Crítica 

La reina de los sábados de tarde

Pasante de moda [**]Estados Unidos, 2015. Título original: The Intern. Escrita y dirigida por Nancy Meyers. Con: Robert De Niro, Anne Hathaway, René Russo, Adam Devine. Duración: 121 minutos.


El eterno femenino de una imaginativa pintora
El pasante, con De Niro y Hathaway

Esta es una de esas películas donde la química de los actores es todo: con otro elenco podría llegar a ser intolerable. Pero eso acá pasa y Robert De Niro y Anne Hathaway son la fuerza motora de Pasante de moda y su mayor atractivo. 

De Niro interpreta a Ben Witthaker, un septuagenario jubilado y viudo, que ha probado de todo para entretenerse pero que todavía le cuesta hallar el sentido al último tramo de su vida. Todo lo cuenta mirando a cámara como parte de su pitch para convertirse en pasante en "About the fit", un emprendimiento de venta por Internet liderada por Jules Ostin (Hathaway).

La historia es algo así como una actualización de El diablo se viste a la moda, pero ahora la asistente (o sea Hathaway) es la jefa, en una oficina muy millenial en la que se anda en bicicleta y tocan una campana cuando alguien hace algo bien. Y el que está casi media película tratando de caerle bien a la jefa es De Niro.

En sus desaciertos y en la diferencia de edad con sus compañeros de trabajo se generan algunos momentos cómicos, pero no pasa nada verdaderamente importante. Por ejemplo, Ben y el resto de los pasantes ayudan a que Jules robe la laptop de su madre después de que le mandó un mail por error. Meyers usa gran pare de ese tiempo para que los dos personajes nos caigan bien y lo logra.

En el tercer acto se da gran parte del drama. Los inversores de Jules quieren un gerente con más experiencia, la tarea de equilibrar su vida familiar —tiene esposo e hija— se hace cada vez más difícil y las obligaciones parecen sobrepasarla. Ahí es cuando se hace amiga de Ben, que se vuelve su confidente. Así, la directora Nancy Meyers termina por machacarnos los mensajes: no es fácil ser una mujer que trabaja y hombres eran los de antes. El cruce entre comedia y drama es un tanto tosco pero la relación de Ben y Jules es tan simpática que quita el sabor amargo de las obviedades.

Tal vez el nombre de Nancy Meyers no le suene a muchos, pero casi seguro han visto al menos una película suya. Empezó en 1998 con Juego de gemelas, un éxito que luego se convirtió en un film de culto para los veinteañeros de hoy. De ahí en adelante todo fueron éxitos mejor o peor logrados: Lo que ellas quieren (2000), Alguien tiene que ceder (2003), El descanso (2006) y Enamorándome de mi ex (2009). Pasante de moda está lejos de ser de lo mejor suyo, pero sí que termina por coronarla como la reina de las películas para ver un sábado de tarde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)