Lista

Seis comedias en streaming para reírse con la estrella de aspecto gruñón, Robert De Niro

"The Intern", su película de 2015, es hace semanas de las más vistas en Uruguay en Netflix, pero hay más comedias en la vuelta con el dos veces ganador del Oscar.

Rober De Niro
Robert De Niro en "Pasante de moda"

Son cosas que pasan y uno debe aceptar los cambios culturales. Si para una generación será siempre el Vito Corleone joven de El Padrino 2 o Travis Brickle, el veterano de Vietnam que va tras su redención en Taxi Driver, para espectadores más recientes, Robert De Niro es el peor suegro del mundo en la saga de El padre mi novia.

En Uruguay, por ejemplo, desde hace semanas, una de sus últimas películas, The Intern (que acá se estrenó como Pasante de moda), está cómoda en el Top 10 de las tendencias locales de Netflix. Es raro ver la pinta veterana de De Niro, que tiene 76 años y dos Oscar (ninguno por una comedia) rodeado de películas y series españolas o turcas que, por lo visto, es de lo que más se lleva hoy en el país.

Hay peores destinos, claro, y a De Niro, que tiene más de medio siglo de carrera, se lo ve bastante cómodo con eso. Una trayectoria así de larga como la de él, no se consigue sin un par de volantazos que reciclen la simpatía del público.

Por eso, y para seguir viendo al De Niro comediante que se luce en The Intern, vaya acá una lista de cómo reirse con un actor que es capaz de seguir metiendo miedo (si no miren la reciente The Irishman) pero también alegrarnos un rato. Y es para eso que lo andamos precisando ahora.

Mi abuelo es un peligro (2016)

Algunos van a decir que es un poco humillante ver a De Niro haciendo esto pero tampoco la pavada: es una comedia liviana y algo grosera que tiene buenos momentos. Y está Aubrey Plaza que siempre es graciosa. De Niro es el abuelo más loco del mundo que sale a la carretera con el nieto más formal del mundo (Zac Efron). En el camino van conociéndose y aprendiendo a ser un poco mejores porque se sabe que las comedias americanas siempre tienden a aleccionar. Hay quienes encontrarán divertido a De Niro haciendo y diciendo cualquier cosa pero es como todo lo que tiene para ofrecer. Está en HBO en el servicio de NSNow de Nuevo Siglo y Flow de Cablevisión y en Claro Video.

The Intern (2015)

Es bien simpática, la verdad, y hace todo para caer bien, un fin bien loable para tiempos como estos. Estrenada en cines en 2015 y desde entonces con una larga vida en cable, es una de las más vistas hoy en Uruguay en Netflix. Debe querer decir algo. De Niro acá interpreta a un septuagenario que se emplea como secretario personal de la editora de un sitio web (Anne Hathaway) en una prueba de que siempre hay una nueva oportunidad en la vida. Lo que va a pasar, es obvio, es que él le enseñará algunas cosas de la vida a esa millenial malcriada. Y así varias generaciones de espectadores quedan contentas. Dirige Nancy Meyers, lo que es un plus. Está en Netflix.

El gran casamiento (2013)

placeholder

Y hasta tiene una comedia romántica que es una remake de una comedia francesa de la que conserva el mismo tono. De Niro está divorciado de Diane Keaton, pero hacen como si siguieran juntos para ir a la boda de uno de sus hijos. Es una comedia muy amable entre gente muy rica y con problemas siempre solucionables, pero es un género que siempre tiene seguidores. Hay enredos simpáticos y De Niro haciendo un personaje más “continental” que los habituales en él. Y más con un elenco en el que también están Susan Sarandon y Robin Williams. Está en el servicio Fox + de NS Now de Nuevo SIglo y FLow de Cablevisión.

Grudge Match (2013).

La premisa es más graciosa que la película, cierto, pero hay quienes podrán encontrar encanto en Sylvester Stallone y De Niro “revisitando” algunos de sus personajes más queridos. Son dos boxeadores retirados que quedaron con una pelea pendiente y que ya veteranos van a volver a subirse al ring. Aunque Rocky, el personaje icónico de Stallone, ya ha sido bastardeado repetidamente, es raro ver a De Niro aprovechándose de su Jake La Motta de Toro salvaje. La presencia de Kevin Hart y Alan Arkin aportan lo más gracioso de una película tirando a olvidable pero que hace lo que puede. Tampoco es tan graciosa. Está en Netflix y en Claro Video.

La familia de mi novia (2000).

Acá se estrenó como La familia de mi novia y generó otras dos películas además de darle impulso a la carrera paralela como gracioso a De Niro. Acá es Jack Byrnes, el padre político más atemorizante del mundo, principalmente para el pobre Greg Focker, el enfermero que el novio de su hija favorito. El suegro le hace todo, incluyendo un detector de mentiras para conocerlo un poco mejor. Igual la mejor escena es la de la cena en la que el pobre Focker destroza la urna que tiene las cenizas de la abuela. El intercambio entre Stiller y De Niro (que estuvo nominado al Globo de Oro por este papel) es tan bueno que la idea se estiró por dos películas más (que también están para ver), que no eran tan sorprendentemente graciosas pero funcionaban igual de bien. Está en Claro Video, en el básico de Flow de Cablevisión y para alquilar en NSNow de Nuevo Siglo.

AnaIízame (1999)

AnaIzame (1999). Fue la primera vez que nos enteramos que De Niro podía ser gracioso e incluso burlarse de algunos de los estereotipos que se asociaban a su carrera. Acá interpreta a un mafioso que decide ir al psicólogo para lidiar con algunas angustias que inexplicablemente le aquejan. Es la misma idea que Los Soprano pero el guion de Kenneth Lornegan (quien luego ganaría un Oscar por el de Manchester junto al mar), Peter Tolan y el director Harold Ramis, Billy Crystal como el terapeuta más asustado del mundo y De Niro riéndose de sí mismo, es una combinación que funciona perfecto. Hubo una secuela que mantenía la gracia y que también está para ver. Está en HBO en el servicio de NSNow de Nuevo Siglo y Flow de Cablevisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/