiado temerarios (pero de buen corazón) y no saben que, en algunos casos, ladrón que roba ladrón es posible que se arruine la vida, más que conseguir 100 años de perdón.

Dato

Un proyecto demorado

Triple frontera es un proyecto que está hace tiempo en la vuelta y en el que alguna vez estuvieron rondando nombres como Tom Hanks, Mahershala Ali, Leonardo Di Caprio, Denzel Washington, Will Smith, Sean Penn, Johnny Depp, Channing Tatum y Tom Hardy. Originalmente iba a ser dirigido por Kathryn Bigelow, la ganadora del Oscar por Vivir al límite y que parecía una elección apropiada.

El plan —perdón el spoiler que es a medias porque estaba incluido en el tráiler— es demasiado bueno para salir bien. Y, también se sabe, nunca hay que confiar toda la suerte a la ambición desmedida.

En Triple frontera, Chandor tiene un material totalmente volcado a la acción y con poco rato para delinear personajes. Son producto, eso sí, de una clase baja con más compromisos asumidos que recursos para cumplirlos pero acá se evita cualquier complejidad moral o política.

La película deriva hacia un último acto que es pura acción y suspenso e incluye paisajes y riscos andinos del tipo El salario del miedo, otra historia clásica sobre los riesgos que tomamos para atender los sueños. Está muy bien toda esa parte.

Vista así, Triple frontera (que tiene una buena banda sonora) no está mal. Es testosterona con aspecto de cine pero en presentación streaming. Y al apegarse a su ambición de contar una historia llena de tiros funciona para esas tardes sin muchas pretensiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)