ENTREVISTA

Ricardo Darín: "En los últimos tiempos nos estamos poniendo fanáticos"

El reconocido actor argentino habló sobre su país, el cine argentino, y su nueva película, La odisea de los giles

Ricardo Darín
Ricardo Darín, y su nueva película.

"Sinceramente, no hubo que discutir mucho sobre qué es lo que queríamos contar. Con el director, Sebastián Borensztein, con quien ya tenemos varias experiencias juntos, comentábamos que en La odisea de los giles especialmente, sentimos el placer de lograr cosas en equipo. Y cuando el equipo es entre amigos, se multiplica el placer. Porque es algo colectivo, que nos está saliendo bien a todos. No es una que te anotás vos. Es algo que hicimos entre todos, y estuvimos tres años trabajando en esta película”, dice Darín con indisimulada alegría sobre este nuevo título que se acaba de sumar a la cartelera de cine. Y efectivamente, pese a su rol protagónico, la película es un trabajo coral, que se reparte entre un montón de caras conocidas, entre ellas su hijo Chino Darín, Luis Brandoni, Carlos Belloso, Andrés Parra, Verónica Llinás, Rita Cortese, Daniel Aráoz y Marco Antonio Caponi. 

El libro de Eduardo Sacheri es la base de esta historia de pueblo, que cuenta cómo un grupo de vecinos se vio afectado por la crisis económica de 2001. Y pronto descubren que detrás de todo eso hay una estafa: y van por lo que les pertenece, llevando adelante una trama que encarna la revancha de los eternos perdedores. Y la película cruza varios géneros, dado que tiene toques de humor, momentos de dolor y dramatismo, y algún pico de emoción. Algunos personajes transitan registros actorales con ribetes de parodia, mientras se desarrolla un argumento que tiene suspenso, acción y un desenlace agridulce. “Esta película es difícil de encasillarla, hay un cruce de géneros. A mí me remite mucho al sainete, salvando las distancias”, comentó Ricardo Darín en el lanzamiento de La odisea de los giles en Argentina, en rueda de prensa con medios argentinos y El País.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, entretenida, con humor y algo de emoción. Foto: Difusión

-La película se suma a la cartelera en un momento difícil, en medio de todo el clima electoral.

-Sí, se estrena en un momento de elecciones, entre la turbulencia que genera todo eso, que hace que la gente esté más pendiente de lo que pasa en política. Y la verdad no es el mejor escenario para proponer una historia de ficción tan autóctona. Pero también es cierto que la gente con más experiencia dice que precisamente, cuando estás agobiado por un tema que monopoliza todo, lo que estás esperando es otra cosa que te saque de eso. En Argentina, uno se juega mucho en las primeras semanas de exhibición. Todos lo sabemos: por la lucha incesante que tenemos contra los grandes tanques, y todo lo que tiene que ver con la cuota de pantalla. Aunque tengas las mejores intenciones, viene Dumbo 8… y decís, puta, no tuvimos la chance de defender los puertos como hubiera merecido esta historia. Pero bueno: en La odisea de los giles estamos muy confiados en la historia, y en lo que hicimos con ella. Más allá de eso, los resultados a veces están tan en manos de otros que no hay nada que decir.

-¿Qué te llevó a elegir esta historia?

-Casi siempre es lo mismo: es lo que te pega en el estómago. Me pareció que es una historia muy, muy humana, y me gustaron sus componentes. Sobre todo la policromía de personajes, con características que van de un extremo de la cuerda a otro. Y todos ellos, enfocados en una misma dirección. Creo que La odisea de los giles es una película de personajes, y que el espectador disfruta mucho de la interrelación entre ellos: cómo se tratan, cómo se llevan, y cómo se quieren a pesar de las discusiones. Hay un humor solapado, por ejemplo, entre el personaje que es peronista y el otro que no es. Y permanentemente se están haciendo chicanas. Yo espero que esas cosas la gente las disfrute. 

La odisea de los giles
La odisea de los giles, la crisis de 2001 en clave de aventura. Foto: Difusión

-A la vez todas esas chicanas están dentro de un ambiente de afecto.

-Sí, esas chicanas están en un marco de afecto, es gente que se quiere. Y ese aspecto de la historia me gustó mucho. Y si tenés en cuenta que en Argentina las distintas posiciones ideológicas han afectado incluso dentro de las familias, hay que encontrar un bálsamo para eso, y creo que un buen vehículo es el humor. Para desacralizar: en este país podían convivir Boca y River. En un tiempo, las diferencias entre los gallegos y los tanos alimentaban el sainete. Y reírse de eso posibilitó que se casaran tanos con españoles. Se esfumaron las fronteras gracias al humor. A la desacralización, de cosas que no tienen que ser tremendistas. Y en los últimos tiempos nos estamos poniendo fanáticos, fundamentalistas con las cosas. Como que si no opinás como yo, sos mi enemigo. Y los medios también contribuyen: parece que ahí hay tela para cortar. Entiendo que cada uno cuida su quinta, pero habría que tener un límite ético.

-La odisea de los giles se ubica en la crisis de 2001. ¿Hubo algo que te removió al evocar esa etapa oscura de la Argentina?

-Sí, pero más que en el libro, en el rodaje. Hay una toma muy linda, y muy fuerte, que hizo el director que estamos Verónica Llinás y yo, tomados por la cámara desde atrás, frente al banco. Y eso no me pegó solo a mí: creo que no hay argentino que eso no le remueva, porque ya prácticamente eso quedó en nuestro ADN. Y como esa parte de la película, te podría describir cinco o seis más. Hay otro momento en el que llegamos con Verónica y me dicen, ‘entrá porque cuando escuches esto te vas a caer de culo’. Y en ese momento uno piensa que cómo después de todo lo horrible que pasó, puede haber más. Son todos tramos de la película que te remiten a una sensación de gran incertidumbre. Y si hay algo que dominó ese 2001 fue la incertidumbre. También la desazón, y la incredulidad de decir que esto no puede estar pasando. Aunque todas esas emociones en un punto, cuando estás trabajando, las tenés que pasar un poco por encima.

La odisea de los giles
La odisea de los giles, sobre libro de Sacheri. Foto: Difusióon

-¿Cómo fue el trabajo del libro de Sacheri al rodaje?

-Tuvimos la suerte que todos leímos la historia que escribió Sacheri y nos enamoró desde el arranque. Como suele ocurrir con las complicidades, nos empezamos a mirar y nos empezamos a meter en la idea de llevarla al cine. Siempre, cuando leés un cuento o una novela, vos le ponés tus propias imágenes. Y acá cada uno fue armándose como su propia historia en imágenes, y nos dimos cuenta que estábamos como viendo la misma película.

-Curiosamente, en el argumento de la película también se habla del trabajo en equipo y de la suma de esfuerzos.

-Quizá sí. Cuando vos te enamorás de una historia, es por cosas evidentes, pero también por otras subyacentes, que te llegan aunque de una manera en que las notás menos. Es probable que el espíritu de lo que pasa en La odisea de los giles, contagió un poco a toda la producción. El método es darnos manija entre nosotros, tirar ideas. Y tenemos un pacto entre nosotros: nuestro método de trabajo es ser inofendibles. De golpe tirás una idea y te dicen que te olvides, que lleva mucho tiempo, o directamente que sos un boludo. Y punto, ya está.

La odisea de los giles
La odisea de los giles. Foto: Difusión

-¿Cómo vivís el cine, de ser solo actor, a estar ahora como actor y productor?

-Es un dolor de huevos. Porque estás obligado a estar mirando cosas que normalmente como actor no mirás. Por supuesto que cuando formás parte de un proyecto, ya sea en cine, teatro o televisión, querés que llegue a la mayor cantidad de gente posible. Y que a la gente le guste. Pero cuando trabajás también en producciones, y te comprometiste con gente que tuvo confianza en tu proyecto, y que tradujo esa confianza en un nivel de inversión muy alto, la profundidad de las responsabilidad es otra. Y hay cosas que te empiezan a preocupar que antes a lo mejor no las tomabas de la misma manera.

-¿Como que duerme mejor el actor que el productor?

-Sí, me parece que sí.

La odisea de los giles
La Odisea de los giles, una argentina sobre la crisis de 2001
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)