Crítica DE CINE

La sabiduría escondida

El abrazo de la serpiente se observa como el descubrimiento fascinante de una raíz cultural que estuvo demasiado tiempo olvidada. Su director reconstruye los viajes de dos exploradores por la Amazonia colombiana guiados por el desconfiado chamán Karamakate, en busca de una planta sagrada que cada uno ansía con objetivos distintos.

El guionista y director giró el punto de vista de cómo ha sido contada esta historia antes (incluso se distancia de la primera referencia que viene a la mente: los films de Werner Herzog Aguirre, la ira de Dios y Fitzcarraldo).

La búsqueda personal del cineasta por entender los conocimientos indígenas y su traumático relacionamiento con el hombre blanco, parece latir bajo la piel de los exploradores: sus miradas indefensas frente a la sabiduría y la fortaleza del guía son también la suya. Guerra logra que el espectador se mimetice con estos personajes en su decisión de hacer a un lado a sus convicciones y entregarse al conocimiento del chamán, haciéndolo sentir merecedor del conocimiento de un secreto ancestral.

El film invita a replantearse cuáles son los cimientos de nuestras certezas. ¿La sabiduría de los primeros habitantes de nuestras tierras o la de los extranjeros que la tomaron a la fuerza? ¿Por qué aún hoy Colombia (y el continente) prefiere cerrar los ojos frente a la riqueza de sus raíces? Es probable que El abrazo de la serpiente sea la reflexión más poderosa que el cine elaboró acerca de esto.

Es un film bellísimo pero sobre todo es una obra espiritual y política que mira a los ojos a aquellos políticos que se sacaron el problema indio de encima como si fuera una espina molesta, pero también a cada uno de los hijos de una región que reconoce como padres a sus colonizadores.

Con maestría, Guerra sugiere que el poder de cambiarlo está en cada uno.

El abrazo de la serpiente [*****]

Colombia/Argentina/ Venezuela, 2015. Dirección y guión: Ciro Guerra. Intérpretes: Nilbio Torres, Jan Bijvoet, Antonio Bolívar, Brionne Davis, Yauenkü Migue, Nicolás Cancino y Luigi Sciamanna. Producción: Cristina Gallego y Angélica Perea. Fotografía: David Gallego. Música: Nascuy Linares. Montaje: Etienne Boussac. Género: Drama y aventura. Duración: 125 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)