Entrevista

Romina Paula: "Venir a Uruguay siempre me moviliza"

La actriz, dramaturga, novelista y ahora directora de cine argentina, estrena en Cinemateca Uruguaya, su primera película, "De nuevo otra vez"

Romina Paula
Romina Paula, una directora multiplataforma. Foto: Darwin Borrelli

Romina Paula es novelista (Vos me querés a mi, Agosto, Acá todavía); dramaturga (en Uruguay, la Comedia Nacional estrenó El tiempo todo entero y Algo de ruido hace estuvo en cartel en el Sala del Museo), libretista de televisión (El maestro, la miniserie con Julio Chávez) y actriz (Medianeras, El estudiante). Ahora estrena su opera prima como directora de cine, De nuevo otra vez que hoy a las 19.45 la presenta en Cinemateca Uruguaya junto al periodista Pablo Staricco.

—Has escrito novelas, obras de teatro, ¿por qué De nuevo otra vez tenía que contarse en cine?

—El productor había leído la última novela que publiqué, Acá todavía y me ofreció si quiere adaptar y dirigir la primera parte de esa novela. Yo no quería eso pero tenía la idea de esta película que aún no había escrito y se la contraoferté. Estuvo de acuerdo aunque, quizás porque era mi primera película, no se comprometió del minuto cero. La escribí, le gustó y la filmamos.

—¿Qué te atemorizaba de dirigir?

—No haberlo hecho nunca. Y ser más grande porque alguna vez escribí mi primera novela e hice mi primera obra de teatro pero como había pasado tanto tiempo eran momentos en que quizás si no resultaba no era tan grave. Pero con gente poniendo dinero, sí me parecía grave. No me daba miedo. Siento que escribí un guion que podía filmar y después conocía a los actores y fuimos armando el equipo técnico juntos. Delegué mucho.

—La película parece bastante improvisada en los diálogos en algunos momentos. ¿Es así?

—Solo en las situaciones con mi hijo y las de mi madre había dos escenas más dramáticas con ella estaban escritas pero ella no lo memorizó. Pero todo lo demás estaba escrito.

—En la película mencionás a Señora de nadie de María Luisa Bemberg...

—Es una muestra de admiración a ella, no necesariamente a esa película. Es una de las primeras mujeres feministas y directora de cine, que siempre fue un rubro muy masculino. De grande decidió cortar con esa vida de clase alta y meterse en el vericueto de hacer películas. Era como un chiste interno: me parecía raro hacer una primera película y no citarla.

—Y también aparece Montevideo en una foto de tu familia.

—Son mi abuela y mi bisabuela en 1933 y aparece un segundo. Montevideo es una de las ciudades en las que alguna vez pensé iba a vivir pero al final no.

—Estás a tiempo.

—(se ríe) Sí pero no sé cómo va a ser la relación entre mi tercera edad y Montevideo: por un lado lo veo bien y por otro creo que puedo adentrarme en el río como Alfonsina Storni. Venir a Uruguay siempre me moviliza.

—La película está llena de autoreferencia. ¿Cuánto hay de ficción en la historia?

—Toda la anécdota es ficcional. Es mi cuerpo, es mi mamá es es mi hijo y el vínculo nuestro es bastante parecido a lo que se ve en la película y las fotos son las de mi familia. Pero el resto es ficción. Es contar un cuento con elementos de la realidad.

—¿De quién te sentís compañero de ruta en el cine?

—No me siento tan adentro del cine solo por haber hecho una película. Me siento mucho más directora de teatro. Miro esta película como si fuera parte de todo mi obra: otro lenguaje para contar cosas similares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)