Ayuda

Seis películas en streaming para sentirse un poquito mejor

De Tom Hanks a Marilyn Monroe, una guía para ver algo un poco más optimista y cambiar el humor

Julia Roberts y Tom Hanks en Larry Crowne
Julia Roberts y Tom Hanks en Larry Crowne

Los americanos que, en general, le encuentran la manera correcta de llamar a algunas cosas, les pusieron “feel good movies”, o sea películas para sentirse bien. Y es un término apropiado para estos tiempos y cuyos orígenes podrían rastrearse a todo aquel cine de la década de 1930 que acompañó desde Hollywood la Depresión económica, con películas amables, algo simples, siempre optimistas y que a veces estaban firmadas por maestros como Frank Capra.

Desde entonces, el recurso ha sido repetido en tiempos aciagos, en los que se supone que el público necesita o está más predispuesto hacia asuntos livianos que dejen una sonrisa: o sea más Doris Day que Ingmar Bergman, por decir algo. El sueco, igual y por si quiere probarlo, también acompaña y da respuestas a tiempos como estos. Es cuestión de gustos.

Lo que sigue, entonces, es una lista para disfutar en familiade esas “feel good movies” que nos hagan olvidar por un ratito por lo menos, inclemencias más reales que romances, enredos y otros asuntos que solo pasan en el cine (y ahora en el streaming).

uno

Larry Crowne

 Es mismo de esas películas de las que uno sale contento. Tom Hanks (que justo tuvo coronavirus) interpreta a un empleado modelo de una tienda que es despedido por no tener el liceo terminado. Así se envalentona y se dispone a terminarlo y en el proceso conoce a una profesora piola (Julia Roberts, más encantandora que nunca), una pandilla de simpáticos cultores de las motos Vespa y un par de aventuras divertidas. Dirige el propio Hanks, quien tiene una biblioteca entera de comedias simpáticas, sobre un guion de Nia Vardalos, que escribió otra comedia encantadora, Mi gran casamiento griego, (En NSNow de Nuevo Siglo, Flow de Cablevisión y HBOGo)

Babe 2

Si George Miller (el mismo australiano de la saga de Mad Max) pudo hacer linda  Happy Feet cómo no va a ser algo así de encantador con un puerquito valiente. En esta secuela, Babe se va para la ciudad y se encuentra con nuevos amigos y desafíos. Es cierto que las películas con animales que hablan están en la misma categoría que los mimos callejeros pero Miller es un gran director y eso, siempre se hace notar. (En NsNow, Flow)

tres

Notting Hill

 Esta es una de las grandes películas románticas de la historia reciente. Julia Roberts es la estrella de Hollywood que enamora y se enamora de un librero con la carita de Hugh Grant en tan  coqueto barrio londinense. Está llena de grandes momentos de comedia (aportados por el amigo en calzoncillos que interpreta Rhys Ifans). Y ese final, por favor, con Grant haciéndole un declaración de amor de esas que uno ya quisiera. (En Netflix)

cuatro

Sing Street

Una que pasó desapercibida. Es la historia de unos chiquilines de Dublin en la década de 1980, con todos aquellos raros peinados nuevos, que arman su propio grupo de rock como una manera de sentirse integrados y, de paso, conseguir chicas. Las canciones están buenísimas y las ropas que se gastan son tan de época que son simpáticas. Es una historia inspiradora que tiene alguna conexión con otra feeel good clásica, Billy Elliott. (En Netflix)

Cinco

Una Eva y dos Adanes

Un clásico de todos los tiempos: Billy Wilder dirige a Tony Curtis, Jack Lemmon que se hacen pasar por integrantes de una orquesta de señoritas en la que está Marilyn Monroe más linda que nunca. Lo que sucede es puro enredo y confusión porque Curtis se enamora de Monroe y la mafie anda cerca. De yapa se incluye ese “nadie es perfecto” que le espeta un enamorado Joe E. Brown (como Osgood Fielding III) a un tavestido Lemmon. Y esa sí que es toda una lección de vida. (En Qubit TV)

Cantando bajo la lluvia

Entretenimiento clásico, claro, con Gene Kelly, Donald O’Connor y Debbie Reynolds bailando la alegría de vivir y la alegría de estar enamorados. La historia transcurre durante el cambio de paradigma del cine mudo al sonoro y cada número musical es un homenaje al género y, a la vez, un posible camino a seguir. Está lleno de grandes momentos como el “Make ‘Em Laugh” que pone a O’Connor a caminar por las paredes, el número entre Kelly y Cyd Charisse y, claro, ese clásico que es celebrar el amor aunque esté lloviendo a cántaros. Y que la adversidad nunca importe. (En Qubit TV).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)