Críticas

Tres estrenos de cine de la semana

¿Qué nos parecieron Somos campeones, El Potro, lo mejor del amor y El motoarrebatador?

Somos Campeones, El motoarrebatador y El Potro: lo mejor del amor
Somos Campeones, El motoarrebatador y El Potro: lo mejor del amor

Gran película argentina (y uruguaya) que encara un tema actual y complicado

Imagen promocional de "El Motoarrebatador"
Vea el tráiler de "El motoarrebatador", una película que llega premiada

Miguel integra un tipo social complicado: es un motochorro. O sea, una clase de la que una parte de la sociedad prefiere estar lejos y de ser posible, protegidos. Miguel (Sebastián Pitra) es el centro de El motoarrebatador, una coproducción en la que participa Uruguay, dirigida por el argentino Agustín Toscano; ganó premio en San Sebastián. Miguel, quizás como una manera de redimirse o de sobrevivir, entabla una relación con una de sus víctimas (Liliana Juárez) que está amnésica después que él la arrastró con su moto y se le quedó con la cartera. Entre ellos se armará un pacto implícito de convivencia y, quizás, una imposible historia de amor. Con un tono que recuerda a Aristarain, Caetano y Trapero, Toscano consigue una película personal que plantea un tema desde el lado menos pensado. La fotografía y el diseño de producción son de los uruguayos, Arauco Hernández y Gonzalo Delgado, respectivamente, y son dos rubros muy destacados de esta muy buena película. 

Ficha
El motoarrebatador * * * *
OrigenArgentina/Francia/Uruguay 2018
Escrita y dirigida porAgustín Toscano
ConSergio Prina, Liliana Juárez

Una historia necesaria y divertida

Imagen de la película Campeones
Vea el tráiler de "Somos campeones", la película con la que España quiere Oscar

Está bueno que haya películas así de sentimentales y directas como Somos campeones. En tiempos cínicos, se centra afectuosamente —temerariamente desde la comedia— en la discapacidad intelectual. Lo hace con prudencia, buenas ideas y habilidad: va al Oscar por España y es muy exitosa.

La anécdota es simplona y se centra en la transformación de un hombre perdido en alguien mejor. Es Marco (Javier Gutiérrez, que da muy bien en el tono), un entrenador profesional que termina —por ese cóctel fatal de alcohol y chocar un auto policíaco— haciendo servicio comunitario en un club barrial en el que debe hacerse cargo del desmejoradísimo equipo de baloncesto integrado por discapacitados intelectuales.

El grupo es variopinto y tienen algo en común: son espantosos en el deporte. Pero son, y a Marco le lleva darse cuenta más que al espectador, una pandilla encantadora que se divierte y llena de amor la película. No son actores profesionales y se han convertido en un fenómeno mediático.

Superando la resistencia inicial —acuciado por un anciano angelical (Juan Margallo) que dirige el lugar— Marco se compromete con el equipo que se vuelve la sensación del campeonato nacional. Todo tiende a que se va a llegar a la final, mientras se sigue también las vidas cotidianas de los jugadores, por la que andan madres sobreprotectoras y jefes explotadores. Marco también juega su propio partido con matrimonio agonizante y una madre un tanto metiche, aunque también encantadora.

Todo es encantador en Somos campeones. El director Javier Fresser sabe cómo se cuenta una cosa así en estos tiempos: es una película de género que respeta el protocolo, tiene algunas ideas visuales bien concretadas, un guion aceitadísimo, un elenco apropiado y una canción a lo Disney. Esos ingredientes son su fortaleza, pero también algunas de las debilidades de la película.

A veces, a pesar de sus imperfecciones, hay que entusiasmarse con películas así.

Ficha
Somos campeones * * * *
OrigenEspaña, 2018
DirectorJavier Fresser
Con Javier Gutiérrez.

Una historia de vida que se queda corta

Rodrigo Romero como El Potro. Foto: difusión
Vea el tráiler de "El Potro, lo mejor del amor", la película sobre Rodrigo

Después de lo que demostró en la más que correcta, Gilda: no me arrepiento de este amor había derecho a esperar un poco más de la nueva película de Lorena Muñoz, que es, además, otra biografía de un personaje popular, tropical y argentino. El potro, lo mejor del amor es decepcionante. Cuenta la historia de Rodrigo, quien murió a los 27 años en un accidente y era un cordobés buen mozo, desfachatado y con canciones exitosas. Lo interpreta Rodrigo Romero, un debutante cuyo mayor aporte es parecerse mucho. La película, de manera bastante lineal, sigue la historia de Rodrigo en base a apuntes que revelan su ascenso, entre excesos narcóticos y romances nunca demasiado sanos sintetizados en una esposa sufrida (Malena Sánchez) con la que tiene un hijo y en la pasión adúltera por una bailarina (Jimena Barón) que de repente desaparece encerrada en un baño. Es una de las tantas liviandades de un guion que merecía una mayor profundidad a la que Muñoz, en Gilda se atrevía pero que acá brilla por su ausencia 

Ficha
El Potro, lo mejor del amor * * 
OrigenArgentina, 2018
DirectoraLorena Muñoz
ConRodrigo Romero, Florencia Peña, Daniel Araoz
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)