STREAMING

¿Cómo es "Soul", la esperada nueva película de Pixar que se estrenó en Disney +?

Programada para estrenarse en cines a principios de este año, "Soul" está desde Navidad disponible en el servicio Disney +. Enterate de qué va la película.

"Soul", la nueva película de Pixar, llegó a Disney +. Foto: Difusión.
"Soul", la nueva película de Pixar, llegó a Disney +. Foto: Difusión.

En unos animados y conmovedores 100 minutos, Soul, la nueva animación de Pixar, aborda algunas de las preguntas fundamentales. ¿Por qué existo? ¿Qué sentido tiene estar vivo? ¿Qué viene después?

Es raro que una película, y mucho menos un dibujo animado para todas las edades, se aventure en un territorio metafísico tan profundo y potencialmente aterrador, pero esta no es la primera vez que el estudio dirige sus recursos visuales y narrativos hacia poderosos temas filosóficos. Soul sigue a Coco al conjurar una visión detallada de la otra vida —y también, en este caso, la vida anterior— y se une a Intensa-mente para convertir conceptos abstractos en personajes divertidos y paisajes vívidos. 

El mundo por el que pasan las almas humanas al entrar y salir de la vida es un reino minimalista y brillante de metáforas encarnadas y bromas de cerebros galácticos, poblado por almas ectoplásmicas y llenas de manchas y “consejeros” burocráticos serpenteantes llamados Jerry.

Pero al mismo tiempo, Soul, dirigida por Pete Docter y Kemp Powers a partir de un guion que escribieron con Mike Jones, representa un nuevo capítulo en la expansión del realismo en Pixar. Habiendo conquistado las escamas de pez en Buscando a Nemo, el pelaje bestial en Monsters Inc., el metal en Cars y las alimañas en Ratatouille, los animadores se han propuesto desafíos más sutiles.

Parte de la estética de Pixar ha sido reducir la distancia entre la animación y otros tipos de cine, y juraría que las escenas de Nueva York en Soul fueron filmadas con luz natural. Hay una belleza que es casi espiritual en la forma en que el sol cae a través de una cuadra de casas, a través de las ventanas de una tienda o a lo largo de las tablas del piso de un apartamento sin ascensor. O tal vez no “casi”. El apartamento pertenece a un pianista llamado Joe Garner (con la voz de Jamie Foxx), cuya lucha literal por mantener juntos el cuerpo y el alma impulsa la trama a través de la ciudad y más allá.

Joe, jazzista como su difunto padre, se encuentra en una encrucijada. Ya no es joven, aunque no sabemos exactamente cuántos años tiene, se gana la vida enseñando música a estudiantes de secundaria mientras persigue conciertos. Su madre (Phylicia Rashad) se preocupa por sus perspectivas. Una oferta de trabajo de tiempo completo y la oportunidad de sentarse con una banda dirigida por un saxofonista de primera categoría (Angela Bassett) llegan el mismo día, que también resulta ser el último día de la vida de Joe.

Bueno, algo así. La pura inventiva de Soul hace que sea imposible de espoilear, pero como está dedicada a sorprender, a las cualidades de improvisación de la existencia, quiero ir con cuidado. Basta decir que Joe se ve repentinamente transportado desde Manhattan a un limbo donde se encuentra con un alma rebelde conocida como 22, que habla con la voz de Tina Fey.

Soul
"Soul", la nueva de Pixar aspira a pelear por mejor película. Foto: Difusión.

Aún no asignada a una forma humana definida, 22 tiene esa voz por sus molestas cualidades, y ha pasado gran parte de la eternidad volviendo locos a todos, excepto a los Jerrys, que poseen una paciencia infinita. También hay alguien llamado Terry (Rachel House), que es un personaje más espinoso y tan villano como necesita esta fantasía suave y melancólica.

De todos modos, 22 no ve el sentido de bajar a la Tierra a instalarse en un cuerpo. Joe está desesperado por volver a la suya, y sus deseos complementarios y en conflicto los envían de regreso en una travesura de identidad cambiada. Cada uno es el compañero loco del otro, y cada uno le enseña al otro algunas lecciones valiosas.

El didacticismo de la película es sincero, no desagradable e inseparable de su arte. El jazz, lejos de ser secundario a Soul, es parte integral de su argumento sobre cómo se crea, se sostiene y se aprecia la belleza, y se basa en una experiencia específicamente negra en Nueva York.

Como otras películas de Pixar, Soul es consciente de sus propias paradojas. Toy Story es una epopeya humanista sobre objetos inanimados. Intensa-mente es una exuberante fábula sobre la importancia de la tristeza. Esta es una advertencia tremendamente ambiciosa para no tomarse la ambición demasiado en serio. Cada alma, explican los Jerry, tiene una chispa que la envía al mundo. Joe y 22 entienden que esto significa que todos tienen un propósito único, un error que refleja una ideología competitiva y arribista que la película no puede rechazar por completo.

Sin embargo, está abierta a otras posibilidades, que pueden ser todo lo que puede ser cualquier obra de arte. Soul intenta, dentro de los imperativos del entretenimiento comercial, forjarse una identidad para sí misma como algo más que un éxito de taquilla o una obra maestra tecnológicamente revolucionaria. Es una película pequeña y delicada que no alcanza todas las notas a la perfección, pero su combinación de habilidad, sentimiento e inspiración se resume en el título, Soul, “Alma”.

el dato

Una película ambientada en al ciudad que nunca duerme

Si Coco era un película sobre la cultura mexicana, Soul también es una película de Nueva York.

Como tal, trafica con un sentimentalismo urbanista brusco que no es inmune ni teme al clisé. El tumulto sensorial de la ciudad incluye el chirrido de las bocinas de los coches, el ruido de los trenes, los bagels, las porciones de pizza, las peluquerías, las plataformas del metro y el ajetreo en movimiento perpetuo de peatones, cochecitos, taxis amarillos y más. Todo de lo que los neoyorquinos solían quejarse y ahora extrañan desesperadamente.

Todo esto se representa: “dibujado” no es la palabra correcta; lo que se necesita es una combinación de “esculpido” y “orquestado”, con elegante precisión cinética. Al igual que otras grandes películas de Nueva York, invita a identificar intersecciones y escaparates particulares, a comparar su geografía imaginaria con la ciudad de tu propia experiencia. Y no todo es ruido y multitudes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados