Crítica

Un retrato noble sobre un talento prisionero

Cinemateca estrenó Paula, una biografía sobre la pintorai Paula Modersohn-Becket

Paula, película alemana
Vea el tráiler de "Paula"

La biografía dramática Paula, del director alemán Christian Schochow y en cartel en Cinemateca, quiere mostrar más que el talento de la pintora Paula Modersohn-Becker, considerada una de las madrinas del expresionismo del siglo XIX.

Se ven sus cuadros, dibujos y los modelos que los inspiraron, pero la historia de "Paula" es una centrada en los sentimientos y no en las técnicas.

“¿Así es como vos lo ves?”, le pregunta sorprendido varias veces el paisajista Otto Modersohn (Albrecht Schuch) —su esposo y primer amor—, cuando Paula (Carla Juri) da rienda suelta a su brocha y convierte a una naturaleza muerta en algo vivo. Lo hace mediante una serie de golpes sentidos, coloridos y certeros en el lienzo.

La película cuenta, de forma cronológica y por momentos bajo un ritmo apresurado, las constantes críticas, trabas y desalientos que la pintora alemana enfrentó al encontrarse en un mundo en el que la mujer podía convertir al arte en un pasatiempo, pero jamás en una profesión.

Con una mirada más cariñosa que objetiva del director y sus guionistas sobre la artista, quien es presentada como un alma creativa, sensible y simplemente imparable, vemos la progresión que la protagonista hace de aprendiz a un talento admirado por algunos de sus pares, pero no por la comunidad artística de la época.

Cuando su matrimonio con Modersohn se estanca lo suficiente para inspirar a Paula a abandonar su hogar y dirigirse a París, la trama se fractura y divide entre la vida de ella y Modersohn.

Ese vaivén permite dar varios saltos temporales, pero la personificación de Paula se torna caricaturezca y por lo tanto, la historia, que tiene escenarios y actuaciones muy creíbles, pierde la determinación que parecía impulsar a la pintora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)