Crítica

Tierras salvajes y sangrientas

Crítica a la nueva película de Taylor Sheridan, Viento salvaje que se estrenó el jueves.

Viento salvaje
Elizabeth Olsen y Jeremy Renner investigan un asesinato en una reserva. Foto: Difusión

Una joven india aparece muerta en medio de las congeladas praderas de Wyoming. Esa historia, basada en hechos reales, le permite a Taylor Sheridan (que ganó el premio a mejor director en la sección Un certain regard de la pasada edición del Festival de Cine de Cannes), construir un policial que combina elementos del género, con un acercamiento a la psicología de los personajes y una gran carga del racismo social hacia esos pueblos nativo americanos.

Sheridan (guionista de Sicario y Sin nada que perder) vuelve a contar una historia de las fronteras, tanto físicas como psicológicas de su país. Aquellos lugares con personas olvidadas y, en esta en particular, obligadas a vivir en esas reservas.

Como un espiral, la película crece en suspenso a medida que se desarrolla, logrando momentos de gran tensión gracias a una excelente dirección de la cámara y al guión, ambos logros de Sheridan. También los aportes del director de fotografía, Ben Richardson para filmar en medio de esas nevadas montañas y la música de Nick Cave y Warren Ellis, logran una combinación ideal.

Viento salvaje
Trailer de la película "Viento salvaje" con Jeremy Renner y Elizabeth Olsen

Construida como un policial silencioso que crece hasta convertirse en un western moderno, Viento salvaje tiene un gran personaje: Cory Lambert con un Jeremy Renner lleno de matices que no necesita de palabras para transmitir sentimientos de angustia y dolor. Un cazador con un trágico pasado que llega hasta la zona para intentar cazar a un depredador y termina ayudando a una joven y algo inexperta agente del FBI (Elizabeth Olsen en su mejor papel), enviada a tratar de resolver el asesinato de la joven.

Renner y Olsen (la Bruja Escarlata de la saga de superhéroes Los Vengadores), muy bien ambos en sus papeles, están acompañados por grandes secundarios como Gil Birmingham (que interpreta a Martin, el padre de la chica asesinada) y Graham Greene, quien da vida a Ben, el sheriff de la zona, un hombre derrotado por las injusticias y la falta de apoyo.

En cada momento, Sheridan logra transmitir una sensación de violencia, acompañada por enfrentamientos, muertes y una justicia por mano propia que no soluciona nada y que parece una crítica a los seguidores de Donald Trump. Una tensión que no decae y recuerdos usados para presentan verdades ocultas, hace acordar a Lazos de sangre (Debra Granik, 2010), por la historia y el ambiente desolado.

Así, esos hombres tan salvajes como los depredadores que intentan cazar y una denuncia al final que informa que no hay registro de jóvenes nativas abusadas y asesinadas, hacen de esta, una de las mejores películas del año.

crítica

Viento salvaje [****]

Estados Unidos, 2017. Título original: Wind river. Dirección: Taylor Sheridan. Guión: Taylor Sheridan. Fotografía: Ben Richardson. Edición: Gary Roach. Música: Nick Cave y Warren Ellis. Con: Jeremy Renner, Elizabeth Olsen, Gil Birmingham, Jon Bernthal y Graham Greene. Duración: 107 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)