CRÍTICA

En "Re loca", las palabrotas empoderan

Natalia Oreiro brilla en la comedia argentina

Natalia Oreiro Re Loca
Vea el tráiler de "Re loca"

Parece imposible no alentar por Natalia Oreiro. Se la vio crecer frente a cámara y su éxito profesional, que trascendió los límites del Río de la Plata y llegó hasta Rusia, siempre tuvo cierto sentimiento de patriotismo charrúa detrás. Puede que la fiebre mundialista -si hasta fue “madrina” de la Selección liderada por Víctor Púa a principio de milenio- potencie ese anhelo en estos días pero, sea a donde sea que vaya “Nati”, es normal desearle lo mejor.

Por eso tampoco es nada difícil hinchar por Pilar, a quien Oreiro interpreta en su nueva película, la comedia argentina Re loca del director Martino Zaidelis.

Lo que sabe de Pilar al inicio de la historia: está en pareja con un artista de éxito poco claro; vive con él y su hijo, un rapero irrespetuoso; trabaja como publicitaria para el hijo incompetente de su anterior jefe y coquetea constantemente con un exnovio, que se está por casar. Todas esas personas maltratan a Pilar. No de forma violenta, sino que la ignoran, la subestiman y la menoscaban una y otra vez.

Re loca comienza en el peor día en la vida de la protagonista, uno de esos en los que nada sale bien. No solo es menospreciada por su círculo personal, sino que hasta la ciudad de Buenos Aires parece estar en su contra. Para la fortuna de Pilar, un encuentro casual con un gurú espiritual interpretado por Hugo Arana la motiva a cambiar su forma de ser. Le devuelve el poder, la autoridad y el respeto propio que una vez perdió. Y le hace decir malas palabras. Muchas malas palabras.

Resulta muy gracioso ver a Natalia Oreiro insultar, romper autos y no dejarse vencer por las calles machistas del Buenos Aires que retrata Zaidelis. La actriz y cantante, que también ha sido embajadora en organizaciones como Unicef, siempre tuvo un aire diplomático alrededor suyo y su elección como protagonista de Re loca -una adaptación argentina de una película chilena- es acertada para explotar, a pura risa, la reversión de ese perfil.

La uruguaya rodea de carisma la pantalla. Genera reacciones de enojo y diversión naturales y hace un trabajo interesante con el tono de su voz, que altera todo el tiempo mientras escupe barbaridades ante las miradas incrédulas de los personajes de reparto interpretados por Fernán Mirás, Diego Torres y Gimena Accardi.

Si bien Oreiro brilla, no sucede lo mismo con la película. No parece haber una verdadera construcción dramática en el conflicto personal, que tiene una resolución rápida y superficial. Los escenarios, fotografiados como si fueran una telenovela de Pol-ka o Telefe, tampoco ayudan a que Re loca se desprenda de cierta calidad televisiva, como si se hubiesen reunido las mejores escenas de una serie más larga.

De todas formas, la comedia argentina tiene las risas suficientes para vivir una experiencia entretenida y, por qué no, empoderadora.

Ficha

Re loca (★★★☆☆)

Argentina, 2018. Dirección: Martino Zaidelis. Guion: Andrés Aloi y Martino Zaidelis. Producción: Sebastián Aloi y Áxel Kuschevatzky. Elenco: Natalia Oreiro. Pilar Gamboa, Gimena Accardi, Fernán Mirás, Hugo Arana, Walter Cornás, Malena Sánchez, Diego Torres, Martín Garabal, Lucas Pose, Agustín Aristarán, Valeia Lois, Santiago Korovsky, Beatroz Rajland, Santiago Rovito, Suyai Chiodi, Jonathan Nugne y Darío Guersenzvaig. Música: Emilio Kauderer. Fotografía: Lucio Bonelli. Edición: Cristina Carrasco y Martino Zaidelis. Duración: 95 minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)