Películas de terror

Sustos que son muy taquilleros

El cine de terror, descargas de adrenalina, sangre y sagas interminables

La masacre de texas, nueva entrega de una conocida saga de terror. Foto: Difusión
"La masacre de Texas", nueva entrega de una conocida saga de terror. Foto: Difusión

El cine de terror siempre tiene quien lo mire. Una gran demanda de público hace que las carteleras renueven títulos con mucha frecuencia. En las últimas semanas, los estrenos tienen un título de este género. Verdad o reto, Pesadilla en el infierno y Los extraños: cacería nocturna se estrenaron en la últimas semanas. Este jueves una nueva película: La masacre de Texas: el origen de Leatherface. Se trata de la octava entrega de esta saga nacida en 1974 dirigida por Tobe Hooper (ver más abajo) que ha tenido también versiones en cómic y hasta un videojuego.

Es que la necesidad del público, de todo el mundo, por las emociones fuertes, asesinos seriales e historias sobrenaturales y grotescas, ha tenido un público fiel. Es que el terror siempre ha tenido un lugar en todas las culturas y el cine ha sabido sacarle una buena tajada, siendo uno de los géneros más populares. Nuestro país no es la excepción.

La masacre de Texas: El origen de Leatherface
Tráiler de "La masacre de Texas: El origen de Leatherface"

Según datos de la distribuidora Warner, la película It (del argentino Andy Muschietti basada en la novela de Stephen King) fue una de las más vistas en Uruguay de 2017 con 70.000 espectadores, en un año marcado por los superhéroes y la saga Star Wars. En el resto del mundo, It también fue una de las más taquilleras, se colocó en el puesto 13 de las más vistas, siendo la de terror con la mayor recaudación.

Si bien este género ha estado presente desde los comienzos del cine (basta recordar que Nosferatu de Murnau es de 1922), no fue hasta 1968 que el terror logró ser reconocido no solo como taquillero y también alabado por la crítica. Ese año se estrenaron dos películas de culto: La noche de los muertos vivientes (George A. Romero) y El bebé de Rosemary (Roman Polanski), que fue nominada al Oscar por su guion y ganó el premio a Mejor actriz de reparto por la labor de Ruth Gordon.

Menos de cinco años después, el terror lograba colarse, esta vez entre las nominadas al Oscar como Mejor película con El exorcista (William Friedkin, 1973), siendo la primera vez que una del género lograba este reconocimiento. Ese logro no se repetiría hasta este año, con ¡Huye!, aunque hay alguna excepción debatible como El silencio de los inocentes (Jonathan Demme, 1991), al igual que El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999) o El cisne negro (Darren Aronofsky, 2010), que han sido catalogadas en géneros algo más sofisticados como drama sobrenatural o terror psicológico.

Y el poco reconocimiento que ha tenido el terror se debe, en parte, a que suele utilizar las mismas fórmulas hasta el cansancio, repitiendo historias (y hasta formas de matar) una y otra vez. Además y como en pocos géneros, el terror ha sido protagonista de sagas interminables con villanos que vuelven de la muerte hasta el cansancio. Es que Jason Voorhees, Michael Myers o Freddy Krueger vienen asustando desde hace más de 30 años, y salvo alguna excepción por derechos de autor, no tienen intención de dejar de hacerlo. Por ejemplo, este año se estrena la nueva entrega de Halloween, otra vez con Jamie Lee Curtis como su protagonista.

Halloween
Tráiler de la película "Halloween"

Con la mente fría, uno entiende que los zombies, fantasmas, vampiros, asesinos seriales enmascarados o algún monstruo del espacio no son reales. Y allí radica el éxito de las nuevas películas de terror: logran ser creíbles contando historias increíbles. Sin dudas es el efecto necesario para que los espectadores se compren la historia. De allí que las películas slasher (el asesino enmascarado que persigue víctimas al azar) haya prácticamente desaparecido de las carteleras. Es que el terror en particular, puede ser magnífico o espantoso, y como el diablo, todo está en los detalles. Trama, maquillaje o malas actuaciones pueden hacer que una película pierda el efecto aunque tenga importantes nombres en su elenco. Además, como lo demostró el uruguayo Fede Álvarez en No respires al alejarse del cliché o el susto predecible, se pueden generar ambientes muy atemorizantes sin siquiera mostrar una gota de sangre.

Otro ejemplo similar es Un lugar en silencio, la película dirigida y protagonizada por John Krasinski y Emily Blunt logró crear un ambiente aterrador en el que el sonido (o la ausencia de en este caso) es un personaje más.

El género, además, no es exitoso únicamente en el cine, ya que la televisión ha demostrado que puede contar historias escalofriantes, en formato de serie. Basta ver The Terror o American Horror Story para entender cómo se amolda a la pantalla chica.

Para este año se esperan varias películas del género: algunas son parte de conocidas sagas, otras son nuevos derivados de películas familiares y también hay algunas nuevas historias que han llamado la atención de la crítica. Y es que el terror, bien hecho, siempre encuentra su camino.

Los orígenes del "Loco de la motosierra"

Este jueves llega una nueva entrega de The Texas Chainsaw Massacre (aquí se estrenó como El loco de la motosierra), ahora dirigida por Julien Maury y Alexandre Bustillo. La masacre de Texas: el origen de Leatherface es una precuela de la saga creada por Tobe Hooper y está centrada en la adolescencia de Leatherface, el protagonista de la saga de terror que comenzó en 1974 y ha tenido siete remakes, un reboot, un cómic y hasta un video juego.

Esta nueva entrega se sitúa varios años antes de lo que se conoció en la película original que termina con Leatherface agitando una motosierra. Aquí el protagonista es el joven Leatherface (cuyo nombre real es Jedidiah) será conducido a un hospital psiquiátrico cuando el sherif del pueblo encuentre a su hija muerta en el campo de la familia. Ya siendo un adolescente, el joven escapa de la institución mental junto a tres reclusos tras secuestrar a una enfermera. Así comienza un viaje por carretera donde las muertes grotescas serán el común denominador de los antiguos pacientes. Claro que los jóvenes no tendrán la cosa fácil ya que el sheriff, todavía traumatizado, no se detendrá ante nada con tal de capturarlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)