Fue el protagonista de Los pájaros de Alfred Hitchcock

Telón para el actor Rod Taylor

El actor australiano Rod Taylor, protagonista del clásico de suspenso de Hichcock Los pájaros, falleció el jueves en Los Angeles a los 84 años. Su hija Felicia dio a publicidad un comunicado informando que Taylor había muerto el jueves a consecuencia de un ataque cardíaco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Taylor participó en Bastados sin gloria de Tarantino.

Rodney Stuart Taylor había nacido en Sidney, Australia, el 11 de enero de 1930, pero siendo un veinteañero se trasladó a los Estados Unidos buscando triunfar en el cine. Tenía una presencia agradable, sentido del humor y un discreto histrionismo, y no le fue difícil conseguir papeles secundarios en películas como Banquete de bodas (1956) de Richard Brooks (era el novio de Debbie Reynolds), Gigante (1956) de George Stevens, El árbol de la vida (1957) de Edward Dmytryk, o la comedia Pregúntale a ella (1959).

Es probable que la película en la que realmente se lo comenzó a ver haya sido La máquina del tiempo (1960), de George Pal, basada en la novela de Herbert George Wells. Por la misma época protagonizó la teleserie de aventuras Hong Kong, junto a Lloyd Bochner, y el cine italiano lo convocó para encarnar a Sir Francis Drake en la historia de época y acción El pirata de Su Majestad (1963). Ese mismo año, el maestro Alfred Hitchcock lo invitó a formar parte del elenco de su obra maestra Los pájaros.

Su mayor período de notoriedad se desarrolló en los años sesenta, con algunas comedias junto a Jane Fonda (Un domingo en Nueva York, 1963) y Doris Day (Por favor, no moleste, 1965; Espía por error del gran Frank Tashlin, 1966) o asuntos de acción y espionaje que a veces tuvieron su ingenio (36 horas de suspenso, 1964) y a veces no (Asesino a sueldo, 1965; Los mercenarios, 1968).

Ocasionalmente se le presentaron oportunidades más ambiciosas. En 1964 protagonizó El soñador rebelde, una biografía ficcionalizada del escritor irlandés Sean OCsey nominalmente dirigida por Jack Cardiff, aunque sus mejores momentos fueron probablemente atribuibles al maestro John Ford, que la produjo y dirigió algunas escenas (hay una despedida que es icónicamente fordiana) aunque luego se separó del proyecto por razones de salud. En 1970 desempeñó un papel secundario pero clave en Zabriskie Point, el alegato contracultural rodado en Estados Unidos por Michelangelo Antonioni.

Su carrera se fue apagando después, con apariciones esporádicas en series como Falcon Crest, Reportera del crimen y Walker, Texas Ranger. Casi nadie advirtió su presencia, poco más que un cameo, en Bastardos sin gloria (2009) de Quentin Tarantino, donde apareció en una escena encarnando al primer ministro británico Winston Churchill.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)