CRÍTICA

Tipos más o menos duros

No está mal pero podía estar mejor. Es una clásica comedia de camaradas (buddy movies es su anglicismo) que tiene buenos chistes pero mucha violencia. No era necesaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
The Rock y Kevin Hart protagonizan "Un espía y medio". Foto: Difusión.

Kevin Hart y Dwayne Johnson son dos excompañeros de colegio con orígenes y vidas diferentes. Hart era el más popular de su generación y se transformó en contador; Johnson, la víctima favorita del bullying, se hizo un agente del FBI. Los meten a la fuerza en una misión con varios frentes amenazadores.

El tono de comedia tiene buenos momentos, principalmente por las diferencias entre los protagonistas. Y porque nadie es como parece: The Rock sigue sufriendo, detrás de esos músculos y sus dotes de peleador, los traumas de su adolescencia y Hart es simpático y está de racha cómica, aunque sus películas (Get Hard, Ride Along) siempre prometen más de lo que cumplen.

Acá pasa lo mismo: es una comedia que si quisiera podría ser más eficaz. Deja, eso sí, un par de muy buenos chistes.

Un espía y medio (***)

EE.UU., 2016. Título original: Central Intelligence. Dirección:Rawson Marshall Thurber. Guión: Ike Barinholtz y David Stassen y Rawson Marshall Thurber sobre una historia de Barinholtz y Stassen. Con: Dwayne Johnson, Kevin Hart, Amy Ryan, Aaron Paul, Jason Bateman. Duración: 107 minutos. Estreno: 30 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)