Norman Lloyd está en la comedia Esta chica es un desastre

Seguir en el cine hasta los cien años

Es el actor de cine más viejo en actividad, y si no es también el de carrera más larga se debe a que llegó a la gran pantalla después que Mickey Rooney, que comenzó con seis años y continuó trabajando hasta su muerte a los noventa y tres.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una carrera en teatro, cine y televisión que se extendió más de ocho décadas: Norman Lloyd.

A diferencia de Rooney, Norman Lloyd se convirtió en actor de cine recién a los 27, pero cumplió cien el pasado mes de noviembre y sigue filmando. La próxima semana se estrena en Montevideo Esta chica es un desastre, comedia dirigida por Judd Apatow y protagonizada por Amy Shumer en la que él asoma en un papel secundario. Y aún no hay fecha de estreno para A Place for Heroes, un drama escrito y dirigido por Scott R. Thompson, con Paul Sorvino y Sally Kellerman, donde Lloyd interpreta también un personaje lateral.

De modo que Norman Lloyd ha roto o se dispone a romper unos cuanto récords. No hay mucha gente activa en el cine que tenga más de 100 años (el director portugués Manoel de Oliveira murió hace unos meses con 106, y seguía en actividad hasta unas pocas semanas antes de su muerte), y eso hace de Lloyd un caso particularísimo. También es, si no fallan los datos, el último sobreviviente del legendario Mercury Theatre, el dinámico grupo escénico fundado por Orson Welles y John Houseman en la década de 1930.

Nacido en Jersey City, New Jersey, el 8 de noviembre de 1914, Lloyd comenzó en los escenarios neoyorkinos en los tempranos 30, actuó en algunas de las revolucionarias puestas en escena de Welles en el Mercury, se colocó ante las cámaras por primera vez en 1939 en un telefilm dirigido por alguien que entonces se llamaba Anthony Bundsmann pero con el correr del tiempo comenzaría a firmar como Anthony Mann, e interpretó por primera vez un papel en un largometraje al encarnar al personaje titular de Saboteador (1942) de Alfred Hitchcock, que caía espectacularmente de la Estatua de la Libertad en la secuencia final.

Como actor apareció desde entonces en varias decenas de películas y telefilms, incluyendo Cuéntame tu vida (1945) de Hitchcock y Candilejas (1952) de Chaplin. Como productor asociado y productor ejecutivo estuvo largamente vinculado al programa televisivo de Hitch- cock, para quien también dirigió una veintena de episodios. Continuó produciendo y dirigiendo televisión hasta fines de la década del ochenta, y actuando hasta hoy, o probablemente la semana que viene y más allá.

En Esta chica es un desastre encarna a un hombre de 100 años que cree seguir siendo atractivo para las damas, lo que ciertamente constituye todo un reto para la autoestima.

Un rodaje muy disfrutable.

No debe ser fácil superar un rodaje cuando se tienen cien años. Sobre su labor en Esta chica es un desastre, Lloyd afirma que recién se está recuperando. "No había nada por escrito", dice. "Fue una lección sobre un aspecto del negocio del espectáculo. No sé qué hubiera dicho el señor Shakespeare, pero yo lo disfruté".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados