Jack Black anima a R. L. Stine en “Escalofríos”

De la risa a los sustos gracias a la juventud recordada

Hay varias razones para que Jack Black esté perfecto en el papel del escritor R.L. Stine en la película Escalofríos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los sustos se mezclan con la risa en el mundo de R.L. Stine.

"Hace veinticinco años fui a una aventura de campamento llamada Outward Bound," cuenta Black. "Hicimos montañismo en Montana y llegamos a un pueblo minero abandonado. Era escalofriante por naturaleza. Los chicos estábamos departiendo en la fogata y unos cuantos querían ir a recorrer el pueblo abandonado. Yo les dije que me quedaría ahí y que ellos se fueran".

"En cuanto ellos se fueron," continúa, "entré furtivamente en el bosque y corrí para adelantarme a ellos. Me escondí en una de las construcciones abandonadas y esperé. Cuando llegaron cerca de donde estaba, solté un gemido gutural de todos los diablos. Ellos echaron a correr gritando. Yo tenía veinte años, ya estaba grande para esas travesuras".

"El bebé de Rosemary (1968) y El resplandor (1980) son dos de mis favoritas", confiesa el actor. "Lo mejor es cuando nos asustan sin gritar `¡Bu! Con Escalofríos, nuestra intención era mantener el mismo tono que los libros, asustar pero sin traumatizar. Hay una línea divisoria muy tenue".

"Estoy muy complacido de lo fuerte que nuestra película se inclina hacia la comedia," agrega Black. "Es un híbrido divertido. La única otra película como ésa que se me ocurre es Los cazafantasmas (1984)."

Poco después de haber obtenido el papel de Stine, Black viajó a Nueva York para almorzar con el escritor, de cuya serie de libros Escalofríos se han vendido más de 400 millones de ejemplares en todo el mundo.

"R.L. es un tipo tierno y divertido con un oscuro sentido del humor, sardónico y apreciativo de una manera que me encantó," afirma el actor. "La única finalidad era obtener su aprobación y obtener notas creativas, pero él no tenía ninguna nota. Lo único que dijo fue: No metan demasiado miedo, aunque él es conocido como el escritor para niños de más miedo de todos los tiempos. Él toma en cuenta la psiquis de decenas de millones de chicos de todo el mundo."

Escalofríos no está basada en ninguno de los 181 libros. Más bien se centra en el propio Stine y los monstruos que se escapan de la página y aterrorizan el pequeño pueblo donde viven él y su hija (Odeya Rush). Para ayudarlos a cazar a los monstruos y devolverlos a los confines de los libros se suman el vecino adolescente (Dylan Minnette) y su amigo íntimo (Ryan Lee), todo un cerebrito.

Black insiste en que criaturas como el Abominable Hombre de las Nieves de Pasado, el Monstruo del Pantano y el Hombre Lobo de la Ciénaga Febril no provocarán pesadillas a nadie. Se encariño particularmente con Slappy, un muñeco de ventrílocuo que se ve y suena exactamente como el mismo Black. "Slappy es la mente maestra de todas las criaturas," dice Black. "Es Hannibal Lecter, por así decirlo. Representa las partes más terroríficas de mi personalidad, las que tienen rabia, celos y amargura". -

Las películas de Kung Fu Panda, en las que aporta la voz de Po, le han permitido a Black "comprar su libertad," como él dice, lo que significa la oportunidad de rechazar proyectos que no quiera hacer. "Rodamos Escalofríos en Atlanta," cuenta, "y yo volaba a casa todos los fines de semana. Eso me ponía loco".

Aunque este año produjo y actuó en The D Train, últimamente Black ha hecho menos películas a fin de pasar más tiempo de gira con su banda, Tenacious D, y desarrollando proyectos para su compañía de producción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)