Crítica

Todos somos malos, lo que faltan son buenas ofertas para ejercerlo

Se estrenó "Los oportunistas", la nueva del guionista y director de "Perfectos desconocidos"

Los oportunistas
Un hombre busca una segunda oportunidad pactando con el diablo

Perfectos desconocidos, la película italiana sobre las parejas que comparten celulares en una cena amable que queda llena de tensiones, es todo un fenómeno mundial.

Actualmente es la quinta película más vista en China y fue un éxito en todos los mercados (en Uruguay estuvo mucho en cartel y fue un tremendo suceso), se hizo una versión española dirigida por Alex de la Iglesia (se puede ver en Netflix) y ha llegado al teatro, por ejemplo, en la porteña calle Corrientes en versión dirigida por Guillermo Francella. Genovese, el que la escribió y la dirigió, está a punto de concretar su primera película para Hollywood.

Ficha
Los oportunistas
Título originalThe Place
OrigenItalia, 2017
Estreno26 de julio

Director: Paolo Genovese. Guión: Genovese e Isabella Aguilar sobre personajes creados por Christopher Kubasik. Música: Maurizio Filardo. Fotografía: Fabrizio Lucci. Edición: Consuelo Catucci. Con: Valerio Mastandrea, Marco Giallini, Alessandro Borghi, Alba Rohrwacher, Sabrina Ferilli. Duración: 105 minutos. 

Tanta repercusión habla de que, principalmente, Perfectos desconocidos abordaba un tema atractivo y actual, además de universal.

Ese era su principal mérito porque no era una gran película y el final de tan confuso, parecía hasta mal resuelto. Muy actual y atractiva pero era una película menor.

Ahora se estrena lo nuevo de Genovese. Se llama Los oportunistas y una vez más es una idea interesante, resuelta más o menos. Está basado en una serie estadounidense, The Booth at the End, en el que cada una de estas historias tenían un desarrollo de media hora.

El formato de Los oportunistas es bastante similar al de Perfectos desconocidos: es, esencialmente, una obra de teatro con su escenario único y estático.

La acción transcurre exclusivamente en un bar (que se llama The Place que es el título original de la película) en la que, en un régimen full time, un misterioso hombre (Valerio Mastandrea) recibe a personas dispuestas a hacer algo que puede ser feo para cumplir con alguno de sus sueños. Así, a una monja le pide que se embarace para lidiar con sus dudas sobre la fe; a un ciego que viole a una mujer para poder ver; a un hombre que mate a una niña para salvar a su hijo desahuciado; un policía que debe esconder una denuncia para reencontrarse con su hijo; la muchacha que tiene que robar para ser linda y una anciana debe poner una bomba para que se esposo se cure del mal de Alzheimer, entre otros casos de una agenda apretada. Todos son recibidos por este mefistofélico personaje que tiene poderes para cumplir las prendas tirando a crueles pero cuyas intenciones, quizás no sean tan terribles. Anota todo en una libreta como de psicólogo pero de prolijidad caprichosa y atiende a cualquier hora algo que no solo no inoportuna, sino que incluso atrae a la dueña del bar (Sabrina Ferilli).

Genovese resuelve toda la película con planos y contraplanos, lo que es una apuesta difícil. Lo que queda es un texto con muchos cabos sueltos que, en todo caso, se resuelven en un plano fantástico sobre el que conviene no preguntar mucho. Y en eso también es parecida a Perfectos desconocidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)