Cine

¿De dónde sacó Tarantino su pasión por el cine?

Mientras el director planea su penúltima película, un libro publicado en Uruguay repasa su vida, obra e influencias

Quentin Tarantino. Foto: Reuters
Quentin Tarantino. Foto: Reuters

Quentin Tarantino está volviendo a casa. Tras trasladarse a un nevado Viejo Oeste de la Guerra Civil estadounidense en Los 8 más odiados, el director -que ayer cumplió 55 años- se encuentra preparando para 2019 la penúltima de sus 10 películas anunciadas como su filmografía completa. No solo la situará en Los Ángeles, ciudad donde se crío desde los dos años, sino que también lo hará durante el pasaje entre las décadas de 1960 y 1970, la época en la que despertó la pasión por el arte que lo hizo una celebridad mundial.

El origen de esa devoción es detallado en Quentin Tarantino: Glorioso Bastardo, en el que el escritor cinéfilo español Juan Manuel Corral, disecciona a la figura del cineasta y actor en partes: su juventud, películas, guiones, influencias cinematográficas y artísticas, al igual que un listado detallado de sus bandas sonoras. Se trata de un rompecabezas armado con anécdotas de producción y guías sobre sus colaboradores y mentores. El libro fue publicado por Dolmen Editorial y es distribuido en Uruguay por Editorial Océano.

Tarantino ocupa un lugar curioso en Hollywood. Es un director popular de culto, una contradicción alimentada por una carrera de fines independientes y medios comerciales. En su libro, Corral plantea un vínculo entre el afán innovador del director -que lo puso bajo el foco de la industria a partir de la década de 1990- con su capacidad de reciclar sus diferentes gustos cinematográficos. Así como Spielberg pudo reinventar a las películas de aventuras con Indiana Jones en la década de 1980, a través de sus películas Tarantino logró convertir su fanatismo por los spaghetti westerns, películas de artes marciales e historias bélicas más salvajes, en películas de un toque personal palpable, un alto valor de entretenimiento y sobre todo, mucha violencia.

La receta de gustos cinematográficos adquiridos se originan en la madre del director de Perros de la calle, Connie Zastoupil, quien prefería que su hijo viera películas en el cine antes que fantasías infantiles en la televisión, según recoge Corral. Para la madre del director, era más barato llevarlo al cine que contratar a una niñera, incluso si las películas a exhibirse eran La pandilla salvaje de Sam Peckinpah o La violencia está en nosotros de John Boorman, contenidos difícilmente concebidos para un niño menor de 10 años.

Parte del encanto detrás de Glorioso Bastardo es su narración salteada, que mezcla anécdotas personales con apuntes de crítica cinematográficas que muchas veces no dejan lugar a segundas opiniones. Al igual que Tarantino, que en Tiempos Violentos optó por una narración no lineal (una elección que incluso para la mitad de la década de 1990 fue considerado rupturista), Corral opta por darle prioridad a describir el entorno personal del director antes que un análisis minucioso de sus películas.

Hasta hoy, a Tarantino le encanta hablar de cine y lo hace notar en sus entrevistas, donde rara vez toma un respiro. Por ese motivo, el origen de la cinefilia del director se vuelve el pasaje más interesante del libro del español, cuando se repasa cómo un tipo que odiaba asistir a cualquier institución académica se volvió un experto enciclopédico del cine menos popular de Estados Unidos, gracias a sus trabajos, primero como acomodador en un cine porno y luego en un videoclub.

La lectura de Glorioso Bastardo, además, puede darse sin un orden establecido. Los pasajes más interesantes suelen ocurrir en los momentos previos a las filmaciones de Tarantino, ya sea en su escritura de Tiempos Violentos en Ámsterdam o en las charlas con Uma Thurman que devinieron en el guion de Kill Bill. La fecha de publicación original del libro en 2013, sin embargo, le juega en contra. No solo no se incluye un capítulo sobre Los 8 más odiados (el análisis llega hasta Django sin cadenas), sino que tampoco hay una revisión sobre la figura de Harvey Weinstein, un colaborador cercano de Tarantino durante gran parte de su carrera.

De todas formas, como antesala a su nueva película Once Upon a Time in Hollywood (en la que estarán Leonardo Di Caprio, Brad Pitt y Margot Robbie), Glorioso Bastardo satisface las necesidades de cualquiera que quiera entender mejor a un director empedernido en seguir haciendo lo que ama: el cine.

ENTREVISTA

Juan Manuel Corral: "Tarantino ha sabido mezclar lo artístico y lo comercial"

¿Cómo determinó el orden de su libro sobre Tarantino, Glorioso Bastardo?
Siempre intento novelizar mis libros, para que no parezcan las típicas obras de crítica de cine que están repletas de pasajes técnicos. Comienzo con los datos biográficos más relevantes de la infancia de Tarantino, para luego ir sumando su carrera artística.
¿Recuerda cuándo conoció por primera vez la obra del director?
Sí, fue cuando se estrenó Perros de la calle en España. La sala estaba casi vacía, y tras las primeras secuencias, los pocos que estaban comenzaron a irse. Fue una experiencia interesante, porque a mí me gustó mucho la obra, comprendiendo que había un cerebro tras las cámaras.
¿Por qué cree que se ha vuelto un director de culto tan popular?
Porque ha sabido mezclar por partes iguales tanto la calidad artística como las facetas comerciales, explotando además su propia figura como si fuese un elemento más de promoción.
Al día de hoy, ¿cuál es su película favorita de él?
Sin duda Jackie Brown, porque en ella logra domar esos rasgos comerciales de los que hablaba. Los cortes sonoros son más justificados que nunca, y no obedecen a su tan querida técnica de videoclip.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)