CINE

Siempre estuvimos en manos de dementes

En Film & Arts va Doctor Insólito de Stanley Kubrick.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Doctor Insólito. Foto: Wikipedia

Con la Guerra Fría como telón de fondo y la teoría del equilibrio del terror como argumento principal, Doctor Insólito (sábado a las 22:00 por Film & Arts y repetición el domingo a las 16:00) es una atípica película de guerra.

Es un filme que no llega a ser una comedia negra ni un drama belicista, pero que ha logrado colocarse como una de las mejores películas de todos los tiempos. Eso se debe en parte a la dirección de Stanley Kubrick y al manejo de la cámara, con largas tomas quietas y primeros planos en tensión. También por la gran actuación de Peter Sellers, quien interpreta a varios personajes (el presidente Muffley, el capitán Mandrake y el Dr. Strangelove del título original).

La historia comienza con el general Ripper, un loco con poder, quien cree que los comunistas intentarán conquistar el mundo libre, contaminando el agua potable con fluoruro. Gracias a códigos inaccesibles y al sellado de su base, el general autorizará el lanzamiento de un misil nuclear dirigido a Rusia. Así, ni el presidente logra detener la detonación. Intentando calmar las aguas, el presidente convoca al cuarto de guerra al embajador de Rusia, pese al enojo de los altos mandos militares. La intención es evitar el "doomsday", un dispositivo de represalia soviética a nivel mundial que se activa si un misil nuclear toca suelo ruso. Intentando encontrar una solución, el presidente convoca también al Dr. Strangelove, un científico y exnazi, con ideas poco convencionales para la humanidad.

Con esta comedia negra, nominada a cuatro Oscar (película, actor, guión y director), Kubrick logró plasmar los temores de esa época que se pensaba preparada para la inminente y temida amenaza nuclear.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)