Adelanto

¿Cómo serán la ceremonia y la alfombra roja de los premios Oscar 2021?

La fiesta del cine de Hollywood será este domingo a partir de las 21.00, pero la pandemia ha obligado a algunos cambios que se van a hacer notar

La estatuilla de los Premios Oscar. Foto: AFP
La estatuilla de los Premios Oscar. Foto: AFP

No habrá Zoom para los ausentes ni se permitirá la vestimenta informal para quienes asistan, y el show tendrá un carácter más íntimo y personalizado que nunca, en un escenario atípico y muy distinto al habitual, al que solo tendrán acceso presentadores y nominados. Así será la ceremonia número 93 del Oscar, prevista para el domingo 25 de abril y marcada por una decisión muy firme tomada por la Academia de Hollywood: el encuentro será 100 % presencial.

Los organizadores fueron muy claros en ese sentido: “Creemos que la opción virtual va a disminuir los esfuerzos que hacemos por llevar al mundo la mejor experiencia posible alrededor del Oscar y del cine”, señalaron en un mensaje enviado por correo a todos los nominados.

Con ese propósito, la Academia eligió este año como escenario para la primera entrega de los Oscar en tiempos de pandemia a la principal terminal de transbordo terrestre y ferroviario de la ciudad de Los Ángeles.

El bello y amplio edificio de la Union Station, una de las construcciones más atractivas que tiene el centro histórico de la capital del entretenimiento, reúne para la Academia todas las condiciones edilicias y el espacio suficiente como para instalar allí la sede principal del Oscar 2021. Con un detalle fundamental: el presidente de la Academia, David Rubin, anticipó en una carta enviada a los 9362 miembros de la entidad que este año solo podrán participar de la ceremonia los nominados (junto a sus invitados) y los presentadores.

Se descuenta así que habrá en la ceremonia una asistencia mucho menor a la habitual en tiempos normales. El Teatro Dolby de Hollywood, clásica sede del Oscar, tiene 3400 butacas. La Academia confirmó que la velada de este año también se va a realizar allí, pero las primeras especulaciones indican que el equipo responsable de la producción de la ceremonia ubicará en ese lugar aquellos cuadros que necesiten un escenario teatral para ser realizadas. Por lo tanto, el Teatro Dolby va a ocupar una función secundaria y complementaria. Lo más importante va a pasar en Union Station.

El anuncio de los premios y la entrega de la estatuilla a cada ganador tendrá una escenografía diferente. En un lugar lleno de historia para la ciudad de Los Ángeles, como lo es Union Station, y al aire libre, por lo que se abre el interrogante del factor climático. En ese sentido, los organizadores podrían sentirse más tranquilos porque para fines de abril el clima en el sur de California suele ser muy benigno, con promedios de temperatura muy agradables ya en plena primavera y chances remotísimas de alguna lluvia. Un pronóstico muy diferente al que suele recibir el Oscar en su fecha habitual de febrero, el mes más inestable del año en esa zona.

Es un hecho que la ceremonia tendrá una sensible reducción del número de asistentes en relación con los tiempos normales. Para que eso ocurra solo habrá autorización para que cada presentador y cada nominado lleve un solo invitado o acompañante. Según reveló Variety, se estudia reducir a la mitad el número de presentadores (de 50 a 25) e inclusive existe la posibilidad de que a algunos nominados les toque este año también presentar premios. Lo único que no cambia es la tradición de que los ganadores del Oscar el año pasado en los cuatro rubros actorales vuelvan al escenario para entregar las estatuillas a sus sucesores.

En el e-mail que los productores de la ceremonia (entre los cuales aparece el laureado director Steven Soderbergh) enviaron a los nominados queda tajantemente establecido que no habrá Zoom para aquellos candidatos que decidan no asistir. “Estamos trabajando a toda velocidad para garantizar una velada presencial segura y disfrutable para todos”, especifica el mensaje. Quienes tengan problemas de agenda o no se sientan dispuestos a trasladarse a Los Ángeles no podrán participar de manera remota de la fiesta.

Del tono del mensaje enviado a los nominados se desprende que Soderbergh y su equipo quieren armar un show parecido a un set de filmación en plena actividad. “Queremos que la ceremonia se parezca más a una película que a un programa de televisión”, anticiparon.

Habrá también una serie de protocolos sanitarios con instalaciones dispuestas para hacer tests PCR con carácter inmediato. También, según adelantó Variety, los productores de la ceremonia tienen previsto hacerle una breve entrevista televisada a cada nominado, con la idea de darle a todos (desde el actor más famoso hasta el anónimo candidato de las categorías técnicas) la misma importancia.

Todavía no se sabe de qué manera se harán esas breves entrevistas y cómo van a ser incluidas dentro del show televisado.

La tradicional alfombra roja de la vieja normalidad va a ser reemplazada por una suerte de pre-show de 90 minutos, durante el cual se mostrará la llegada de los invitados y los nominados a la antesala del escenario que se montará en Union Station. Los participantes tienen ya la precisa instrucción de usar indumentaria formal. No habrá jeans ni ropa casual.

La ceremonia del domingo 25 de abril será la única consagrada al máximo premio de Hollywood. Este año, todo el resto de la programación que en tiempos normales identifica a la semana previa a cada entrega del Oscar fue cancelada. En 2021 quedaremos sin la clásica foto de familia de todos los candidatos, reunidos por la Academia para un almuerzo de camaradería. Tampoco se hará el tradicional agasajo a los nominados al mejor film internacional. Y también están canceladas las celebraciones posteriores a la ceremonia, incluyendo el Governors Ball (la fiesta oficial de la Academia)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados