CINE

No respires: Uruguayos que vuelven a ganar en las grandes ligas

No respires de Fede Álvarez fue la más taquillera en Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"No respires". Foto: Difusión

Lo festejarán (o ya lo festejaron) como corresponde a un uruguayo: con un asado. Podrá ser un campeonato, una despedida de soltero o, para el caso preciso, haber producido la película más taquillera en Estados Unidos pero si hay uruguayos, no hay celebración si no hay un asado.

Por eso, varios de los orientales que participaron en No respires se juntaron en Los Angeles para celebrar precisamente eso: su película recaudó 26 millones de dólares y fue la que más gente hizo pasar por las boleterías de los cines estadounidenses el fin de semana. "El asado es mandatorio", dice Rodo Sayagués, guionista y productor de la película que dirige su compinche y amigo Fede Álvarez. En No respires, y es de esperar que en el asado, también están los uruguayos Pedro Luque (el director de fotografía ) y el actor Christian Zagia, viejos colaboradores de las películas de Álvarez.

No es la primera vez que una película suya está primera en la taquilla. Ya les pasó con Posesión infernal, una remake de un clásico del terror que fue, además, muy elogiada. También goleó en su primer fin de semana y en total recaudó 56 millones de dólares, una barbaridad para una película de género y de bajo, muy bajo, presupuesto.

Además, Álvarez y Sayagués llegaron a Holly-wood después de tener un suceso en YouTube con Ataque de pánico, un corto sobre una invasión alienígena a Montevideo y con música de Snake que se convirtió en viral (ya tiene siete millones de visitas) y los puso en el radar de la industria del cine. Desde entonces han trabajado allí y han recibido ofertas importantes (alguna de superhéroes de Marvel, entre otros productos que hubieran tentado a otros) pero se han decidido por proyectos más personales. No respires costó 10 millones de dólares y está producida por Álvarez y Sayagués.

"La película se nos ocurrió hace dos años y medio, viniendo del Comic Con de San Diego, donde habíamos presentado el DVD de Posesión infernal", le contó Sayagués a El País en junio de este año. "Manejando para Los Angeles, pensamos que estaría bueno hacer otra peli de terror. Principalmente porque en esos festivales está el público del género y es increíblemente apasionado. Estábamos firmando DVDs y había una cola de tres cuadras de gente con pósters y pibes con tatuajes de imágenes de la película. Y nos sentimos en un compromiso de hacer algo por ellos. Y ahí, en dos horas, se nos ocurrió la idea y tuvimos una estructura, y en un par de meses teníamos un guión presentable. Se los llevamos a Raimi, lo invitamos a que se sumara y ahí se lo vendimos a Sony".

Suena fácil pero no lo debe ser tanto. Raimi, por las dudas, es Sam Raimi, director y productor que trabaja con ellos desde siempre.

No respires —que encima es una muy buena película y se estrena el jueves 8 de setiembre en Uruguay— cuenta la historia de tres delincuentes juveniles en una Detroit post-crisis, que se meten a robar a la única casa del vecindario. El problema es que allí vive un ciego (Stephen Lang, en la foto, protagonista de la película más vista de la historia, Avatar) que no es ni cerca un hombre vulnerable y encima esconde un secreto.

La película —que recibió buenos augurios del escritor Stephen King a través de su cuenta de Twitter— se concentra en un solo escenario y en la imposibilidad de estos pibes de escaparse. Es casi la misma estructura de las películas de terror de jóvenes que se meten en una cabaña solitaria y desencadenan un demonio que estaba latente. Acá el demonio es de temer mismo.

"Todo pasa por el suspense, la clave es el suspense. Queríamos comprometernos con una emoción y darle a eso", dijo Fe-de Álvarez a la agencia española EFE. Las primeras críticas compararon a Álvarez con Alfred Hitchcock y es común que se refieran al director con el adjetivo "visionario". Es considerado uno de los directores más promisorios de la actualidad.

Ayer, pocas horas después de enterarse que habían ganado por goleada en la taquilla, Sayagués, guionista y productor de No respires, contestó unas preguntas de El País, vía correo electrónico.

—La película ya la habían mostrado en otras circunstancias en festivales y en rondas de fanáticos, ¿esperaban una taquilla como esta?

—De ninguna manera. Este fin de semana —por tratarse de la semana de comienzos de clases acá en Estados Unidos, entre otros factores— suele ser un fin de semana de poca actividad en la taquilla. Tampoco las predicciones en base a encuestas daban un panorama como este. Esperábamos un opening bueno, es verdad, pero jamás esto. Desde las primeras funciones del jueves de noche, el boca a boca hizo su labor y duplicó los números que el estudio esperaba. Increíble.

—¿Por dónde crees que enganchó la película en el público?

—Es una pregunta difícil de contestar. Sin duda que la película ofrece una experiencia diferente en la sala. Es una peli que se disfruta mucho más en un cine. Genera mucha tensión, mucho suspenso, y la gente conectó con eso.

—Es la segunda película de ustedes que debuta en el primer lugar, ¿qué les permitirá eso hacer de aquí en más?

—Bueno, esta lamentablemente es una industria muy exitista que no acepta fracasos. Por suerte venimos manteniendo un buen promedio, y eso genera confianza en los inversores. No sé qué haremos en el futuro, pero parecería ser que una tercera película, sea cual sea, ahora es bastante probable.

—¿En qué proyecto están?

—Tenemos varias cosas en la cocina. Una película que estamos escribiendo para Warner llamada Monsterpocalypse, una épica de acción y ciencia ficción. También tenemos tres proyectos para televisión: uno basado en una propiedad existente, y dos originales nuestros. A su vez, estamos empezando a desarrollar proyectos en los cuales Fede y yo haremos la parte de productores, además de aquellos que escribamos y Fede termine dirigiendo.

Le ganó a un grupo de villanos

Tras el dominio de las últimas semanas ejercido por Suicide Squad, No respires llegó a lo más alto de la taquilla estadounidense con 26,1 millones de dólares. Suicide Squad, quedó segunda con 12,1 millones de dólares.

Subió un puesto la cinta de animación Kubo con 7,9 millones de dólares.

El cuarto puesto fue para la comedia de animación Sausage Party con 7,7 millones de dólares. Por último, Mechanic: Resurrection, con Jason Statham y Jessica Alba, se quedó la quinta plaza con 7,5 millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados