ESTRENO

"Space Jam: Una nueva era": los Looney Tunes vuelven a la cancha, ahora con LeBron James

Se estrenó en cines uruguayos una nueva película que sigue los pasos de la original de 1996 y está llena de referencias a Warner Bros.

LeBron James y Bugs Bunny en "Space Jam: Una nueva era". Foto: Difusión
LeBron James y Bugs Bunny en "Space Jam: Una nueva era". Foto: Difusión

En 1996, Space Jam conquistó los cines a los mandos de Michael Jordan y Bugs Bunny. Ahora, 25 años después, el famoso conejo vuelve a pisar la cancha de básquetbol junto a LeBron James en Space Jam: una nueva era, que se estrenó el jueves en salas uruguayas.

La nueva película no es una secuela de la original: James encabeza una versión actualizada de la trama, protagonizada por unos Looney Tunes que lucen su apariencia en 3D y que transcurre en un videojuego.

Si en el film de 1996 Jordan debía salvar a Bugs Bunny y compañía de una invasión extraterrestre, en Space Jam: Una nueva era son los dibujos animados quienes tratarán de evitar que el hijo de James quede atrapado en un universo dominado por la inteligencia artificial.

"Estamos en una era digital y teníamos que hacer referencia al ciberespacio", explicó su director, Malcolm D. Lee, en charla con Efe.

Lee ha sido el encargado de actualizar una película que amasó más de 250 millones de dólares en la taquilla a finales de la década de 1990, y que con el paso del tiempo se ha convertido en un fetiche para los nostálgicos; está disponible para ver en el servicio de streaming HBO Max. Pero además, Space Jam sirvió para relanzar la imagen de Jordan tras su breve retiro de las canchas, entre 1993 y 1995.

Por eso, el estudio fichó a la máxima estrella del básquet mundial en la actualidad. "LeBron James es un gran líder, él ya tiene la estatura, pero se trata de llenar los zapatos", afirmó Lee. "Durante el rodaje, él se levantaba a las tres de la mañana para su entrenamiento de básquetbol y a las 7 ya estaba puntual en el estudio", añadió.

Filtros, personalización, bonus, giros imposibles... Space Jam: Una nueva era se ha empapado de referencias de los videojuegos para entregar una película tan colorida y vertiginosa como una carrera del videojuego Mario Kart. "Los niños ya saben programar y teníamos que hacer referencia a eso", sostuvo el director en referencia al papel de Dom James, una versión ficcionada del hijo menor de LeBron, interpretada por Cedric Joe.

Pero lo que llamará la atención de los espectadores es la nueva imagen de Lola Bunny, que en la película estrena un aspecto menos sexualizado. "Lola estaba muy sexualizada, como una Betty Boop combinada con Jessica Rabbit", explicó Lee a la prensa cuando en marzo presentó el cambio.

Según él, mientras el resto de los dibujos tenía un aspecto infantil, los atributos y la vestimenta de Lola Bunny, sensiblemente más corta, destacaban sus características sexuales. "No imaginé que la gente estaría tan enojada por un conejito que no tiene tetas", sostuvo sobre la controversia que generó en redes este cambio. “Necesitábamos algo de evolución, no objetivándola sino haciéndola fuerte y aún femenina”.

"Space Jam: Una nueva era". Foto: Difusión
"Space Jam: Una nueva era". Foto: Difusión

La actriz Zendaya (Euphoria), que pone la voz a Lola Bunny en la versión original, también se sorprendió con las quejas aunque se tomó las observaciones con humor. “¡Yo tampoco sabía que eso iba a pasar! Sé que la amamos, pero no sabía que iba a ser tan importante como lo fue”, declaró a la prensa entre risas. “Pero lo entiendo, porque es un personaje adorable”.

Warner Bros. aprovechó el regreso de los Looney Tunes, sus personajes más populares desde 1930, para inundar la nueva Space Jam de referencias. Así que entre el público del partido se cuelan los protagonistas de La naranja mecánica; la abuela de Piolín posee los mismos atributos que los personajes de Matrix y entre los cameos más reconocibles figuran Harry Potter, Mujer Maravilla, Superman, Batman e incluso King Kong.

"Teníamos todos los personajes del estudio disponibles", aseguró el director. Hasta los seguidores de Game of Thrones encontrarán referencias a la serie.

La abundancia de referencias, sin embargo, no rescata a la película de un mal resultado sino que la empuja hacia el precipicio: la crítica internacional ha coincidido en que funciona como una publicidad de Warner de una hora y media sin demasiado corazón, y ni la banda sonora ha cosechado demasiados elogios. Pero ahí están unos personajes entrañables, geniales y evidentemente graciosos, modernizados pero capaces de tocar alguna fibra íntima en el público como para, desde la nostalgia, recordar que algún tiempo pasado sí fue mejor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados