Sin Lucas en el sillón del director volveremos al universo galáctico

Star Wars: la vuelta de una saga legendaria

George Lucas había concebido originalmente la saga de Star Wars como un conjunto de nueve películas organizado en tres trilogías. El primer capítulo en filmarse, La guerra de las galaxias (1977) sería según ese criterio el episodio IV, el comienzo de la segunda trilogía, que se completó con El imperio contraataca (o Episodio V, 1980) y El regreso del Jedi (o Episodio VI, 1983).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lucas quería rodar tres trilogías, y va a ocurrir, pero sin él como autor.

Como se sabe, Lucas llegó a terminar la "segunda trilogía", que cronológicamente es la primera aunque se filmó después (¡uy, qué lío!) integrada por los episodios I (La amenaza fantasma, 1999), II (El ataque de los clones, 2002) y III (La venganza de los Sith, 2005). Con este último se cerraba un ciclo: los hilos quedaban tendidos para el Episodio IV (la original Guerra de las galaxias).

Si no puede ver el video haga click aquí 

Varias cosas pasaron en el tiempo intermedio para que Lucas renunciara a la "tercera trilogía", incluyendo la venta (en 2012) de la empresa LucasFilm al imperio Disney. Muy pronto, la empresa anunció que habría por lo menos tres nuevas películas de Star Wars. Ya se sabe que no hay nada más exitoso que el éxito, y era probablemente inevitable que la franquicia terminara resucitando, sobre todo en un Hollywood que parece vivir de secuelas, "remakes" y "reboots".

Sacudones.

Las reacciones de los fanáticos de la serie han sido desde el principio muy dispares. No ha faltado quien haya temido que Disney "infantilizara" la saga, un temor que omite por lo menos dos elementos conocidos: el primero, que Star Wars no es exactamente lo que uno llamaría "ciencia ficción adulta"; el segundo, que hace tiempo que Disney no se dirige solamente a públicos infantiles, un dato constatable en el hecho de que junto a los films de animación tradicionales fabrica desde hace rato cosas en acción viva, y que su oferta abarca desde las fantasías de Pixar a las adaptaciones de los cómics de Marvel. Por su parte Lucas, que sin duda se sintió muy satisfecho con las decenas de millones que sacó de la venta de su empresa, ha dicho que estaba convencido que "con la protección de Disney" sus creaciones tomarían "una nueva dimensión" y "encontrarían hogar en el corazón de muchas generaciones por venir".

Lucas no será, por lo tanto, productor de la nueva entrega de la serie, titulada The Force Awakens ("La Fuerza despierta"), aunque Disney resolvió mantenerlo como consultor. Cuánto caso le hayan hecho a sus consejos es asunto aparte, y hay quien ha rezongado en Internet que muchas de sus ideas han sido descartadas, pero naturalmente la fidelidad o no del nuevo film a lo que podría llamarse "el universo lucasiano" solo podrá saberse cuando la película se estrene, al parecer el 18 de diciembre de este año.

Al principio se mencionó a Michael Arndt como guionista de la película: Arnst escribió un "treatment" de cuarenta o cincuenta páginas, pero terminó distanciándose del proyecto en octubre de 2013. Luego apareció el nombre de Lawrence Kasdan, quien ya participara en El imperio contraataca y El regreso del Jedi antes de convertirse en un prestigioso director. Los créditos del film, actualmente en postproducción, registran como guionistas a Kasdan y al propio director J.J. Abrams, "sobre personajes creados por George Lucas".

La acción de Star Wars. the Force Awakens transcurre unos 30 años después de El regreso del Jedi, lo cual acompaña razonablemente el envejecimiento de varios de los intérpretes que reaparecen: Mark Hamill como Luke Skywalker, Carrie Fisher como la princesa Leia Organa y Harrison Ford como Han Solo. Importa menos lo que el paso del tiempo le haya hecho a quien se oculta tras el maquillaje del peludo Chewbacca, el inseparable amigo de Solo, pero por si le interesa a alguien sigue siendo el original Peter Mayhew, del mismo modo que Anthony Daniels y Kevin Baker continúan aportando las voces de los robots C-3PO y R2-D2.

La idea original de Lucas sobre la nueva trilogía era que debía abordas "problemas de tipo moral y filosófico", tratar "sobre la comunidad Jedi, la justicia, la confrontación y poner en práctica lo que has aprendido". Sin embargo, los responsables del film se han cuidado de adelantar demasiados detalles acerca de la historia.

Por detrás de esa retórica había que abirle paso también a una nueva generación: Skywalker, Solo y la princesa Leia están ciertamente demasiado pasados de edad para ser "héroes de acción" y enganchar con un previsible público mayoritariamente juvenil. De ahí la incorporación de intérpretes como John Boyega (en el personaje Finn), Daisy Ridley (la aventurera Rey) y Oscar Isaac (el piloto Poe Cameron), sangre nueva que se dará la mano en la pantalla con gente como Andy Serkis, Lupita Nyongo o el veteranísimo Max von Sydow, El rodaje, comenzó en Abu Dabi el 16 de mayo de 2014, y se extendió a través de los Emiratos Árabes Unidos, Islandia y el Reino Unido, donde concluyó el 3 de noviembre en los estudios Pinewood.

Entusiasmos.

Una idea de cómo pueden reaccionar los fanáticos de la saga ante el estreno a fin de año de su séptimo avatar se insinuó la semana pasada, cuando tuvo lugar en Anaheim, sur de California, entre el jueves 16 y el domingo 19, la décima edición de la Star Wars Celebration, que año a año convoca a los seguidores de la serie y que en esta ocasión reunió a más de cuarenta mil personas.

Muchos de esos fanáticos pasaron la noche a la intemperie para asegurarse un asiento en el auditorio donde la productora Kathleen Kennedy y y el director Abrams presentaron un adelanto del film, acompañados por parte del elenco de la película. Ford, convaleciente de su accidente de avioneta, no acudió a la convención, aunque Kennedy adelantó que participará en la promoción del film a fin de año. Sí estuvieron, en cambio, los veteranos Fisher, Hamill, Daniels y Mayhew

El director Abrams ha insistido en que se empeñó en lograr que la película tuviera el espíritu de la trilogía inicial, con el uso de decorados reales siempre que era posible en vez de apelar a los efectos por computadora. También dio a conocer un nuevo planeta del universo Star Wars, Jakku (reproducido en los desérticos paisajes de los Emiratos Árabes), donde transcurrirá una parte importante de la acción del film. Igualmente presentó al nuevo robot de la saga, BB8, y un vestuario renovado: la nueva indumentaria de los soldados galácticos.

"Star Wars" también en clave de video juego.

Electronic Arts (EA) confirmó que el videojuego Star Wars Battlefront, una de sus principales apuestas del año, estará disponible el 17 de noviembre en los Estados Unidos, y dos días después en España, un mes antes del anunciado estre- no de la nueva entrega cinematográfica de la saga.

La compañía, cuyo estudio está detrás del proyecto en colaboración con Lucasfilm, mostró el primer tráiler completo del juego en la convención Star Wars Celebration. El videojuego incluye imáge- nes fotorrealistas y sitúa al usuario en conocidos escenarios de la saga Star Wars como los planetas Endor, Hoth y Tatooi- ne, y otros inéditos, como Jakku, donde se librará una batalla entre la Nueva República y la resistencia imperial. La primera edición de Star Wars Battlefront fue publicada por LucasArts en el año 2004.

Cineasta enamorado de la ciencia ficción.

Los aficionados experimentaron algún sobresalto cuando supieron que el encargado de dirigir Star Wars: the Force Awakens sería J.J. Abrams, creador de la serie Lost y director en cine de Misión imposible III (2006), Super 8 (2011)y las dos primeras entregas (2009 y 2013) de la nueva etapa de Star Trek.

Para los "fans" más "fans" de una de las sagas, serlo también de la otra es algo así como una traición: no se puede ser hincha al mismo tiempo de Peñarol y Nacional. El resto de la gente, que es más normal, puede apreciar perfectamente (o no) algunas de las películas de la serie de Lucas y no de otras, y lo mismo sucede con los derivados de la franquicia de Gene Roddenberry, pero ya se sabe que con algunos no se puede.

De todos modos (no podría ser de otra manera) Abrams se declara admirador de ambas series, y ha explicado también cómo piensa que debe usarse la tecnología en el cine. "Creo que la belleza de esta época del cine es que hay muchas más herramientas a tu disposición, pero eso no significa que estas herramientas nuevas sean automáticamente las correctas. Hubo situaciones en las que hemos usado efectos de la vieja escuela y después efectos digitales, más para borrar cosas que para añadirlas".

"Obviamente hay una gran cantidad de efectos digitales", agrega. "Pero fue muy importante que construyéramos tantos sets como pudimos y que la película tuviera una sensación de cosa tangible, esa clase de toque realista que te hace creer que estas cosas están pasando de verdad en el espacio real, con una luz diurna real en caso de que se trate de una escena en exteriores".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados