Oscar 2019

Regina King se puso en la piel de una madre sacrificada y arrasó con la temporada de premios

La actriz, de larga data como actriz secundaria en Hollywood, se consagró con If Beale Street Could Talk

Regina King. Foto: AFP
Regina King. Foto: AFP

Regina King tenía un papel menor en la segunda parte de Legalmente rubia: era la asistente de la congresista que incorporaba a su escuadrón a Elle Woods, una muy optimista y muy rosada Reese Witherspoon. El personaje de King no tenía nada que ver con la protagonista de la comedia, pero una situación pondría a prueba sus valores y su moral, y la obligaría a cambiar de bando para estar con los realmente buenos, aunque los buenos fueran un montón de chicas con pasado de porristas.

Lo que pasó entre aquella aparición entre Legalmente rubia 2 y el Oscar a mejor actriz de reparto que consiguió el domingo por la noche, por su rol en If Beale Street Could Talk, se puede resumir básicamente en una cantidad de trabajo.

Regina King en "If Beale Street Could Talk". Foto: Difusión
Regina King (derecha) en "If Beale Street Could Talk". Foto: Difusión

King tiene varios créditos en su filmografía, algunos vinculados al cine —allí figuran Jerry Maguire y Miss Simpatía 2: armada y fabulosa— y otros, la gran mayoría, asociados a la televisión. Fue parte de ficciones como Southland, Leap of Faith, The Leftovers o American Crime, y está en Seven Seconds, cuya primera temporada se puede ver en Netflix (por estas dos últimas, acumula tres Emmy). Y ha estado varias veces detrás de cámara, dirigiendo episodios de series como, por ejemplo, This is Us. En carpeta tiene una comedia junto a su hermana, la también actriz Reina, que significaría su debut como directora en cine, y el estreno de la serie de HBO Watchmen, sobre el famoso cómic de Alan Moore.

King tiene, además, un rostro, una sonrisa y una mirada de esas que no se olvidan. King es la típica obrera de Hollywood que uno sabe que ya vio varias veces en pantalla, aunque no logre recordar con claridad dónde o cuándo. Es, un poco, el mal que sufren todos los históricos secundarios.

El Oscar que ganó el domingo debería traducirse en un mayor reconocimiento, mayor en cuanto a escala de audiencia. Porque por su interpretación de Sharon Rivers en If Beale Street Could Talk, el premio de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas no fue más que el último escalón hacia la consagración.

En la cosecha de esta temporada, King ganó el Globo de Oro, el Critics’ Choice Movie Awards y el Independent Spirit Awards; además de los premios de la Sociedad de Críticos de Detroit, de la Asociación de Críticos de Los Ángeles y de la de Washington, del Círculo de Críticos de Nueva York y del de San Francisco, de la Sociedad Nacional de Críticos de Cine de Estados Unidos y de la Asociación de Críticos de Toronto, además del National Board of Review y el Satellite Awards. O sea, un montón.

“Soy un ejemplo de cómo es cuando el apoyo y el amor se vuelcan en alguien”, dijo la actriz, emocionada, en su discurso, el primero de la noche, y le habló a su madre, quien la miraba desde abajo, conmovida. Y le dedicó el galardón al director Barry Jenkins (Luz de luna) y al escritor James Baldwin, autor de la novela homónima sobre el que se basó If Beale Street Could Talk, que todavía no tiene fecha de estreno en Uruguay.

La película se centra en una familia negra y se ambienta en el Harlem de la década de 1970, donde una pareja es puesta a prueba cuando él es acusado de una violación. Con una historia de amor cargada de drama como eje, el racismo y los dramas propios de la comunidad afroamericana son puestos en escena por Jenkins.

En ese contexto, King es la abnegada madre de Tish (KiKi Layne), la novia del acusado Fonny (Stephan James), que acaba de descubrir que está embarazada. Tiene un corazón enorme y está dispuesta a darlo todo por su familia, y una fortaleza que, ha dicho en entrevistas, le recuerda a las mujeres de su propia familia.

“Nunca fui parte de esta cosa llamada ‘temporada de premios’. Es como un nuevo trabajo de tiempo completo”, dijo King en una reciente entrevista con The Guardian, a propósito de los éxitos personales que le trajo este trabajo, que llegó a los Oscar con otras dos nominaciones (guion adaptado y música original). “Pero honestamente, nunca fui actriz porque quería ganar premios, o porque buscaba ser la primera mujer negra en ganar esto o aquello”, dijo entonces. “Sólo me encanta la electricidad cuando una actuación se siente especial. No todas las actuaciones se sienten así, pero he tenido suerte de tener algunas. Y siempre encontrarás energía para eso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)