Crítica

Serie negra y primavera árabe

Crítica a la película Crimen en El Cairo del realizador Tarik Saleh que se estrenó ayer.

Fares Fares protagoniza el policial Crímen en El Cairo
Fares Fares protagoniza el policial Crímen en El Cairo. Foto: Difusión

La caída del régimen de Hosni Mubarak es en Crimen en El Cairo un telón de fondo para una clásica película de serie negra con detective corrupto y tristón que se entromete, sin pensar mucho por qué, en los círculos de poder, lo que siempre es un riesgo. Y más si se trata de un crimen que implica a algunos peces gordos. Para completar la fórmula hay una femme fatale de la que no conviene fiarse y menos encariñarse, dos pecados que el protagonista no evita. Están todos los ingredientes, incluyendo una testigo en peligro que el héroe intenta salvar como una manera de salvarse. Pero a veces no hay redención posible.

El héroe es Noredin Mostafa (Fares Fares) que siempre vestido de chaqueta de cuero y corbata empujada para un costado, es un Bogart egipcio en el que la moral le empieza a cobrar factura mientras cuida a su padre enfermo y fuma porro frente a un canal que insiste en verse mal. En horas de trabajo cobra las coimas para una organización criminal que involucra a todas las esferas de la burocracia egipcia. Ese quiebre moral lo está haciendo el pueblo egipcio que empieza a ocupar las calles y es imparable como dice una panorámica general que deja claro el fin de una era.
Lo más interesante es el estilo del director Tarik Saleh —que es sueco de madre egipcia—, quien va por su tercera película y tiene el pulso necesario para contar una historia de género y aportarle una mirada propia.Es una película internacional tiene una estética medio apátrida que funciona bien en varios mercados. No es un juicio negativo.

Ficha
Crimen en el cairo
Crimen en El Cairo [****]
DirectorTarik Saleh.
Duración106 minutos
ConFares Fares, Mari Marek , Tareq Abdalla, Yasser Ali Maher, Nael Ali, Hania Amar, Slimane Dazi, Ger Duany.

Suecia, Dinamarca, Alemania, Marruecos, 2017.
Título original: The Nile Hilton Incident.
Escrita y dirigida por Tarik Saleh.
Fotografía: Pierre Aïm.
Música: Krister Linder.
Dirección artística: Eugeni Norlin.
Montaje: Theis Schmidt.
Estreno: 13 de setiembre.

Saleh —como el Jacques Audriard de El profeta, otro extranjero ahora en Hollywood— refiere, por ejemplo al cine americano de la década de 1970 con una estética moderna. Y ahí tienen algo que ver Martin Scorsese, Quentin Tarantino o David Fincher, tres referencias presentes.

No es de extrañar que su próxima película sea con Liam Neeson y que ya ha dirigido capítulos de Westworld.

Lo que tiene para ofrecer y acá lo muestran como un formalista (los escenarios son asombrosos y los miramos desde el mejor lado posible), que, como corresponde a su estilo sabe cómo mover la cámara (los dos travellings reveladores del comienzo) y hace un interesante uso del sonido (El Cairo no para de escucharse). Tampoco le teme a las concesiones comerciales del género.

Crimen en el cairo
Tráiler de la película "Crímen en El Cairo"

Lo que consigue con todo eso es un policial de los de antes, sobre un mundo y un personaje moralmente corruptos contado con un nihilismo vistoso. Como lo hacía la serie negra y a sus héroes vapuleados en un entorno social hostil y corrupto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º