CINE

Sacando provecho de los tropiezos

Ryan Reynolds es una estrella para las comedias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La comedia de acción que protagoniza Reynolds es su nuevo éxito. Foto: Difusión

La semana pasada se estrenó en Estados Unidos The Hitman’s Bodyguard, una comedia de acción con Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson que terminó liderando la taquilla en Estados Unidos, y esta semana se mantuvo al tope de la lista. Este dato refuerza la importancia de este actor canadiense de 40 años, al que Hollywood ha intentado encasillar en varias oportunidades sin éxito.

Es que Reynolds ha logrado crear una carrera en base a comedias (la serie Tres para todo o la película La propuesta), algún drama (La dama de oro; Definitivamente, tal vez), algo de suspenso (El terror de Amityville y Enterrado) y varias de superhéroes. Fue Hannibal King en la tercera parte de Blade; Hal Jordan, el alter ego de Linterna Verde; y Wade Wilson en X-Men Orígenes: Wolverine, personaje que repetiría en Deadpool, por el que fue nominado al Globo de Oro como Actor de comedia.

Y si bien su camino parecía inclinarse hacia el drama, luego de algunos tropiezos encontró el éxito en la comedia. Es que además de haber sido el hombre más sexy en 2010 para la revista People y el padre más atractivo en 2016, Reynolds consiguió su batacazo interpretando a un mercenario con un especial sentido del humor, cuyo rostro está cubierto en casi toda la película.

Ese sentido del humor no es solo para la pantalla, ya que Reynolds es un asiduo en las redes sociales, donde maneja con ingenio los comentarios. Y en vez de ignorar los tuits grotescos que le envían sus seguidores anónimos, el actor ha hecho que sus haters y fanáticos terminen adorándolo. Seguramente por eso tenga más de siete millones de seguidores en Twitter y otro buen número en Instagram, gracias a sus palabras ácidas y graciosas. Si alguien le pregunta qué opina su esposa, la actriz Blake Lively de los pedidos sexuales que él recibe en Twitter, el actor responde: "Sospecho que la mayoría los escribe ella, son muy de su estilo".

Reynolds tuitea como alguien que no tiene nada para perder, como si disfrutara corrompiendo su imagen pública y, lejos de hacerle daño, su popularidad no se detiene. Rompió el molde, y pocas cosas le interesan más a la gente que una estrella auténtica y creíble.

No ha sido un camino fácil y tuvo que luchar para conseguir su éxito. Para concretar Deadopool, Reynolds tuvo que batallar 11 años hasta finalizar el proyecto, confiando en el potencial de su personaje: un guasón grotesco y autoparódico. Y los casi 800 millones de dólares que logró esa película de recaudación en taquilla, demostraron que el chico iba bien rumbeado, siguiendo su instinto.

Ya está filmando la segunda parte de esa comedia de superhéroes (se estrenará en junio de 2018), y mientras tanto disfruta de otra comedia, que sigue al tope de la recaudación.

Un accidente en plena filmación

El rodaje de la segunda parte de Deadpool no comenzó con el pie derecho. Hace unos días una doble de riesgo murió al estrellarse su motocicleta contra los vidrios de la Torre Shaw, donde se filmaba la escena. Reynolds escribió: "Hoy perdimos trágicamente a un miembro de nuestro equipo mientras filmábamos", y agregó que "nuestros corazones y oraciones están con la familia, los amigos y colegas de nuestro miembro de equipo en este difícil momento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)