STREAMING

¿Cómo es "Sound of Metal", el drama por el que Riz Ahmed no para de recibir elogios?

El actor británico interpreta a un baterista que se queda sordo en esta película de Darius Marder, disponible en Amazon Prime Video

"Sound of Metal". Foto: Difusión
"Sound of Metal". Foto: Difusión

El cuerpo expectante, a la espera del primer acorde. La respiración contenida, el sudor en el pecho ahí donde un tatuaje indica “Por favor, mátame”. Los palos que golpean entre sí y marcan el compás; uno, dos, tres, cuatro. Los brazos que caen, pesados, sobre los tambores. Los gritos que empiezan a ganar en intensidad y el aporreo que se vuelve cada vez más salvaje, incesante entre luces intermitentes. La pared de sonido se levanta con vehemencia y en tres minutos, Sound of Metal coloca al espectador donde debe estar: en el mismísimo núcleo del ruido.

Los vehículos en tránsito como parte del sonido ambiente. La piel, el roce de los músculos sobre la cama. El condimento que cae, un batido que se prepara, la cafetera en acción, la agitación durante unas flexiones, un vinilo que comienza a girar sobre la bandeja y “Lou”, la primera palabra dicha —no cantada— de toda la película. En cinco minutos más, Sound of Metal construye un pequeño mundo: el de Ruben Stone (Riz Ahmed), que cabe ahí, en un motorhome atiborrado, en las risas cómplices con su novia (Olivia Cooke), en dramas implícitos, en la conversación, en la vida en gira, en la música.

Las charlas que se cruzan en el armado de una feria, una prueba de sonido en segundo plano, un momento cualquiera de un día cualquiera en la vida de un rockero del under. Y de repente una implosión, un pitido, una distorsión completa de la realidad; ese vacío que parece generarse cuando se está abajo del agua, cuando se tapan los oídos y todo suena lejano, muy lejano, como si el mundo hubiera pasado a funcionar en una frecuencia casi imperceptible. En otros cinco minutos, Sound of Metal destruye el mundo construido y deja al público en los zapatos del protagonista, al borde del abismo.

El café se está haciendo, la licuadora está girando, el agua de la ducha está corriendo, la batería está sonando, pero ya nada es como antes. Ruben está sordo y nosotros, casi siempre, también.

La ópera prima de Darius Marder fue estrenada en 2019 en el Festival de Cine de Toronto, y en diciembre de 2020 tuvo estreno masivo a través de la plataforma Amazon Prime Video. Es uno de los títulos de la temporada, sobre todo por el trabajo que hace Riz Ahmed, nominado al Globo de Oro a mejor actor y también a los Screen Actors Guild Awards. Perfilado además a la carrera de los Oscar, ya fue premiado por las asociaciones de críticos de cine de Atlanta, Columbus, Houston, Kansas City, Dakota del Norte, Oklahoma y San Diego; por los Críticos de Cine en línea de Nueva York y los del Greater Western neoyorquino; y también fue reconocido en los Gotham Awards, el National Board of Review y por el flamante Sunset Film Circle.

La lista es larga pero sirve para dimensionar la unanimidad respecto a la actuación formidable de este británico que ya había sido visto en Venom, Rogue One: una historia de Star Wars y en la serie The Night Of.

Es su Ruben el que se carga a espaldas esta película pequeña, de corte y estética independiente, y le da una terrible humanidad. Sus miradas, gestos, entonaciones y movimientos transmiten la impotencia y la frustración, el desamparo. Es él el cuerpo y el corazón que Marder buscó durante años —desde la idea original hasta el estreno pasó más de una década— y es el eje sobre el que orbitan unos buenos secundarios y un impecable diseño de sonido que, hay que decir, se aprecia mucho más con auriculares o un muy buen equipo de parlantes.

Sound of Metal retrata el quiebre de Ruben y su llegada a una comunidad de adictos sordos, donde encontrará la contención para no recaer en su adicción y las herramientas para afrontar su nueva vida.

“Estamos aquí para arreglar esto (la cabeza) y no esto (la sordera)”, le dice el líder de la comunidad, Joe, un sólido Paul Raci que también ha sido multipremiado por su sensible y paternal actuación. Ruben intentará cambiar su situación como se intentan reparar las fallas mecánicas, y al final, en un final que cae ligeramente en lugares comunes, entenderá las lecciones y sabrá que hay veces en que el único camino posible es el de la aceptación.

Paul Raci y Riz Ahmed en "Sound of Metal". Foto: Difusión
Paul Raci y Riz Ahmed en "Sound of Metal". Foto: Difusión

Así, con recursos humanos a la altura (Olivia Cooke es un buen complemento de Ahmed, sobre todo en el primer tramo) y con decisiones que incomodan y desafían al espectador (hasta que el protagonista no aprende lenguaje de señas, por ejemplo, hay muchísimos diálogos que no son subtitulados), Sound of Metal se revela como una angustiante historia de esperanza. Una historia que no romantiza ni maquilla la sordera sino que se esfuerza por mostrarla cruda, real. Ahmed pone la vulnerabilidad que se necesita para movilizar al público y los estruendos, el silencio y todo lo inmenso que queda en el medio se llevan el resto del mérito.

ficha

Sound of Metal [****]

Estados Unidos, 2019. Dirección: Darius Marder. Guion: Darius y Abraham Marder sobre historia de D. Marder y Derek Cianfrance. Música: Nicolas Becker, Abraham Marder. Departamento de sonido: Nicolas Becker, Jaime Baksht, Philipp Bladh, Maria Carolina Santana Caraballo-Gramcko. Fotografía: Daniël Bouquet. Con: Riz Ahmed, Olivia Cooke, Paul Raci. Dónde: en Amazon Prime Video.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados