Reseña (★☆☆☆☆)

En "15:17 Tren a París", Clint Eastwood descarrila por completo

La nueva historia del director no tenía lugar en el cine

Clint Eastwood
Tráiler de "15:17 Tren a París"

Que Clint Eastwood haya elegido a un grupo de no actores para que se interpreten a sí mismos en la nueva película de la estrella estadounidense, no es un problema. Al contrario, habla de la capacidad del director y actor para seguir experimentando como cineasta incluso a sus 87 años de vida.

De hecho, la actuaciones de los estadounidenses Anthony Sadler, Alek Skarlatos y Spencer Stone -quienes frenaron un atentado terrorista a bordo de un tren en 2015- es el menor de los problemas de 15:17 Tren a París, uno de los peores estrenos de cine en lo que va del año.

La idea de elegir a los tres amigos para reconstruir cómo detuvieron el ataque armado del marroquí Ayoub El Khazzan durante un viaje en tren de Amsterdam a París parecía, a primera vista, interesante.

Luego de haber reclutado a Tom Hanks para contar otro acto de heroísmo real y estadounidense en Sully: hazaña en el Hudson, Eastwood y el estudio Warner Bros se propusieron adaptar la historia de Sadler, Skarlatos y Stone narrada en un libro publicado en 2016 por ellos junto al autor Jeffrey E. Stern.

Eastwood explicó, durante la promoción de la 15:17 Tren a París, que su búsqueda tradicional por actores hizo que se preguntara si tener a los verdaderos protagonistas no sería una verdadera experiencia “catártica” para los involucrados.

Desafortunadamente, es casi imposible no dejar de pensar en esa decisión narrativa. Y si bien los tres amigos salen bastante más airosos de lo que uno esperaría de la producción, la verdadera decepción es todo lo que los rodea.

Los verdaderos Sadler, Skarlatos y Spencer solo se apoderan de la mitad de la película, en la que se muestra su entrenamiento militar (Skarlatos y Stone son soldados), su viaje turístico por Europa y el episodio que vivieron arriba del tren de alta velocidad Thalys.

Si bien la película comienza con cierto tono de suspenso -en una secuencia que sigue al antagonista a través de planos detalles mientras aborda el medio de transporte- enseguida se olvida de cualquier intriga y se dirige hacia el pasado, para mostrar la crianza de los tres héroes y amigos

Las actrices Judy Greer e Jenna Fischer (dos comediantes que pueden hacer más que los papeles que Eastwood les da) son las madres de Stone y Skarlatos, respectivamente. Se muestra una infancia repleta de pleitos escolares (aunque nada grave) y una pasión por la guerra y las armas que pondría nervioso hasta al más patriota de los estadounidenses.

Es en esa sección de la historia, también, que Eastwood -un republicano declarado- no puede evitar darse el lujo de arrojar algunas de sus propias creencias sobre qué compone al verdadero gen estadounidense: el cristianismo, las armas y claro, el llamado al deber.

Más allá del sigiloso adoctrinamiento del director de Francotirador, el mayor atentado de la película es todo lo que involucra a la antesala del atentado, con los amigos recorriendo diferentes países de Europa.

Un porción demasiado larga del relato ocurre en momentos cotidianos y sin ningún desarrollo personal verdadero para los “personajes”. Los paseos por la Fontana di Trevi, las selfies sobre un canal de Venecia y una noche alocada en un boliche de Ámsterdam, componen un exasperante compilado de escenas cuyo propósito parece ser lograr que la película llegue a una duración estándar de hora y media.

El episodio del tren, que se hace esperar, no es nada del otro mundo. La hazaña de los estadounidenses merece todos los aplausos posibles, pero su reproducción cinematográfica no logra dar con la nota y sucede demasiado rápido.

Vale preguntarse qué otros caminos podría haber tomado 15:17 Tren a París. Por un lado, la presencia de actores célebres le habría agregado el toque cinematográfico que la película carece.

Por otro, un documental podría haber sido un formato más efectivo a nivel emocional y podría plantear interrogantes sobre los efectos del entrenamiento militar estadounidense en sus jóvenes, o incluso indagar en las intenciones de Ayoub El Khazzan. Ninguna de esa líneas es ni siquiera sugerida en la película de Eastwood.

Al final, por más interesante que puede haber resultado su armado no tradicional, 15:17 Tren a París es una rotunda pérdida de tiempo para todos los involucrados: realizadores y público. Lo mejor es dejarlo pasar.

15:17 Tren a París (★☆☆☆☆)

Estados Unidos, 2018. Título original: The 15:17 to Paris. Dirección: Clint Eastwood. Intérpretes: Anthony Sadler, Alek Skarlatos, Spencer Stone, Judy Greer, Jenna Fischer y Rey Corasani, Tony Hale, Thomas Lennon, Sinquia Walls, Victoria Cyr y P.J. Byrne. Producción: Clint Eastwood, Jessica Meier, Tim Moore y Kristina Rivera. Guion: Dorothy Blyskal. Fotografía: Tom Stern. Música: Christian Jacob y  Thomas Newman. Duración: 94 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º