PRESENTE

Scarlett Johansson y los tres personajes que la convierten en la actriz del momento

El viernes se estrena en Netflix "Marriage Story", que le daría su primera nominación al Oscar. Además, estará en "Jojo Rabbit" y en "Black Widow"

La actriz Scarlett Johansson. Foto: Archivo
La actriz Scarlett Johansson. Foto: Archivo

"Temporada de Scarlett", tituló en noviembre la revista Vanity Fair, sobre una foto de Scarlett Johansson. De elegante vestido negro y de maquillaje neutro que la hace parecer a cara lavada, la intérprete está ahí, mirando la cámara, con gesto casual, como si en nada la cambiara, si en nada la modificara ser la chica del momento.

Es la temporada de Scarlett y hay varios motivos laborales para eso. Por un lado, ayer se estrenó el primer adelanto de Black Widow, su demorada y merecida película en solitario en el Universo Cinematográfico de Marvel, que abrirá la Fase 4 y que la volverá a poner en la piel y las ropas de Natasha Romanoff, esa conflictuada espía rusa que ha sido parte de Los Vengadores (y que nos rompió el corazón). Este año fue parte —cómo olvidarlo— de Avengers: Endgame, que se convirtió en el film más taquillero de todos los tiempos, y en el que ella jugó un papel fundamental para la restauración del mundo y la eliminación de Thanos.

Por otro lado, este viernes se estrena en Netflix Marriage Story (o Historia de un matrimonio), que dirige Noah Baumbach y se perfila con chances de cara a la seguidilla de premios que se vienen, Oscar incluidos. Allí es una actriz en pareja con un director (Adam Driver), a punto de ver cómo toda su vida empieza a desarmarse por los devenires normales de una relación. Y a eso hay que sumarle su coprotagónico en Jojo Rabbit, la nueva de Taika Waititi, una sátira en la que Adolf Hitler es el amigo imaginario de un niño “nazi”. Su estreno en cines está previsto para el 9 de enero, y es otra de las que quiere competir por los premios del cine.

La prensa internacional asegura que por su trabajo bajo las órdenes de Baumbach, debería ser nominada al Oscar a mejor actriz. Johansson —neoyorquina, 35 años, madre de una hija— nunca fue considerada por la Academia, pero en su historial tiene, entre otras, cuatro candidaturas a los Globo de Oro (no ganó ninguno) y un Bafta por Perdidos en Tokio. Ha probado versatilidad y calidad a lo largo de 20 años de trabajo y es, hoy, la actriz mejor paga de 2019 según la publicación Forbes. Cerró el año ganando 56 millones de dólares, en su mayoría gracias a sus apariciones en el mundo Marvel.

Nada de eso ha evitado que aparezca de forma recurrente en los medios, pero siendo noticia por esos motivos por los que los hombres famosos casi nunca lo son: que tiene celulitis y “panza cervecera”, que se sometió a alguna cirugía, que el vestido corto que usó en tal alfombra roja prueba que estuvo trabajando duro los glúteos y así.

Pero la noticia, se sabe, no es esa. La noticia es que si esta es su temporada, es porque Johansson se ha mantenido enfocada desde que arrancó a trabajar, allá por 1994 en la comedia Regreso a casa, con apenas nueve años. De ahí no paró, hizo un quiebre con su protagónico en El señor de los caballos, dirigida y coprotagonizada por Robert Redford, y ya con Perdidos en Tokio se consolidó como una actriz importante de su generación. Luego apareció Woody Allen, que la dirigió en Match Point, Scoop, la primicia y Vicky Cristina Barcelona, y que se convirtió para siempre en una presencia de peso en su carrera.

Amo a Woody. Le creo y trabajaría con él en cualquier momento”, dijo hace algún tiempo a The Hollywood Reporter, mantenido su apoyo incondicional hacia el director acusado por su hija Dylan Farrow de abuso sexual. Ahora, en diálogo con Vanity Fair, señaló al respecto que “no soy una política, no puedo mentir sobre lo que siento”. Y lo que siente es que debe respaldarlo porque es su amigo.

Entre la prensa farandulera y la polémica en torno a su amistad con Allen, Johansson atraviesa su mejor momento laboral y es gracias a tres personajes. Primero está Nicole, actriz y madraza de pelo corto que compuso para Marriage Story, y que tiene que atravesar por un divorcio, doloroso como cualquiera, con la dura misión de preservar la familia. Johansson se nutrió mucho de su experiencia personal (dos divorcios) y de su propia maternidad para alimentar la que, afirman, es una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Scarlett Johansson en "Marriage Story", la nueva película de Noah Baumbach. Foto: Captura de YouTube
Scarlett Johansson en "Marriage Story", la nueva de Noah Baumbach. Foto: Captura de YouTube

Luego está la ya conocida Natasha Romanoff que hizo para Marvel, con la que ahora contará una nueva historia. La actriz no quería hacer una película de origen como, por ejemplo, Capitana Marvel, sino que quería aportarle algo al cine de superhéroes, tan criticado, para poder elevarlo. Para eso, en Black Widow Romanoff removerá su pasado en un thriller de espionaje que, por lo que se ve, estará cargado de drama personal. Y por último, está la madre que hace para Jojo Rabbit, donde además de hacerse cargo de un hijo que se cree nazi, tendrá que albergar a una niña judía.

Es la temporada de Scarlett Johansson, a la que estaremos viendo seguido durante los próximos meses para seguir comprobando que lo suyo va mucho más allá de la cara bonita.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)