Entrevista

"Lo de Sundance fue emocionante, estresante y hermoso"

Lucía Garibaldi, la uruguaya premiada a la mejor dirección en el festival fundado por Robert Redford estrena su premiadísima Los Tiburones

Lucía Garibaldi
Lucía Garibaldi, la directora uruguaya premiada en Sundance

Este jueves, Lucía Garibaldi (que tiene 32 años, un par de cortos, el videoclip de “Antenas rubias” de Buenos Muchachos) estrena su primer largometraje, Los Tiburones y así los uruguayos podrán conocer la película que le dio el premio a la mejor dirección en el festival de Sundance.

Los tiburones es una comedia centrada en Rosina (Romina Bentancour) que quizás haya visto a un tiburón en las costas de esa combinación de pueblo de pescadores y balneario (fue filmada en locaciones entre Solís y Punta Colorada) en la que vive. Está más preocupada, en realidad, por un obrero (Federico Morosini) de la jardinería de su padre (Fabián Arenillas) con quien desarrolla una relación, digamos, extraña y sobre la que tomará decisiones, digamos, extrañas. La película es lo que los estadoundinenses llaman “coming of age”, o sea sobre la transición entre la niñez y la juventud. Como cualquier en esa situación Rosina está perdida, confusa y, puede ser más o menos dañina.

Sobre la película —que también ganó premios en el Bafici, en Guadalajara, San Sebastían—, la experiencia en Sundance y otros asuntos, El País charló con Garibaldi.

—Empecemos por lo más cholulo. ¿Cómo fue la experiencia de Sundance?

—El primer golpe de suerte para Los tiburones fue San Sebastián (donde ganó el premio de Cine en construcción) y ahí charlamos con la programadora de Sundance. Un día me llega un mail diciendo que quedamos para concursar, así que ahí tuve que terminar la película rapidísimo, un proceso que fue de los que más sufrí. Me tuve que ir a España con la sonidista, terminar de hacer la mezcla todo rápido para ir a Sundance donde no había estado ninguna película uruguaya por lo que no teníamos a quién preguntarle.

—Así que fue toda una sorpresa.

—El festival es hermoso, todo descontracturado en un pueblito chiquitito, donde hace mucho frío (¡conocí la nieve!) y casas que se alquilan, donde, por ejemplo, estábamos todos los latinoamericanos. Y es un festival de cinéfilos y la gente que va a ver las películas te reconoce por la calle. Estrenamos en el teatro Egyptian, que es el cine más viejo y emblemático. Y ahí estaba el jurado entre ellos (la directora neozelandesa), Jane Campion.

—¿Y cómo la recibieron?

—Yo la paso remal cuando se proyecta una película mía porque le veo todos los errores pero lo que sí pasó es que el público empatizó con el personaje. Se reían más que en México, más que en Argentina. Mucho más. No me sorprende porque crecimos mirando Seinfeld y era increíble cómo se reían con un montón de escenas. Cazaron todas. Fue muy emocionante y estresante (tuve contracturas, frío) pero una vez que se terminó fue hermoso.

—Y después el premio...

—Muy zarpado. Sé que ningún premio o ninguna mala crítica va a ser que la película sea peor o mejor, y en eso está todo bien. Y sé que Los tiburones no es una película unánime y hay que la quiere y gente que lo odia. Pero los premios son lindos y que Jane Campion ame tu película, fue muy fuerte.

Imagen de la película Los Tiburones
Tráiler de "Los tiburones" 

—¿Cómo fue esa ceremonia?

—Llegamos tarde porque justo había una final de ski y decidimos ir en ómnibus porque era muy caro ir en Uber. Estaba lleno y yo soy claustrofóbica y estaba rodeada de gente y en el medio del omnibus nos piden para sacar fotos a Romina y a mi y me preguntaban si tenia un proyecto nuevo. Así que cuando llegamos nos quedamos sin asientos. Al principio empezaban a decir las menciones que era donde imaginábamos que podíamos llegar a llevarnos algo y cuando ahí no sacamos nada pensamos que no íbamos a estar en los premios oficiales.Y como todos subían con cosas escritas para decir creíamos que a los ganadores ya les habían avisado. Cuando escucho que ganamos, no te puedo decir lo que gritamos, no lo podíamos creer. Subimos todos al escenario y yo me olvidé de todo, no le agradecí ni a mi familia, ni al equipo, ni al jurado. A nadie, Jane Campion me agarró y me dijo “felictaciones”. Ahí Te pasan para un lugar donde te sacan fotos y tenés que firmar posters para los voluntarios. Foto, foto, foto, champagne, champagne y te mandan a festejar. Mucho grito.

—¿Cómo fue el proceso de Los Tiburones?

—Largué con la idea del personaje de Rosina y poderlo mostrar con mucho detalle. Empecé a ponerme en lugar de su cabeza y pensar de cómo acercarse a un tipo que le gusta. A mi causa mucha simpatía la picardía o la maldad, así que lo extremé un poco. Me interesaba centrarme en una adolescente, mujer y que es buena y mala a la vez. Tres años después de filmar me decidí a conseguir un productor y se sumó Pancho Magnou y ahí el proyecto empieza a ser más tangible. Y después entró Romina y todos supimos que tenía que ser ella y que teníamos que filmar antes de que creciera. Y por suerte nos entendieron.

—Los tiburones tiene bastante cercanía geográfica y de personaje con Colchones, tu primer corto. ¿Partiste de ahí?

—Se ve que sí pero no fue consciente. Evidentemente me gustan esos personajes porque aprovecho que hagan cosas que se me ocurren a mi y no las hago porque, bueno, no da.

—Y las dos películas hablan sobre el descubrimiento de la sexualidad.

—Me gusta la incomodidad esa, toda la parte incómoda de la sexualidad. Pero es algo que pasa y sobre todo para una adolescente y por eso la película empatiza mucho con las mujeres que, por experiencia, estuvieron en situaciones así. Bueno, los hombres también empatizan.

Ficha

Los premios de una debutante

Lucía Garibaldi es de la generación 2006, de la Escuela de Cine de Uruguay (ECU), a donde vuelve mañana, lunes, a las 16.30 para un encuentro en el que contará la experiencia de Los Tiburones. Es en Chucarro 1036, el acceso es libre y en la charla también participa el productor Pancho Magnou. Van a tener mucho que contar.
Los tiburones, que se exhibió en el último Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay, consiguió el Premio Cine en Construcción en el Festival de Cine de San Sebastián 2018; en enero tuvo su estreno mundial en el Festival de Sundance donde se fue con el premio a la Mejor Dirección Internacional para Garibaldi; mejor guion, Premio Especial del Jurado y Mejor Actriz) en el Festival de Guadalajara el premio a la Mejor Película en el Festival de Cine Latinoamericano de Toulouse y el Premio Especial del Jurado y Premio FEISAL en el BAFICI.  Es, claramente, una de las películas uruguayas más premiadas en festivales en los últimos tiempos. Es un comienzo auspicioso para una carrera. Los tiburones es el primer largometraje de Garibaldi, quien entre otras cosas dirigió cortometrajes (el primero, Colchones tiene alguna cercanía con Los tiburones) y el originalísimo video clip de la canción “Antenas Rubias” de Buenos Muchachos. Aunque no quiere adelantar mucho, y reconoce que el premio enSundance la va a ayudar en sacarlo adelante, la directora ya tiene un proyecto envista que, cuenta herméticamente, va a ser una distopía.

—Muchas películas uruguayas transcurren en balnearios. ¿Tenés idea de por qué eso?

—Es verdad pero no sé.

—¿Por qué vos decidiste hacerla en un balneario, entonces?

—Está muy vinculada a mi vida y a momentos especiales. Y los uruguayos somos muy playeros. Mi familia, además, tiene casa por ahí.

—Las locaciones están muy bien usadas.

—Parece Grecia, a veces veíamos colores increíbles de la playa. Es divina esa parte y mucha de la búsqueda de locaciones fue con mi madre que se conoce todo y sabíamos los puntos donde había buenas vistas. Y, la película nos ganó: un día fuimos y el agua estaba toda roja y lo terminamos usando.

—Los tiburones parece inscribirse dentro de una tradición del cine rioplatense, digamos. La presencia de Fabián Arenillas me llevó al director Martín Retjman y hay momentos que me hacen pensar en Manuel Nieto...

—Crecí con ese cine. Y quiero mucho a ciertas películas uruguayas que vi un montón de cosas. Entiendo que Los tiburonoes tenga cosas de películas que me marcaron a mi en mi formación. Me gusta que sea así. Y buscando veo cosas de Glue de Alexis dos Santos o Cría cuervos de Carlos Saura donde es increíble lo que hace la nena. Y están La niña santa, 25 Watts, La vida útil que no necesariamente se ven en la película pero sí en mí.

Antenas rubias
Vea el video de "Antenas rubias" de Buenos Muchachos dirigido por Lucía Garibaldi

—Los tiburones es una comedia, ¿eso siempre estuvo ahí?

—El humor es la mano que te invita a que empatices con el personaje porque si no te reís con ella, es difícil, empatizar con un personaje así.

—¿Cómo fue el rodaje?

—Muy divertido. Fue hermoso porque estuvo eso de que nos fuimos todos a la búrbuja de Piriápolis y viviendo en comunidad. Muy entre amigos y para muchos era nuestra primera películas y estábamos convencidos de lo que hacíamos.

—Además de Campion, ¿te acercaste a a algún otro famoso en los festivales a los que has ido?

—Nooo, me da mucha vergüenza. En San Sebastián estaba (el actor y director francés), Louis Garrel pero no me animé a acercarme. Me muero de vergüenza.
============03_Bajada. Cp 24 (12989495)============

============02B_Diap

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)