Repaso

Siete cosas que dejó la ceremonia del Oscar

El show de Lady Gaga y Bradley Cooper, la apertura de Queen, el traje de Spike Lee y otros apuntes sobre la noche en que Hollywood premia al cine

Oscar
Malek, Colman, King y Ali, los cuatro actores premiados

Una ceremonia que quiere modernizarse y empieza con Queen haciendo sus temas más obvios y que sin embargo sigue generando polémicas, viralizaciones, debates y comentarios, los Oscar demostraron la noche del domingo que son uno de los eventos del año.

Y a pesar de algunas críticas y de que hay casi unanimidad en que Green Book como película del año es un poco exagerado, la 91° entrega de los premios Oscar trajo algunas novedades. Esta es una lista de alguna de ellas.

uno

Netflix a veces pierde pero no tanto

Alfonso Cuarón
Alfonso Cuarón espera que le ponga la placa con su nombre a una de sus estatuillas

Bueno, no fue necesariamente una derrota porque se llevó tres Oscar importantes que confirmaron la apuesta por Roma de Alfonso Cuarón y perdió con la más previsible de sus rivales, pero en tiempos así de triunfalistas, incluso eso puede ser leído como una derrota para Netflix. Mirándolo bien, el reconocimiento a Roma, y la sensación de que perdió por razones apenas explicables contra una película sensiblemente inferior, es tremenda victoria para una plataforma que empezó como video club y ahora es un miembro con prestigio ganado de la elite de los grandes estudios de Hollywood. Ha sido un largo camino hacia esta consolidación que empezó con el desprecio del festival de Cannes hace un par de años (por considerar que sus producciones no eran técnicamente cine), a anunciar durante la ceremonia que tienen la próxima película de Scorsese, como avisando que ha llegado para quedarse. Y como para que se vayan acostumbrando.

Dos

Nunca subestime el poder de la buena onda

Green Book
Viggo Mortensen abraza a Julia Roberts, quien le entregó la estatuilla a "Green Book"

Todo bien: es una película correcta pero, la verdad, Green Book es un tanto intrascendente como ser la mejor película de cualquier año. Su mayor mérito no es la dirección de Peter Farrelly (que no estuvo ni nominado), ni la fotografía, ni siquiera el guion premiado (y que compendia tantos lugares comunes), sino, en todo caso, su espíritu de concordia. Green Book es un road movie en tono de fábula sobre la amistad (real) entre un jazzero refinado y afroestadounidense (Marheshala Ali que ganó como mejor actor secundario y lo recibió con un coqueto sombrero) y un chofer italiano y rústico (Viggo Mortensen, quien no ganó) que van aprendiendo cosas de cada uno y terminan compartiendo la cena de Navidad en familia. El cine clásico funcionó siempre como un placebo de males mayores, y pertenecer a esa tradición fue lo que seguramente se premió en Green Book.

Tres

Con un retoque a veces las cosas funcionan

Si algo le preocupó este año a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, la organización que entrega los premios, no fue la calidad de sus películas: fue el rating. La audiencia venía en picada y, por lo tanto, después de la ceremonia del año pasado, la Academia y la cadena ABC que tiene los derechos y quiere amortizarlos, establecieron una estrategia que no fue bien recibida. La lista de anuncios incluyó no dar algunos premios al aire (no salió), que condujera Kevin Hart (no salió), que no hubiera conductor (salió) que no se presentaran en vivo todas las canciones (no salió) y achicar la ceremonia a tres horas (casi lo logran). Más allá de tantos traspiés, la transmisión aportó 3.900.000 espectadores más que el año pasado. Y eso es un éxito.

Cuatro

Spike Lee se viste raro pero se merece ganar

Spike Lee
Spike Lee felicitado por James Brolin

Dicen que Spike Lee salió disparado por el disgusto de que el premio mayor fuera para Green Book, una película que, claramente, está en las antípodas de su cine. Lee —quien fue vestido de un púrpura que homenajeaba a Prince y unos championes dorados que hay que ser valiente para lucirlos— ganó su primer Oscar no honorífico por el guion de El infiltrado en el KKKlan. “Cada vez que alguien le maneja el auto a otro, pierdo”. “Pero esta vez cambiaron el reparto de los asientos”. Su Haz lo correcto no estuvo nominado a mejor película, el mismo año que ganó Conduciendo a Miss Daisy. El discurso de Lee fue calificado de racista por Donald Trump.

cuatro

A Glenn Close, por alguna razón, no la quieren.

Es cierto que lo de Olivia Colman en La favorita está muy bien y es un trabajo intenso en un papel lleno de pliegues. Y también es cierto que lo de Glenn Close en La esposa no es el papel más exigido de la actriz. Pero, vamos, siete nominaciones y ni una estatuilla es como mucho para una actriz que es considerada una de las más grandes de su generación.

cinco

Queen no tiene fecha de vencimiento.

Queen en los Oscar. Foto: Reuters
Vea la actuación de Queen que abrió los Oscar

 Finalmente, Bohemian Rhapsody fue la más premiada de la noche y se llevó, previsiblemente el Oscar a mejor actor para Rami Malek, quien le dio una profundidad a su personaje de la que carece la película. Queen, además, abrió la ceremonia y su cantante para la ocasión, Adam Lambert, fue el encargado de saludar con un “¡Bienvenidos a los Oscar!”. Antes hizo bailar a la estelar concurrencia incluyendo un entusiasmadísimo Javier Bardem, que parecía expuesto al rock por primera vez en más de una década.

seis

Lady Gaga es una gran artista y tiene joyas caras

Lady Gaga y Bradley Cooper. Foto: Reuters
Vea el video de la actuación de Lady Gaga y Bradley Cooper

En algún momento pareció la favorita a mejor actriz por darle un nuevo giro a un papel clásico de Hollywood, pero Lady Gaga, quien lució un diamante de 26 millones de dólares, se llevó el más obvio Oscar por “Shallow”, la canción de Nace una estrella. Pero, como nunca pasa desapercibida, entregó uno de los mejores momentos de la noche y, de las más viralizadas: su dueto con Bradley Cooper. Hubo especulaciones de romance (irreales ) y reclamos de un beso que no se concretó pero ameritó una catarata de memes en las redes sociales, el verdadero ranking de la relevancia cultural. Fue como la selfie de hace unos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)